¿Por qué confunden el allanamiento de morada con la ocupación?

El medio de lavado de masas encefálicas La Vanguardia que es un participante especialmente activo en la campaña de odio contra la ocupación y los ocupas, vuelve con esta nota amarilla a la carga. En ella se emplean para arremeter contra la ocupación viejos  burdos trucos de sobras conocidos.  Le dedicaré especial atención al de meter el allanamiento de morada en el saco de la ocupación con la que nada tiene que ver. Nos cuenta la historia de Estel a la que han allanado su morada, pero La Vanguardia en ningún momento nos informa de este trascendental hecho y en su lugar nos miente miserablemente diciéndonos que le han ocupado su vivienda. Pero por más que los medios de lavados de masas encefálicas como La Vanguardia repitan más de mil veces que lo sucedido a Estel es una ocupación, esta gran y burda mentira no se convertirá en verdad. Estel no es víctima de una ocupación sino de un allanamiento de morada.

El allanamiento de morada es un delito, a diferencia de la ocupación que es completamente legal . Por ello, sorprende enormemente la pasividad de la Policía ante la denuncia de Estel. Así que cabe preguntarse la razón. Siendo este un país de charanga y pandereta sea de lo más normal esta falta de reacción. Pero a mí que la experiencia me ha demostrado que cuando el Estado han mezclado por medio que el dicho piensa mal y acertarás se queda corta, me convence más otra hipótesis: la Policía trata los allanamientos de moradas como ocupaciones para contribuir a la campaña de odio contras la ocupación y los ocupas. Y no les importa lo más mínimo perpetrar un delito de omisión del deber de impedir delitos porque nadie les exigirá responsabilidad penal, ya que en este país de charanga y pandereta nadie vigila al vigilante.

En una ocasión en que se allanó la vivienda de un ocupa por unos usurpadores que se decían dueños de la vivienda y la empresa Desokupa a la que habían contratado, los policías que acudieron a la llamada de la ocupa, después de comprobar lo sucedido, se marchaban como si tal cosa diciendo que ellos no podían hacer más que informar de la ocupación, mientras que los usurpadores se regocijaban dentro de la vivienda gritando “somos los ocupas de los ocupas”. Antes que marchasen les dejamos bien claro que no se trataba de una ocupación sino de un allanamiento de morada y que la Ley permite a cualquier ciudadano detener al delincuente en flagrante delito, la razón por la que una vez que llegasen como refuerzo los activistas procedentes de varías asociaciones por el derecho a la vivienda, procederíamos nosotros mismo a la detención de los allanadores. No hizo, falta, tras consultar con sus superiores los policías volvieron a entrar en la vivienda, explicaron a los usurpadores que estaban acusados de un delito de allanamiento de morada y que debían abandonar la vivienda, por su propio pie o detenidos, y acudir a la comisaría a declarar. Salieron por su propio pie en dirección a la comisaría.

Estel dice que no sabe como salir de la situación. Lo que debería hacer es exigir que la Policía cumpla con su deber y trate el hecho como lo que es, un allanamiento de morada y no una ocupación, en ese caso recuperaría su vivienda inmediatamente, que es lo que ya debería suceder. Pero no solo debería reaccionar Estel, las asociaciones en defensa del derecho a la vivienda también deberían hacer algo, y no permanecer impasibles como si no fuera con ellas. Hay varios motivos para ello. Primero, el allanamiento de morada, sea quien sea la víctima, es un atentado contra el derecho a la vivienda. Hay que acabar con el truco de confundir el allanamiento de morada con la ocupación, y para ello nada mejor que las propias asociaciones que defiende la ocupación como medio para defender el derecho a la vivienda, pongan los puntos sobre la i y obliguen a la Policía a tratar los allanamientos de morada como lo que son y no como ocupaciones. No estaría mal que Estel, estuviera respalda por al menos una de estas asociaciones a la hora de exigir a la Policía que cumpla con su obligación de detener y desalojar al allanador, no estaría mal que esta asociación le dijese a la Policía que si no detiene a la allanador lo harán su propios activistas ya que la Ley se lo permite.

Aparte de este el libelo emplea también el viejo burdo truco de mezclar la ocupación con el narcotráfico. Sin duda, hay inmuebles ocupados aprovechados para el narcotráfico, pero olvida mencionar el medio de lavado de masas encefálicas La Vanguardia, que también existen inmuebles de propiedad o de alquiler aprovechados para el narcotráfico. ¿Qué propone el medio de lavado de masas encefálicas La Vanguardia? ¿Acabar con la propiedad y el arrendamiento de inmuebles para evitar que sean aprovechados para el narcotráfico? Seguramente no, y por eso el que un inmueble de propiedad o alquilado sea aprovechado para el narcotráfico no lo trata como noticia. Entoces, ¿por qué no hace lo mismo cuando es un inmueble ocupado el que se emplea para el narcotráfico?

La política de vivienda del Estado español y su política con respecto a las drogas tienen algo importante en común. Su política de vivienda no tiene como fin satisfacer la necesidad de vivienda de todos los ciudadanos sino emplear la vivienda como instrumento para esclavizar y explotar a la ciudadanía obligando a pagar un elevado sobreprecio por un bien imprescindible para todos. Los ingenuos piensan que los estados prohíben las drogas para proteger la salud de sus ciudadanos, por cierto muy mal lo están haciendo porque proveerse de drogas es lo más fácil del mundo si se tiene dinero claro, pero en realidad con la prohibición lo que los estados buscan es subir artificialmente los precios, para que sus amigos narcotraficantes puedan embolsarse el sobreprecio. Al final la prohibición de las drogas cumple la misma función que las leyes de arrendamiento y del suelo, subir artificialmente el precio, porque al final de lo que se trata es de lo mismo, de explotar forzando a pagar un sobreprecio, ya sea por una vivienda o por drogas, pero preferiblemente por ambas cosas.

De esto el medio de lavado de masas encefálicas no nos cuenta de nada de nada.

 

CONTINUACIÓN

 

Al día siguiente de la anterior el medio de lavado de masas encefálicas La Vanguardia volvió a la carga con dos libelos más. El primero es esta otra nota amarilla continuación de la anterior que se ha comentado en los párrafos anteriores y que también merece comentarse .

Lo dicho para la anterior es válido para esta, porque vuelven a usar los mismos trucos tergiversadores de la realidad. Por un lado meten en el saco de la ocupación el allanamiento de morada, que es algo completamente distinto que nada tiene que ver con la ocupación. Entre las muchas diferencias entre ambas esta una tan trascendental como es el de su legalidad, la ocupación es completamente legal y el allanamiento de morada no solo es ilegal sino que además que se trata de una ilegalidad de la más graves posibles, pues es un delito. También vuelven a emplear el truco de mezclar del narcotráfico co la ocupación, para lo que me remito a lo ya dicho en los párrafos anteriores.

Pero aparece una novedad, introducen una palabra y un concepto nuevos: la usurpación. En un momento dado al referirse al caso de Estel califican el hecho de usurpación. Lo utilizan como si fuera sinónimo de ocupación, ya que anteriormente al referirse a la misma acción continuamente la han denominado ocupación. No es malo el truco, porque resulta que la usurpación también es un delito y si se hace creer que ocupación y usurpación es lo mismo entonces la conclusión lógica es que la ocupación es un delito. De hecho es un truco que ha tenido un gran éxito, porque ¿cuántos de nosotros al referirnos al delito del artículo 245.2 CP no lo denominamos delito de ocupación en lugar de usurpación que es lo correcto? Hasta yo que tengo bien clara la diferencia entre la ocupación y el delito de usurpación caigo a menudo en el grave error de referirme a este delito como el delito de ocupación. Con estos burdos pero muy efectivos ardides nos van ganando la partida.

El TS ha establecido como uno de los varios requisitos del delito de usurpación que al que se priva de la posesión del inmueble tuviera la posesión efectiva del mismo. A continuación, transcribo literalmente un extracto de una sentencia que absolvió a un ocupa del delito de usurpación en la que se refiere a esta cuestión.

Y la posesión protegida en el orden penal es la que se goza y disfruta de forma efectiva (por eso alcanza también al arrendatario, usufructuario u otro que la disfrute por cualquier otro título legítimo). Quien no disfruta de esta posesión de forma efectiva no puede ser protegido por el orden penal, sino por el ordenamiento civil mediante el ejercicio de las correspondientes acciones posesorias y reivindicatorias.

Pues bien, si la ocupación consiste en tomar posesión de un inmueble abandonado, entonces la ocupación no encaja en la definición del delito de usurpación y por tanto, ocupación y usurpación no son sinónimos y no se puede afirmar sin mentir que la ocupación es un delito.

Queda claro de nuevo que el medio de lavado de masas encefálicas La Vanguardia, en su lucha por denigrar la ocupación recurre sistemáticamente a la mentira. No por casualidad la imagen de esta entrada es la frase de Esquilo: La primera víctima de la guerra es la verdad.

El segundo esta otra de la que además de reiterar lo ya dicho se puede destacar las declaraciones del líder de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Alfred Bosch, que aprovecha la ocasión para arremeter contra el gobierno municipal, olvidando que su partido forma parte del Gobierno de la Generalitat y por tanto, es jefe de los Mossos d’Esquadra y por ello, debería dar explicaciones sobre el porqué estos no acaban con el allanamiento de morada de la casa de Estel en lugar de pedir responsabilidades ajenas. Es más fácil ver la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio. Y no es que Ada Colau y su partido sean santo de mi devoción, pues recordemos que es una empleada de Banca muy especial, es el topo que lideró el proyecto de la PAH creado por la Banca para desviar a sus víctimas de las reivindicaciones por el derecho a la vivienda y dirigirlas a la reivindicación más conveniente para la Banca, la dación en pago, es decir, que la gente se quede sin casa entregándosela voluntariamente a la Banca que así no tiene que arrebatársela. Pero en este caso tiene razón, el allanamiento de morada y el narcotráfico son competencia de los Mossos d’Esquadra, es decir, de la Generalitat de Catalunya, es decir, de ERC junto con el PDCat.

 

CONTINUACIÓN

 

Suma y sigue, dos días después del primer libelo del medio de lavado de masas La Vanguardia, vuelve a la carga con dos notas amarillas más. Pero este ideal tiene algo especial. Es el primero tras el atentado de la Rambla de Barcelona y la noticia como es lógico llena todos los medios de comunicación. Y entre todas las informaciones al respecto también se deja caer que los terroristas usaron para preparar el atentado una vivienda ocupada. No dicen nada, no es necesario, con eso basta para sugerir que la ocupación ha sido cómplice en el atentado que tantas víctimas inocentes ha causado. Pues bien, muchos recordarán que ETA solía usar para sus atentados viviendas alquiladas. Sin embargo, entonces nadie se atrevió a sugerir que los arrendamientos de vivienda fueran cómplices de los atentados ni que hubieran que erradicarse. Los terroristas emplean para lograr los inmuebles que necesitan los medios jurídicos que cualquier otro, la ocupación, el alquiler y también la propiedad. Acaso, ¿creen que de haber considerado los terroristas que era preferible para sus fines una vivienda en propiedad les hubieran faltado los medios para proveerse de ella? ¿Clamarían entonces los medios de lavados de masas encefálicas contra la propiedad de viviendas? Pues entonces, no lo empleen tampoco para arremeter contra la ocupación.

Pero a pesar del trauma del atentado terrorista de las Ramblas barcelonesas la vida sigue, y el medio de lavado de masas encefálicas no se aparta de su plan de aprovechar cualquier oportunidad para azuzar el odio contra la ocupación y los ocupas. En la primera nota amarilla de este día vuelve a emplear el truco de meter el allanamiento de morada en el saco de la ocupación con la que nada tiene que ver. Pero en este caso su burda treta es más grave, porque al final del libelo se reconoce que se trata de un allanamiento de morada y que la víctima a recuperado la vivienda porque la Policía ha reaccionado adecuadamente al delito. Entonces, ¿por qué se miente se trata a las allanadoras de la morada de ocupas si más adelante se reconoce que no lo son? Entonces, ¿por qué con el titular y los primeros párrafos se induce a creer falsamente que la víctima está desamparada ante un nuevo abuso de una nueva ocupación, cuando ninguna de ambas circunstancias es cierta? Ni ha habido ocupación y la víctima del allanamiento de morada la ha recuperado. ¿Quizás, por que no querían que la verdad les estropease una buena tergiversación, una buena manipulación, y una buena ocasión de chabacana propaganda?

El siguiente libelo del día es aún más grave porque con esta segunda notaamarilla se miente descaradamente y muestra la complicidad con la campaña propagandística de odio contra la ocupación y los ocupas del ICAB y del PDCat.

Empieza con un titular completamente mendaz: Una Ley sin soluciones. La actual normativa no favorece que los propietarios recuperen sus domicilios okupados. ¡¡¡Completamente falso!!! ¡¡¡Mentira podrida!!! Todos los propietarios que demanda la recuperación de la posesión de sus propiedades las recuperan, incluso cuando legalmente no tienen derecho a ello por haberse demorado y haber interpuesto la demanda fuera del plazo legalmente establecido de un año. Lo que si es cierto es que esta recuperación se demora demasiado en el tiempo debido al proverbial colapso judicial debido a lamentable estado en que los políticos tienen a la Administración de Justicia. Demora que afecta a todos los ordenes jurisdiccionales y a todos los pleitos judiciales y que es responsabilidad de los políticos que no quieren solucionarlo y de los ciudadanos que no tienen arrojo suficiente para barrer a estos políticos corruptos del escenario y los siguen manteniendo en el poder con sus votos del miedo. En lugar de exigir que se arregle la lamentable situación de la Administración de Justicia para que resuelva todos los pleitos, y no solo los posesorios, en un tiempo razonable el ICAB propone una ley inconstitucional para que el demandado de desahucio cumpla la condena antes de ser juzgado. Este proyecto ya fue comentado en este blog pero entonces desconocía que la propuesta había surgido del ICAB y que el PDCat solo la había recogido para proponer que la correspondiente reforma que la convirtiera en Ley. Nunca he sentido ninguna simpatía por el ICAB, pues no lo considero trigo limpio pero desde luego ahora se ha ganado mi total antipatía. ¡¡¡Un colegio de abogados proponiendo una reforma legal anticonstitucional!! ¡Lo que nos faltaba!

image_pdfimage_print

1 comentario en “¿Por qué confunden el allanamiento de morada con la ocupación?

Deja un comentario

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos sobre el derecho a la vivienda y contra los que especulan con nuestras vidas. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies