El derribo neoliberal de las políticas de alquiler social de “renta antigua” franquista

cartel de las viviendas construidas al amparo de la ley de viviendas de renta limitada de 1954

…de aquellos barros estos lodos…

Hoy que la lucha contra los desahucios y la especulación inmobiliaria es moneda corriente en los medios de comunicación es bueno recordar como llegamos hasta aquí. Porqué como se dice en Españistande aquellos barros tenemos estos lodos“. El reciente intento de desahucio de una octogenaria en A Coruña nos ha movido a escribir un poco de la historia de nuestro país en materia de vivienda.

Los cambios legislativos en los alquileres urbanos fueron un hecho común a la mayoría de los países occidentales durante el siglo XX. En la España de los años 20 y en la dictadura de Primo de Rivera se generalizó entre la opinión pública una nueva visión sobre la propiedad urbana y la necesidad de defender los derechos de los inquilinos. La sombra de la revolución bolchevique y la Semana Trágica removió todo.

La escasez de vivienda, el hacinamiento y el hecho que la propiedad inmobiliaria estuviera en pocas manos en las grandes ciudades provocó grandes crisis sociales. La lucha a favor de los alquileres dio lugar a la creación en 1920 de la primera Asociación de Vecinos de Madrid de carácter interclasista.

la lacra de los desahucios en el siglo XXI en nuestro país.
La Ley del Conde de Bugallal de congelación y prorroga forzosa de arrendamientos en 1920configuró un arreglo institucional que se alargó durante todo el siglo XX. La política de alquileres en España retroalimentó un marco que agravaba el conflicto latente entre propietarios e inquilinos que fue haciéndose progresivamente más difícil de arreglar. De hecho ni el bando republicano ni el franquista modificaron casi nada y explica que regímenes de muy distinto signo político prorrogaran la legislación de inquilinato.

La primera y segunda guerras mundiales y el nacimiento de países “socialistas” provocaron una gran regulación de la vivienda como una necesidad de las clases populares en toda Europa. El neoliberalismo trastocó todos aquellos equilibrios en España en favor del capital financiero y los grandes propietarios inmobiliarios.

Las consecuencias que tuvo aquella legislación de arrendamientos urbanos a nivel económico y social propició el fin del rentismo urbano regulado. Pero también la generalización de la propiedad urbana entre las familias como una forma moderna de dominación y sometimiento social a la deudocracia. Y con ella llegó esta crisis histórica que vive el Estado español. Hoy día quedan poco más de 200.000 alquileres de renta antigua (regulados) en toda España, el resto unos 2’2 millones de inquilinos viven en la ley de la selva. La España de los banqueros, de los rentistas, de los Boyer y las Preysler ganaron como en el siglo XIX.

Una crisis que además de económica, social y de modelo… es también una crisis ecológica sin precedentes sobre todo en las costas del país.

HITOS de la política de vivienda en España

ESPAÑA SIGLO XX- Escasez de Vivienda, hacinamiento, barraquismo. Más del 90% de la población vive de alquiler en las ciudades. La propiedad en pocas manos.

1911- 1ª Ley de Casas Baratas

1919- Nacimiento de la Asociación de Vecinos de Madrid contra la subida abusiva de alquileres.

1920- Decreto de prórroga y congelación de alquileres del conde de Bugallal

1924-25 – 3ª Ley de casas baratas y económicas (Dictadura de primo de Rivera)

1939 – Creación del Instituto Nacional de la Vivienda franquista. Construcción de 100.000 viviendas sociales a través de Patronatos.

1954 – Ley de Viviendas de Renta Limitada de 1954. Impulso a la creación de grandes constructoras e inmobiliarias con un plan de 1 millón de viviendas sociales bonificadas a los propietarios.

1957- Creación del Ministerio de la Vivienda. El ministro falangista José Luís ARRESE sentenció: “queremos una patria de propietarios no de proletarios“. Desde ese momento España primará totalmente la propiedad de la vivienda

1964 – 1ª Ley de Arrendamientos Urbanos. Mantiene en parte la prórroga y congelación de los arrendamientos de viviendas y locales.

1985 – Decreto socialista Boyer. Principio del fin del alquiler protegido. La vivienda se convierte en un activo financiero. Distingue alquileres anteriores al 64, anteriores al 9 de mayo de 1.985 y nuevos desde esa época.

1994 – 2ª Ley de Arrendamientos Urbanos socialista. Declara la extinción de cualquier contrato de renta antigua. Desprotección total del inquilino. El alquiler se vuelve marginal. Moratoria de 20 años para locales de renta antigua y extinción total en las viviendas a la muerte de inquilinos.

1998 – La ley del suelo de Aznar convierte todo el país en Españistan.

….. la historia siguiente es por todos conocida …  pero especialmente grave son el agravamiento de la ley de arrendamientos con el desahucio express del PPsoe entre 2010 y ahora.

ESPAÑA SIGLO XXI- La burbuja inmobiliaria con 6.000.000 millones de viviendas vacías. 90% de viviendas en propiedad. 11 millones de hipotecas en una década. Alquiler totalmente marginal. Los bancos son las principales inmobiliarias y gestionan más de 2 millones de viviendas. Crisis social y genocidio financiero-inmobiliario. La vivienda pública de alquiler prácticamente no existe.

image_pdfimage_print

3 comentarios en “El derribo neoliberal de las políticas de alquiler social de “renta antigua” franquista

  1. hola Nora…
    la constitución garantiza el derecho a la vivienda, no el derecho a la vivienda en propiedad. La vivienda es un bien de uso no un activo financiero. Una vivienda es un derecho, dos o mas en propiedad es acumulación. Esta es nuestra opinión. Estamos por la vivienda pública o cooperativa tal como se entiende en la mayoría de países del norte de Europa donde la gente rica o pobre vive en viviendas propiedad del estado o sea de todo el mundo.
    Tampoco creemos que se deba poner todo el suelo con derecho a urbanizar… asi es como hemos destruido la mayor parte de la costa española y casi no quedan lugares vírgenes.
    saludos

  2. Las personas y familias tienen que ser propietarias de sus viviendas, y el estado debería garantizar el derecho a la vivienda “en propiedad”, modificar las leyes de suelo para evitar especulación y garantizar el acceso del suelo a los ciudadanos para que construyan su vivienda familiar y habitual. Según la CE la propiedad tiene una función social, pero ni de lejos se cumple, nadie está por esa labor, ningún partido, ninguna administración, nadie. Otras constituciones, más liberales en cuanto a los derechos de propiedad, tienen una protección mayor de ese derecho, lo que posibilita que familias tengan acceso a la propiedad de su vivienda. Algo falla en el estado SOCIAL y democrático de derecho español . (Sé que no se publicará mi opinión, pero para que conozcas otras versiones) Saludos.

Deja un comentario

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos sobre el derecho a la vivienda y contra los que especulan con nuestras vidas. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies