Ejecutivos de las grandes empresas lideran la Fundación Privada Banco de Alimentos de Barcelona

La Obra Social ”la Caixa” y la Fundació Banc dels Aliments impulsan conjuntamente el Gran Recapte de Alimentos en Cataluña en las navidades del 2012

El Banco de Alimentos es un mero gestor de excedentes que produce beneficios

En el Patronato de la Fundación hay una comunión entre grandes empresas, la Iglesia y Administración.

La misma élite que hace donaciones se extiende justificantes de deducción del Impuesto de Sociedades.

Es un arma de destrucción competitiva de las grandes distribuidoras contra el pequeño comercio.

Nestlé, Riera Marsa, Áreas, Gallina Blanca, Serunión, Ebro Agrícolas, Directores generales autonómicos y de la Distribución (AECOC, AED), de la banca, etc.

Lejos de la idílica imagen del gran Recapte y de la Operación Kilo las grandes empresas no dejan un espacio de mercado donde hacer negocio. Y el de la miseria también puede ayudar a la optimización de beneficios incluso en nuestro país que vive una crisis sin precedentes.

La Fundación Privada Banc dels Aliments de Barcelona está gestionada por los grandes de la alimentación como una empresa de logística con una cadena de mando y unos pocos trabajadores (el resto son voluntarios). El órgano rector de las Fundaciones ( que no gozan precisamente de muy buena fama)es un Patronato. En el Patronato Banc dels Aliments resuenan nombres de alta alcurnia empresarial o multinacionales de categoría. Los datos que son públicos los hemos obtenido de Internet:

Presidente: Antoni Sansalvadó i Tribó
Trabajó como directivo o accionista en logística en Áreas i Serunion. También participa en sociedades de capital-riesgo y actualmente su familia posee varias empresas dedicadas al aluminio.
Vicepresidente primero: Jordi Peix i Massip
Trabajó muchos años en diversas Direcciones Generales de la Generalitat en temas agrícolas. Asesoró los acuerdos de integración en la CEE en matería de Agricultura
Secretario: Eduard Arruga i Valeri
Regidor de CiU en Cunit y directivo de Cereal Partners España, una filial del grupo Nestle.

Vocales:

  • Enric Alberich i Agustí: ingeniero industrial. Alumno de la escuela privada de élite “Isabel de Villena”. Publica libros sobre alta dirección.
  • Roser Brutau i Basté: pertenece al exclusivo Real Club de Golf
  • Ramón Sardà i Tort : ingeniero industrial.
  • Alfons Carner i Suñol: Compañía de Industrias Agrícolas, banca catalana, Carburos Metálicos (estafa Kio), Ebro Agricolas
  • Ramon Guàrdia i Massó: Presidente de Valores y Marketing, empresa especializada en responsabilidad social corporativa. Profesor a la Universitat  Pompeu Fabra y a ESADE
  • Antoni Llorens i Tubau: Presidente y Director General de Serunión (es una gran empresa que vive de las concesiones administrativas que le otorgan las Administraciones)
  • Josep M. Bonmatí Pérez : AED, Asociacion Española Directivos.
  • José María Bonmatí Pérez: director general de AECOC (Asociación Española de Fabricantes y Distribuidores)
  • Javier Riera- Marsá: Familia Riera-Marsa
  • Lluis Carulla i Font: familia Gallina Blanca

Beneficencia a cambio de +++ beneficios corporativos.

Con caídas espectaculares de venta en el comercio los excedentes no tienen salida y provocan una nueva caída de precios por el exceso de oferta. Aquí es donde actúa el Banco de alimentos. Los excedentes se solían destruir (harto habitual) y eso costaba dinero. Ahora las empresas donan sus excedentes al Banco de Alimentos con lo que consiguen:

  • que no se produzca una caída de precios debido a que los alimentos no entran directamente en el mercado.
  • mejora su imagen corporativa.
  • No tienen costes en la destrucción de esos excedentes.
  • No tienen costes en la distribución pues lo hace un ejército de voluntarios.
  • Las donaciones, de cualquier tipo, desgravan un 35% en el Impuesto de Sociedades (con la Ley de Mecenazgo del PP será el 100%)
  • A la gente pobre se le acostumbra a la beneficencia, como si fuera ley divina, que haya ricos y pobres.
  • Los Bancos de Alimentos minan aún más las ventas del pequeño comercio en los barrios con más miseria.
  • Por un lado regalan excedentes y por otro destruyen a los tenderos con las marcas blancas que son fruto de la sobreexplotación en origen y la que aplican a sus propios trabajadores.

…los excedentes no tienen salida y provocan una nueva caída de precios por el exceso de oferta. Aquí es donde actúa el Banco de alimentos. Los excedentes se solían destruir y eso costaba dinero. Ahora las empresas donan sus excedentes al Banco de Alimentos.

Los excedentes alimentarios son fruto de una manera de producir totalmente industrial que no tiene en cuenta ningún criterio racional ni de sostenibilidad. Se trata de producir el que más por cuanto el precio unitario (patatas, macarrones, cebollas, pizzas, etc) sale entonces más barato y hundes a la competencia. Le llaman competitividad. Son esos excedentes de producción que además destruyen la agricultura tradicional los que tienen derecho a desgravaciones del 35% en el impuesto de Sociedades.

Los Bancos de Alimentos casi no tienen trabajadores en nómina y eso que tenemos 6 millones de parados. La mayoría de tareas las hacen voluntarios esparcidos por multitud de entidades que han creado una red solidaria que permite repartir esos excedentes de producción de las grandes empresas alimentarias y de distribución por los barrios más pobres entre las familias más necesitadas. Los voluntarios de buena fe calman su sed contra la injusticia y se ven complacientemente reflejados en una machacona campaña mediática que invita a más y que crece exponencialmente como la crisis que va enviando más familias a la miseria. Y sin darse cuenta colaboran en la destrucción del pequeño comercio.

Los voluntarios de buena fe calman su sed contra la injusticia pero sin darse cuenta colaboran en una maquiavélica operación de destrucción del pequeño comercio y de cualquier competencia a las grandes distribuidoras que ya copan el 75% del mercado.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

todo esto está muy bien pero ….  dan de comer a la gente, ¿no?

Los que viven de cerca o trabajan con familias con dificultades saben perfectamente que el lote o lotes del Banco de Alimentos cubre una ínfima parte de las necesidades de millones de familias que en nuestro país se han vuelto pobres después de años de recortes sociales y paro.

Nadie dice que hay que cerrar el banco de alimentos por hoy. Pero de seguir profundizando aún más en este modelo nos vemos todos en unos años recibiendo comida de señoras con abrigos de piel el día del Gran Recapte ….  trae a la memoria viejas estampas franquistas.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

SIN RECORTES Y CON JUSTICIA SOCIAL NO HACEN FALTA ALIMENTOS DE UN BANCO

Si el banco de alimentos, tanta entidad colaboradora y voluntarios se plantaran delante de la casta política y exigieran los derechos sociales de los ciudadanos posiblemente iríamos por el atajo más rápido para trabajar por una justicia social real.

¿Le gustará que sus hijos vivan de la caridad de la Duquesa de Alba, Mercadona, La Caixa o Zara?

Los derechos se reclaman pero la caridad se concede, ahí está la razón de ser de toda beneficencia, caridad o generosidad.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Artículos relacionados

image_pdfimage_print

Deja un comentario

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos sobre el derecho a la vivienda y contra los que especulan con nuestras vidas. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies