Miles de millones de euros de regalos fiscales a los caseros alientan la burbuja del alquiler en España

Los titulares de la prensa muestran día si y otro también como los juzgados están desbordados por las reclamaciones de los caseros contra inquilinos que no pueden pagar las rentas ante el desbocado incremento de precios que se ha trasladado desde las grandes ciudades a todo el Estado. La burbuja del alquiler deja gente con los muebles en la calle o viviendo hacinada en un país que tiene millones de viviendas vacías o segundas residencias. En los desahucios decenas de activistas son multados o apaleados sin miramientos por las instituciones y la policía. Otros miles de hogares sufren desahucios invisibles porque el fin del contrato supone subidas de la renta de alquiler inasumibles siendo empujados a la ocupación o a un submundo de economía sumergida en el sector residencial con emprendedores que hacen su particular agosto con la necesidad de los otros.

Esa violencia inmobiliaria “institucionalizada” en la viven más de 3 millones de hogares tiene su raíz y causa en la estructura franquista del Estado español como hemos explicado anteriormente. Podemos decir que desde el inicio de la crisis los poderes públicos han abandonado a su suerte a millones de inquilinos pues los partidos son incapaces de acordar medidas que acaben con esa lacra a pesar que se garantiza el derecho a una vivienda digna en nuestro país y bla bla bla…

Lo que viven los inquilinos no es una plaga divina aunque se asemeje. No es sólo especulación como pretende alguna izquierda reduciendo la violencia inmobiliaria a un problema moral de unos pocos malos. Es una violencia estructural arraigada en las leyes y en los presupuestos anuales por el partido de los rentistas (Banca, inmobiliarias, jueces, magistrados, notarios, pequeños caseros, Iglesia, etc…) que viven instalados en los parlamentos e instituciones. Esa unión sagrada fue bendecida en 1959 en el primer congreso de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria por el ministro franquista de vivienda don José Luís de Arrese cuando propuso la sociedad de los propietarios con la celebre frase: ”queremos una España de propietarios no de proletarios” y hasta hoy.

Aquella vieja  y rancia política franquista del rentismo, de los señoritos, se parece como dos gotas de agua a la que hoy vienen implementadas desde las élites capitalistas universales del planeta. Es un viaje al pasado del capitalismo, de los derechos de alcurnia propiedad y renta parasitaria que casa con el quehacer diario de sus élites. Vemos personajes que se mueven como pez en el agua en las puertas giratorias entre la política y los puestos directivos de un hedge fund afincado en un paraíso fiscal o un consejo de administración de una inmobiliaria o banco.

Por eso, todas aquellas penurias casan como anillo al dedo con el apoyo total del Estado español al sector inmobiliario que de la mano del sector financiero tienen un peso aplastante en el IBEX35. Es la vieja lucha de clases que nunca desaparece. La izquierda española nunca ha renunciado al uso de esa “máquina de crecimiento” en los ciclos económicos. Adoptó el modelo franquista sin rechistar. Las políticas “públicas” de vivienda de medio siglo han sido continuadas mejoras legislativas (la LAU una de ellas), presupuestarias y fiscales para que el sector inmobiliario-financiero parasitara mejor al Estado.

los regalos fiscales a los arrendadores son insostenibles y sin contraprestaciones sociales

Una de esas políticas es la subvención fiscal descarada o encubierta a los propietarios mientras la clase trabajadora soporta hoy el 75% de los impuestos. Los regalos fiscales durante décadas a los arrendadores son el equivalente a la renuncia de nuestro país a un parque público de alquiler asequible que hoy hubiera sido la tabla de salvación de ese 98% de hogares que sufre la violencia inmobiliaria en el mercado libre de alquiler. Los regalos fiscales a pequeños y grandes arrendadores nacen en los entresijos de las leyes del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y la Ley del Impuesto de Sociedades respectivamente donde practican “la elusión fiscal” que convierte a España en un paraíso fiscal para los propietarios de viviendas alquiladas.

Los datos que ejemplifican que nuestra afirmación no es gratuita están extraídos de las estadísticas públicas. Las ayudas fiscales a los arrendadores no sólo alientan la burbuja inmobiliaria sino que son económicamente insostenibles y una burla a las clases populares que soportan el peso impositivo del Estado mientras los ricos lo eluden o sencillamente lo esconden en paraísos fiscales.

Esas ayudas fiscales son también moralmente inadmisibles porqué su consolidación a lo largo de estas décadas se ha basado en un uso torticero de la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos – LAU- que en su preámbulo expone:

Por ello, la finalidad última que persigue la reforma es la de coadyuvar a potenciar el mercado de los arrendamientos urbanos como pieza básica de una política de vivienda orientada por el mandato constitucional consagrado en el artículo 47, de reconocimiento del derecho de todos los españoles a disfrutar de una vivienda digna y adecuada.

La consecución de este objetivo exige una modificación normativa que permita establecer un equilibrio adecuado en las prestaciones de las partes …

La propiedad nunca ha dado contraprestaciones a la ciudadanía a cambio de las ventajas fiscales y judiciales obtenidas. Esa apuesta de todos los gobiernos por potenciar el mercado privado de alquiler es hoy inadmisible y onerosa para el país y sólo beneficia a una parte. Pero además es una apuesta fallida porqué el esfuerzo presupuestario de décadas, hablamos de miles de millones de euros, ni ha aumentado la oferta en el mercado ni ha conseguido reducir precios. El BALANCE CONTABLE y de RESULTADOS DE LA ELUSIÓN FISCAL DE LOS ARRENDADORES ES RUINOSO y cualquier empresa hubiera despedido a sus directivos y cambiado la estrategia. A no ser que precisamente ese SEA SU OBJETIVO: arruinar al Estado a cambio de beneficiar a un sector acomodado de la sociedad, los rentistas inmobiliarios, creando una enorme base de propietarios que es el substrato social conservador y reaccionario cautivo de los partidos constitucionales.

Por eso, afirmamos que la LAU debe ser derogada y intervenida para garantizar “su carácter social” y la equidad de prestaciones mientras no aseguramos un parque público de viviendas de alquiler asequible para toda la ciudadanía como sería de desear después de vivir una década nefasta de violencia inmobiliaria.

Los miles de millones de euros de regalos fiscales a los caseros que alientan la burbuja del alquiler

Los datos que hemos extraído de la Agencia Tributaria, del Ministerio de Hacienda y de la Secretaría de Estado de Presupuestos y Gastos muestran los beneficios fiscales que cada año se adjuntan a los Presupuestos Generales y por otro lado el resultado final de su aplicación en las series estadísticas. Ha sido una tarea ardua porque la mayoría de datos se encuentran dispersos o directamente escondidos en la maraña del Impuesto de Sociedades que no puede tener otra finalidad que encubrir el latrocinio.

De qué datos estamos hablando? Los datos consisten en todos los gastos deducibles que a los arrendadores les suponen el arrendamiento más la amortización gradual de la vivienda que se la deducen del arrendamiento cobrado (gastos deducibles en el IRPF y el Impuesto de Sociedades) para luego al resto aplicarle una deducción fiscal que puede ir del 60 al 100% de manera que casi no pagan impuestos. Cada año la Secretaría de Estado de Presupuestos y Gastos puede cuantificar lo que serán las deducciones fiscales pero nunca los gastos deducibles que declararan los arrendadores. El análisis estadístico del ejercicio fiscal no llega hasta años más tarde donde quedan cuantificadas definitivamente esas partidas. De hecho, los datos estadísticos sólo se llegan hasta el 2013 en el Ministerio de Hacienda, o que casualidad!, gracias a la histórica falta de recursos de Inspección.

La maraña de elementos que entran a formar parte de los gastos deducibles y su justificación en facturas vuelve imposible que la Agencia Tributaria los pueda fiscalizar ante los varios millones de declaraciones de IRPF ni del I.Sociedades correspondientes a la actividad de arrendamiento de más de 3,5 millones de viviendas alquiladas hoy en nuestro país. Con ello se consigue que los gastos deducibles o exenciones fiscales, que son permanentes, vuelvan el IRPF y el Impuesto de Sociedades en un queso gruyere donde es posible el fraude pues se pueden cobrar muchos gastos al inquilino y luego desgravarlos en los impuestos. Nadie va a comprobar si en un contrato privado de alquiler se cobran partidas que luego desgrava el casero en su declaración fiscal.

Para ejemplificar nuestras afirmaciones vamos a analizar los datos estadísticos del IRPF y del IS realizados del año 2013 para tener una idea aproximada de por donde anda la elusión fiscal en cada impuesto:

IRPF: En el caso del IRPF los epígrafes que nos interesan son el número de declarantes de ingresos por arrendamientos (locales y viviendas están mezclados), el importe que cobran  y luego los declarantes de deduccciones por arrendamiento para vivienda y el importe que se desgravan marcados todos ellos en la figura por color amarillo.

Análisis estadístico del año 2013. FUENTE: http://www.hacienda.gob.es

IRPF conclusiones: en el año 2013 se realizaron 1.977.600 declaraciones de locales comerciales y viviendas alquiladas que supusieron que los arrendadores declararan “voluntariamente” unos ingresos de 15.389 millones de euros (para hacer una comparativa: el presupuesto de Sanidad es de 4.292 millones de €):

DINERO: Fíjense que los gastos deducibles – 5.498 millones de €- representan una tercera parte que se deduce de los ingresos. De esa manera una 1/3 parte ya no paga impuestos. Pero luego concretamente para los arrendadores de viviendas viene la reducción de la cuota que suponen que tampoco pagan impuestos por otros 3.074,4 millones. La elusión fiscal entonces estaría entorno a los 6000 millones de euros para el 2013 a lo que habría habría que sumar el fraude fiscal en un país con un 20% de economía sumergida. No se lleven las manos a la cabeza, tanto si los propietarios declaran como si defraudan la fiesta la paga la Hacienda pública. El rendimiento neto reducido, 6830,1 en miles de € es sobre el que se aplica el gravamen pero ahí vuelven a estar juntas rentas de viviendas y locales comerciales.

DECLARANTES: Si se fijan en el número de declaraciones “reducción del 40 o 60 o 100%” se puede saber exactamente cuantos propietarios declararon ingresos por alquiler: 1.355.865. Si se miran las estadísticas de hogares en alquiler para ese año en el Instituto Nacional de Estadística se observa que en el 2013 había 2.939.400 por lo que hay un descuadre de 1,6 millones de caseros. Esos 1,6 millones se deben a que una parte de los declarantes pueden tener más de una vivienda alquilada y después que hay un porcentaje del parque de vivienda que declaran en el Impuesto de Sociedades y luego el propio fraude fiscal concentrado sobre todo en los propietarios marginales.

Impuesto de Sociedades: El caso del IS es muchísimo más complejo que el IRPF pues tiene cuatro figuras impositivas dentro de las entidades dedicadas al arrendamiento de viviendas que son como trajes a medida para la elusión fiscal:

  1. Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión en el Mercado Inmobiliario (SOCIMI).
  2. Sociedades -SII- y Fondos de Inversión Inmobiliaria – FII-.
  3. Sociedades patrimoniales de arrendamiento de viviendas.
  4. Sociedades Limitadas – SL.

En estas sociedades las inversiones inmobiliarias no se circunscriben sólo a viviendas sino a un amplio abanico como pueden ser hoteles, centros comerciales, garajes, etc. Para el año 2013 casi apenas se habían constituido SOCIMI por lo que los únicos datos que podemos dar con fiabilidad se refieren a las sociedades patrimoniales dedicadas únicamente al arrendamiento de viviendas. La complejidad de las sociedades y fondos de inversión inmobiliaria no permite distinguir exclusivamente los beneficios fiscales que corresponden a alquileres de viviendas. Aún así podemos asegurar que el peso del arrendamiento en nuestro país cae en gran medida sobre personas físicas y no jurídicas. Aparte dejamos a la Iglesia católica que no tiene rastro en el Impuesto de Sociedades.

3. Sociedades patrimoniales de arrendamiento de viviendas tienen como condición necesaria que deben tener como mínimo 8 viviendas o más (*1). Es imposible conocer a ciencia cierta los gastos deducibles que han descontado para el año 2013 pero además las sociedades tienen multitud de items sobre los que modificar las declaraciones como las ganancias y pérdidas patrimoniales, etc que son una maraña que suele acabar en los juzgados eternizando los conflictos fiscales que agotan la Inspección a falta de recursos. La cuota integra sobre la que se pagan impuestos esta bonificada en un 85% lo que significa que sólo se pagan impuestos por el 15% restante aunque las viviendas alquiladas a discapacitados tienen una bonificación del  90%. El siguiente cuadro muestra el desglose de las bonificaciones- desgravaciones-  de lo que apuntamos:

elaboración propia FUENTE: http://www.hacienda.gob.es/

 

Sociedades Patrimoniales- conclusiones: La primera es que siendo el principal instrumento de las pequeñas fortunas inmobiliarias las cifras demuestran, contra lo que dicen los Sindicats de Llogateres, que la propiedad inmobiliaria se concentra en el IRPF y no en el Impuesto de Sociedades. Las sociedades dedicadas al arrendamiento de viviendas realizaron un total de 514 declaraciones, aunque hay secreto estadístico que desconocemos su función. El peso se concentra en las sociedades que declaran ingresos anuales entre 300.000€ y 1,5 millones de €.

DINERO: Repetimos es imposible conocer los gastos deducibles porque se dispersan en multitud de conceptos dentro del epígrafe ALQUILERES INMOBILIARIOS (cualquier cosa que se pueda alquilar desde edificios a viviendas o centros comerciales etc). Tampoco ha sido posible desbrozar cuanto dinero ingresan por lo que las bonificaciones por cálculo indirecto nos pueden dar datos. Las bonificaciones – desgravaciones- de la cuota integra para el año 2013 fueron de más de 23 millones de euros con esa media de 44.900 euros por declarante. Eso significa que si 23 millones es la bonificación del 85%, el 100% es 27,1 millones, por lo que solo han pagado 4,07 millones de euros de impuestos como RESULTADO DE LA DECLARACIÓN. Estimamos que la BASE IMPONIBLE de la suma de todas la entidades ronda entre 300 y 800 millones de euros por los que, repetimos, solo han pagado 4 millones de impuestos.

DECLARANTES: las sociedades dedicadas al arrendamiento han crecido con los años hasta alcanzar en 2016 las 672 sociedades con bonificaciones de 28.5 millones de euros que Hacienda deja de ingresar.
.

Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión en el Mercado Inmobiliario (SOCIMI): Estas entran en escena fiscal con el Gobierno de Zapatero en el 2009 a petición expresa de la Unión europea pero no tuvieron mucho éxito hasta que en el 20013 las modificaciones fiscales del Gobierno del partido Popular de Rajoy le dieron unas ventajas fiscales excepcionales. El beneficio fiscal para el año 2018 que conlleva el régimen tributario establecido para estas sociedades supone 260,57 millones de euros, de acuerdo a la memoria de beneficios fiscales incluida en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018. Esa cantidad que se deja de ingresar y que queda fuera de la caja representa en torno al 8% de las bonificaciones en el Impuesto de Sociedades, cuyo montante total asciende hasta los 3.453 millones de euros para el 2018; y obedece al tipo del 0% al que tributan estas entidades y al gravamen del 19% a la distribución de dividendos a los socios que no estén sometidos en su sede a tributación, o que lo estén a un tipo inferior al 10%, de lo que se benefician 115 sociedades de este tipo (*2).

Sí… aún hay mucho más dinero público para los afortunados caseros!

La desgravación por adquisición de vivienda habitual.

La desgravación fiscal por adquisición de vivienda en el IRPF ha supuesto un gasto para el Estado de aproximadamente 77.560 millones de euros desde su entrada en vigor en 1979 hasta 2011, último año con datos disponibles en el Proyecto de Presupuestos del Ministerio de Economía. La devolución de Hacienda supone un incentivo para la inversión en vivienda; la propiedad tiene un premio fiscal que en España ha influido considerablemente en detrimento del alquiler. Su creciente popularidad animó año tras año las compras y también la solicitud de hipotecas, incluso pudiendo pagar la casa al contado, con el objetivo de disfrutar del beneficio fiscal durante más años. Del millón y medio de declarantes con alguna modalidad de deducción por vivienda en el año 1983 se pasó a más de siete millones en 2006, justo antes del estallido de la crisis (*3).

¿Por qué incluimos este apartado si hablamos de propietarios de viviendas alquiladas? La razón es muy sencilla. El Estado, o sea, todos, incluidos los que han vivido de alquiler, han subvencionado con 77.560 millones de euros muchas viviendas que ahora están en alquiler y de hecho una mayoría de ellas por el proceso natural de la herencia acabaran en el mercado libre de alquiler. Es un agravio comparativo que ese enorme esfuerzo presupuestario de dinero público acabe beneficiando sólo a una parte de la población.

¿Cuántas viviendas públicas se hubieran podido construir con tanto dinero público – 77.560.000.000 euros – en todos esos años?

Plan estatal de vivienda.

Los Planes estatales de vivienda se llevan realizando desde hace muchos años. Dedican dinero a:

  • Impulsar la rehabilitación (programa de fomento de la rehabilitación edificatoria) y, especialmente, la rehabilitación de barrios completos (programa de fomento de la regeneración y renovación urbanas).
  • Fomentar el alquiler como principal instrumento de acceso a la vivienda a través de subvenciones a los arrendatarios (programa de ayuda al alquiler de vivienda). Estas ayudas se tramitan a través de las Comunidades Autónomas. Se pagan directamente al propietario cuando el inquilino tiene dificultades. Del 2012 al 2016 el Estado ha pagado a los caseros un total de 2.237,65 millones de euros (*4).
  • Programa de fomento del parque ¿público? de vivienda de alquiler. Consiste en subvencionar créditos bancarios a promotores privados para que construyan viviendas a un alquiler asequible durante 25 años luego pasan al mercado libre. Los promotores cobran entre 31 y 36.00 euros por vivienda. Luego cobran los alquileres y luego a los 25 años entran en el mercado libre y pueden hacer lo que quieran con ellas. ¿vivienda pública? 1.082 millones de euros perdidos al cabo de unos años (*5).

Ayudas de emergencia de los ayuntamientos.

Los planes de ayudas de emergencia de los Ayuntamientos también han ido en aumento en la medida que la burbuja del alquiler absorbe la mayor parte del presupuesto del hogar. Dos ejemplos muestran la magnitud de esos nuevos regalos a los arrendadores a cargo del erario público. El Ayuntamiento de Zaragoza ha destinado un presupuesto entre 2015 y 2018 de 36,4 millones de euros, alcanzando las 131.461 ayudas concedidas (*6).. Por su parte el Ayuntamiento de Barcelona ha presupuestado 30,6 millones de euros para ayudas de alquiler desde el 2105- 2019 (*7).


Para concluir, el alquiler se ha convertido en un lujo inalcanzable para la mayoría de las clases populares. Los jóvenes no pueden emanciparse . Mientras los caseros engrandecen su poder financiero a costa de nuestros impuestos porqué o no pagan, o pagan muy por debajo de lo que deberían o sencillamente defraudan.

LA FACTURA FISCAL DE LOS CASEROS SUPERA LOS 100.000 MILLONES DE EUROS EN POCO MÁS DE UNA DÉCADA

ES INSOSTENIBLE. ALGUIEN DEBERÍA PONER COTO A ESTE DESPILFARRO

ES LUCHA DE CLASES CONTRA LOS POBRES!

En la siguiente tabla extraída de los datos estadísticos del Ministerio de Hacienda se encuentra los gastos deducibles y las desgravaciones fiscales a los arrendadores del IRPF. La elusión fiscal en el IRPF. Sumen los dos datos de las casillas amarillas. Sumen luego el fraude que continua alto en un país con un 20% de economía sumergida. Sumen luego las bonificaciones a las sociedades de arrendamiento de viviendas del Impuesto de  Sociedades. Sumen las ayudas al pago de alquileres de los palnes estatales de vivienda y las ayudas de emergencia de todos los ayuntamientos del país…. eso son 100.000 millones de euros. Hemos dejado aparte los 77.000 millones de ayudas a la compra de vivienda y a la Iglesia Católica que no existe en el Ministerio de Hacienda pero también alquila viviendas sin pagar nada.

Elaboración propia a partir de los datos de http://www.hacienda.gob.es

Salva TORRES, activista de asc.500×20 por el Alquiler Público y Asequible


  1. agenciatributaria.es, Régimen Especial de Entidades dedicadas al arrendamiento de viviendas.
  2. nueva tribuna, ¿Por qué debe endurecerse el régimen fiscal de las Socimis?.
  3. https://cincodias.elpais.com/, La deducción por vivienda ha costado 77.560 millones en tres décadas.
  4. inmodiario.com, Los Presupuestos de ‘Acceso a la vivienda y fomento de la edificación’ para 2016.
  5. ministerio de fomento, Programa de fomento del parque de vivienda de alquiler.
  6. aragon digital, Las ayudas de urgencia del Ayuntamiento llegaron en 2018 a 11.300 familias, 400 más que el año anterior.
  7. barcelona.cat-vivienda, Nuevas oleada de las ayudas para pagar la vivienda.
Print Friendly, PDF & Email

7 comentarios en “Miles de millones de euros de regalos fiscales a los caseros alientan la burbuja del alquiler en España”

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos sobre el derecho a la vivienda y contra los que especulan con nuestras vidas. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies