Los desahucios del ex-president Artur Mas y el de Mónica de Sant Andreu

Desde el sábado 4 de febrero la presencia mediática del juicio al 9-N ha sido masiva

una perspectiva democrática y de clase de cómo viven dos ciudadanos catalanes su desahucio

Desde el inicio quiero dejar bien clara mi solidaridad con los y las encausadas por la justicia española en el juicio del 9-n en un claro caso de represión de los derechos de autodeterminación y democráticos de los pueblos que las convenciones internacionales defienden pero que nadie lo hace con todas sus consecuencias cuando le toca de cerca.

Igualmente mi defensa de los encausados se limita a la defensa de las causas democráticas y de derechos humanos en general. Siempre me he opuesto a las políticas neoliberales de los sucesivos gobiernos de CiU y el desprecio de muchos de sus consellers por las más elementales condiciones de vida del pueblo catalán en general y en particular de las clases populares.

acompañamiento rtur_mas_ a juzgadosQuiero comparar el juicio a Artur MAS como un intento de desahuciar de la vida pública una figura relevante del Procés catalán por su responsabilidad política, aunque venida a menos, y por su desafío al corsé de las normas constitucionales españolas que impiden la libre expresión del pueblo catalán y en general de los de la península ibérica.

El desafío del Procés catalán al estado español nacido en la Transición desde las entrañas del franquismo es histórico y condicionará la vida de miles de personas y de toda la nación. Por eso, el Estado español actúa en todos los frentes y uno de ellos es la inhabilitación de los responsables políticos y administrativos que toman decisiones en nombre del Parlament y del pueblo catalán. El seguimiento de los medios de comunicación del desahucio de Artur Mas ha sido amplísimo desde su inicio. Quiero remarcar el acompañamiento de Artur Mas como figura pública por miles de personas y  por los Mossos d’Esquadra que parecían más bien formar parte de la comitiva que se dirigía desde el Palau de la Generalitat al Tribunal que lo encausaba. No había riesgo de enfrentamiento, era la dignidad de un pueblo que se siente pisoteado en las más elementales reglas democráticas del derecho a decidir.

Los medios de comunicación y los opinólogos afines han tomado el desahucio de Artur Mas y lo han analizado desde todas las perspectivas posibles para comparar, ver agravios y reivindicar un derecho democrático reconocido en todas las convenciones internacionales. Si fuera Artur Mas me sentiría arropado y capaz de enfrentar la defensa del derecho a decidir del pueblo catalán. Me sentiría aupado por un sinfín de complicidades sociales, políticas y económicas para desafiar el desahucio.

Una persona bien arropada por la sociedad puede enfrentar un desafío – la defensa del derecho a decidir- con posibilidades no ya de ganarlo sino de salir indemne moralmente del desahucio.

El desahucio de Mónica de Sant Andreu

Mónica SURIA aguarda su tercer desahucio en el piso que tiene alquilado para este jueves 6 de abril. Como madre de una niña afronta la conculcación de un derecho democrático con continuas crisis de ansiedad. Su desahucio es por impago de alquiler al propietario del piso que se ha negado a recibir ayudas del Ayuntamiento para pagar deudas. Quiere su piso y punto…. “yo no soy una ONG, dijo”. No es una ONG pero durante años no ha hecho asco a las enormes ventajas fiscales en su IRPF que hemos pagado entre todos para poseer el piso y tiene un tratamiento fiscal al alquiler descaradamente mejor que el salario que cobra Mónica.

Seguramente este propietario debe haber amortizado su piso más de una vez pero eso no sale en los medios de comunicación. Los medios de comunicación no hacen seguimiento de los desahucios de alquiler que son ya una plaga como nuestra asociación viene denunciando desde hace años. Sencillamente no existen. La pléyade de opinólogos y creadores de opinión ni se molestan en dar vueltas a ese derecho democrático a la vivienda. Mas si tiene esa pléyade a su lado, Mónica no.

No vamos a entrar en como la vida ha maltratado a nuestra vecina. El desahucio de su vivienda enfrenta el artículo 47 de la Constitución y el derecho del propietario a cobrar una renta.  No es muy distinto al que enfrenta Artur Mas con los unionistas españoles. La magnitud del desafío de Mónica por el derecho humano a techo es igual de importante que el derecho a decidir de un pueblo. Un pueblo sin patria no es nada y un ciudadano sin techo no es ciudadano. Artur Mas sabe que su desahucio: inhabilitación política tiene fecha de caducidad pero por su posición económica y política tiene asegurado una vida podíamos decir placentera. Mónica no.

desnonament monica sant andreu

Artur Mas tiene la pléyade de opinadores que contribuyen a su derecho. Mónica no tiene a nadie que haya analizado desde todas las perspectivas posibles para comparar, ver agravios y reivindicar su derecho a una vivienda digna reconocido en todas las convenciones internacionales. Perdón sí, un grupo de vecinos entorno a nuestra  Asociación 500×20, a entidades vecinales, entorno a  Cinétika o a la entidad Desperdicis07 estamos junto a ella sin apoyo de los medios de comunicación pero seguros de nuestra determinación por luchar por Mónica y por el derecho a la vivienda.

Los sucesivos gobiernos estatales, autonómicos y municipales, desde la Transición, nunca lucharon por el derecho a la vivienda. Al contrario han aprobado continuamente modificaciones de la Ley de Arrendamientos Urbanos- LAU- que han situado al alquiler como una anécdota en la vida de una persona. Siempre privatizaron el suelo en beneficio de la banca y de las constructoras. Nunca se preocuparon de tener un parque de vivienda pública como en los países más avanzados de Europa. El anterior Gobierno de Artur Mas nunca luchó por el derecho a la vivienda… al contrario: CiU i PDEcat están detrás de muchas leyes regresivas en materia de vivienda. Consellers como Felip PUIG lanzaron decenas de policías y furgonetas para desahuciar familias pobres. El desahucio del Clot nunca lo olvidaremos sr. Puig!. El sr. Felip Puig acompañaba a Artur Mas el día de su desahucio. Nosotros acompañaremos a Mónica el día de su desahucio pero a Artur Mas y a Felip Puig ni se le espera a la Vil·la de Sant Andreu.

El derecho a decidir del pueblo catalán nunca se podrá ejercer con gente que reniega de otros derechos tan elementales como el derecho a techo. Sin asegurar todos los derechos democráticos de las clases populares el derecho a decidir se convierte en un camelo. Tomen nota señores políticos!

salva torres

activista de 500×20

image_pdfimage_print

1 comentario en “Los desahucios del ex-president Artur Mas y el de Mónica de Sant Andreu

Deja un comentario

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos sobre el derecho a la vivienda y contra los que especulan con nuestras vidas. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies