Las fábricas de dinero y la titulización de deudas vertebran el Ecocidio y la Necropolítica

La crítica al discurso mágico del «mainstream» sobre las bondades del crecimiento económico y tecnológico, soslaya que las élites globales aceptan el Ecocidio y la Necropolítica como mal menor, y el dinero y la deuda como ejes de su plan de salvación.

1ª parte


La crisis del dinero como unidad de cuenta en la Biosfera

Si apartamos la distracción –cortinas de humo– que ejercen a escala planetaria las pantallas y las repercusiones globales de la pandemia, podemos ver que la destrucción de las cadenas de suministros, el «green washing» – lavado verde de las corporaciones- y las «soluciones mágicas» del mainstream -pensamiento único- esconden los verdaderos ejes de intervención de las élites para apoderarse de los escasos recursos y tierras fértiles mientras la situación a escala planetaria para el 99% de la población se degrada irremisiblemente. Asistimos a un shock planetario basado en la Necropolítica y el Ecocidio (*1), mientras una dócil ciudadanía acata la coerción tecno-sanitaria por el miedo a la muerte pandémica en una clara semejanza de la alegoría de la Caverna de Platón. En las pantallas, las élites nos hablan de sus soluciones «mágicas» para los problemas de la Humanidad basadas en imprimir dinero a destajo para crear y comprar deuda y los tipos de interés bajo cero para la todopoderosa banca privada y de inversión mientras suena la Marcha triunfante del progreso infinito ante un planeta que colapsa bajo el cáncer civilizatorio del capital.

Estamos ante un cambio de Paradigma y para entenderlo debemos reconocer que estamos delante de los Señores del Dinero: las élites financieras y la Banca Central independiente que actúa de lobbista de la primera. Son los que mandan en las fábricas de dinero y aquellas que son sus soluciones. Son los grandes bancos supuestamente regulados, la banca de inversión (en Wall Street, la City, Frankfurt ..) y la Banca central (especialmente la Reserva federal de los EE.UU. ), los que pueden imprimir, en ese caso, cuantos dólares quieran digitales y/o en papel para comprar el Mundo. Desde los contratistas bajando del avión en Kabul con maletas repletas de billetes de 100 dólares a Blackstone comprando todas las hipotecas de Caixa Catalunya en la operación FTA2015, desde Luxemburgo, son operaciones del poder imperial de señoreaje del dólar. Para entendernos, la diferencia entre el dólar y una república bananera, es que este puede usar el poder de los Marines y la capacidad de chantaje mafioso de la banca de inversión y las agencias de rating – calificación de riesgos-.

Esas operaciones realizadas detrás de una nebulosa tecno-financiera incomprensible o las puertas giratorias descaradas entre corporaciones, banca privada y Bancos centrales deberían ser un escándalo si no fuera porque la complejidad artificialmente construida del mundo de las altas finanzas imperialistas en el Occidente capitalista y la producción de dinero aún escapan a la comprensión de la gente. Los grandes sucesos civilizatorios y de posicionamiento interimperialista ocurren ahí totalmente al margen de la «soberanía popular» y sus consecuencias sobre las poblaciones de los países son un anecdotario de los telediarios. El control de esas fábricas de dinero y las tecnologías subyacentes rige el destino de la civilización actual a falta de otro modelo sostenible en la Biosfera. Así pues las fábricas de dinero se convierten en la quintaesencia del poder que mueve el caos universal, sin una alternativa plausible que debería romper la actual ecuación civilizatoria entre dinero-tecnologías-energias fósiles en donde vivimos 9.000 millones de seres humanos.

Image

Las fábricas de dinero

Las fábricas de dinero

Gran parte del dinero mundial se genera en forma de dinero-deuda como préstamos o capital en los circuitos de la banca privada y de inversión en las operaciones subscritas como contratos y normas entre personas, entidades jurídicas y Estados. Junto a la irrelevante moneda física emitida por el Estado, las entidades financieras interponen ahí su dinero-deuda como la unidad de cuenta que une la producción y la satisfacción de las necesidades humanas. Ese dinero es una convención civilizatoria como lo podría ser la hora de trabajo o los recursos naturales disponibles. La Banca privada crea ese dinero-deuda de curso legal en sus computadoras, en su balance, y además le devenga intereses.

El valor monetario para honorar – pagar- esos contratos jurídico-financieros del dinero-deuda sólo puede salir de la economía, del trabajo humano que interactúa con los recursos naturales en una Biosfera finita donde el PIB es una mala herramienta de cálculo. Los recursos disponibles en la sociedad y la Biosfera son los que dan valor a ese Dinero que actúa como fetiche entre la Naturaleza y el trabajo humano.

Pero la banca crea cuantos créditos y derechos de deuda permiten las normas contables convenidas por ellas mismas, pues su negocio es cobrar intereses sobre el dinero que crea y/o presta. Ese dinero se destruye con la amortización de los préstamos o derechos de deuda con la salvedad que los bancos crean ese dinero pero no el que se necesita para pagar los intereses. La generación de dinero-deuda por la banca privada se ha disparado en las últimas décadas, sin las bridas del oro que antes respaldaba las divisas, con el dinero fiat- digital- instaurado con el Nixon-shock del dólar en los años 70. Basta mirar como se ha expandido espectacularmente la Deuda mundial escalando hasta los 289 billones de dólares o el 360% del PIB mundial según ellos mismos dicen (unos 250 billones de euros). Y ello a pesar que las recurrentes crisis económicas o financieras suelen destruir parte de ese capital prestado y los intereses provocando «boquetes de contabilidad» en los balances de las entidades financieras de los que siempre salen reforzadas con menos competencia, un control aún mayor de la economía y expropiando en las quiebras los «activos» de sus deudores sean ciudadanos o empresas. Esos créditos impagados de «los de abajo» nunca son perdonados, el infierno, y tienen la nomenclatura de Non Performing Loans- NPL- y están estructurados con ayuda de las autoridades monetarias en paquetes financieros con nombres surrealistas como Sareb o Fondo de Titulización de Activos 2015 (Caixa Catalunya-Blackstone) o los casi 300.000 millones de créditos dudosos -NPL- de los que se ha deshecho la Banca española vendiéndolos a los buitres afincados en paraísos fiscales.

Y en gran parte eso ocurre en el mundo de la banca regulada porque la banca en la sombra, banca de inversión, en la que igualmente participan todos los bancos en operaciones financieras no supervisadas, es responsable de una parte importante de esa deuda mundial por el incremento espectacular de sus actividades desde el 2007. Según el Consejo de Estabilidad Financiera – Financial Stability Board (FSB) – la banca en la sombra es responsable de generar «fuentes adicionales de financiación» y ofrece a los inversores alternativas a los depósitos bancarios a través de actividades que incluirían a agentes bursátiles que financian sus activos mediante acuerdos de recompra, a los fondos mutuos del mercado de dinero que concentran fondos de inversión o a las entidades financieras que venden papeles comerciales y usan el producto de la venta para rotación de balance. El FSB reconoce que la banca de inversión (popularmente fondos buitre o fondos de cobertura) es potencialmente disruptiva pues actúa como una capa externa que crea aún más distorsión financiera al tomar los riesgos y esparcirlos por toda la geografía planetaria: desde activos inmobiliarios hasta los futuros de los alimentos y las materias primas, pasando por los contratos de permuta financiera- swaps- de tipos de interés y un largo etcétera de instrumentos financieros. Por su misma opacidad es imposible saber el volumen que alcanza pero el FSB, al que supuestamente regula, calculaba que la banca en la sombra representaba 102 billones de euros a finales del 2014, más del 120% del PIB mundial (*2).

Image

La Banca en la sombra

Aquella enorme deuda privada, pública y corporativa que crece exponencialmente es la muestra que la fábrica de dinero de las finanzas privadas se ha expandido aceleradamente en las últimas décadas. La Deuda civilizatoria pendiente de pagar apoyada en un PIB mundial menguante es proporcional pues al Ecocidio entendido como cualquier daño masivo o destrucción ambiental con consecuencias a escala global que puede tipificarse como un crimen contra de la humanidad y la Biosfera. Y es irreversible cuando el ecosistema que lo soporta- el planeta-, sufre un daño más allá de su capacidad de regeneración que se plasma en la definitiva catástrofe climática a la que asistimos impasibles. Es la muestra palpable de la imposibilidad del milagro mágico del crecimiento basado en la energía de los combustibles fósiles o, su contrario, que el trabajo humano sobre una Biosfera enferma y agotada pueda honorar la Deuda corriendo detrás de aquellos circuitos financieros y corporativos globales que los generan. Es la crisis del dinero como unidad de cuenta en la Biosfera.

La realidad es que en esa economía exhausta el capital ha dejado de encontrar nichos de inversión rentable o solvente lo que se demuestra en su dependencia cada vez mayor de los océanos de liquidez de las políticas de la banca central y del recurso a la Deuda soberana que crece exponencialmente para mantener la rentabilidad de la banca y las grandes corporaciones. Ese es el talón de Aquiles de la contabilidad creativa del interés compuesto, de la banca y del discurso mágico del «mainstream» sobre el crecimiento económico y el lavado de cara –green washing- tecnológico.

Un capitalismo sin bancarrotas

No se trata de atemperar la economía y la producción a los límites planetarios depauperados por la hidra tecnológico-financiera del «capitalismo desbocado«. Se trata de continuar la ficción, la de sustentar la contabilidad creativa de los frágiles pilares del sistema financiero desde las gigantescas entidades de crédito too big to fail (demasiado grandes para caer), los mercados bursátiles y toda la miríada de entelequias de hipertrofia financiera. Las consecuencias de las malas asignaciones de capital y préstamos por los riesgos asumidos ya no se descargan en bancarrotas sobre los responsables y accionistas de las entidades financieras y de las grandes corporaciones industriales, Estas no sólo no quieren asumir su responsabilidad en el Ecocidio planetario sino que además quieren un capitalismo sin bancarrotas como si se tratara de un catolicismo sin infierno (*3). Un infierno al cual SÍ que envían a los hogares y a las empresas que no pueden asumir las deudas contraídas y son impelidas a la quiebra.

El capitalismo actual quiere eliminar «el infierno», el de la destrucción creativa, concepto acuñado por el economista austríaco Schumpeter: el proceso de innovación de una economía de mercado consiste en la destrucción de empresas y modelos de negocio antiguos debido a la creación de nuevos productos gracias a las innovaciones de los llamados emprendedores que son la fuerza que existe detrás de un crecimiento económico sostenido a «largo plazo». Es la escuela austríaca de pensamiento económico construyendo sueños infinitos obviando un planeta que tiene 6.371 km de radio.

Hoy el dilema no es meramente contable si una economía congelada es capaz de soportar la ficción de unos mercados bursátiles en máximos históricos y reparto de enormes dividendos en las grandes entidades financieras mientras los Estados se erigen en garantes de la renta garantizada para evitar la quiebra social y garantía de último recurso de miles de créditos a empresas zombies que se descapitalizan esperando el halo de la nueva recuperación que no llega tras las pandemias. Con una economía exhausta que escarba en los límites planetarios cuando la materia muerta creada por la civilización supera todo el peso de la Biosfera, el problema del capital no es ya sólo vender un relato creíble del crecimiento infinito y el green washing tecnológico sino encubrir, esconder, la apropiación descarada de los recursos naturales que permitan la reproducción de las clases dominantes ante la rebeldía social que se espera del colapso.

Las políticas neoliberales en el corazón del Sistema

Todo lo que explicamos hay que enmarcarlo en la lógica de las políticas neoliberales instauradas a partir de la década de los 80 para abordar el estancamiento económico secular desde la perspectiva del capital después de los gloriosos treinta años de posguerra. Un proceso complejo en la lucha política y ideológica entre las clases sociales y entre el Norte y el Sur que se ha explicado desde muchas perspectivas y que encaja en la lógica de este documento. En el lado de los procesos productivos y las relaciones laborales, la deslocalización de las industrias y la producción «just in time» ha desarbolado los sindicatos de clase mediante el dumping social y el abaratamiento del transporte internacional gracias a combustibles fósiles baratos y la hipersubvencionada fracturación hidràulica en EE.UU. El neoliberalismo ha conseguido con ello mejorar la tasa de ganancia del capital aumentando por un lado la plusvalía y por otro disminuyendo los costes de capital variable no sólo en salarios sino en los precios de las materias primas que se han mantenido a raya sobre todo gracias a la manipulación desde la banca de inversión y la especulación.

A la vez, las políticas neoliberales de privatización de los servicios públicos como parte del salario social de los trabajadores han tenido un peso decisivo en la financiarización y la terciarización del occidente industrial lo que ha permitido una estratificación de las clases populares, la llamada sociedad de los propietarios, que liga con el concepto de gentrificación que a su vez ha permitido crear espacios de generación de valor patrimonial – sobre todo inmobiliario- y de colaboración público privada donde los excedentes financieros se invierten en bienes raíces y espacios icónicos – Operación Madrid-Norte– que retroalimentan la inversión y llenan de hormigón todo el planeta. Por ello, sectores decisivos de los servicios públicos se han convertido en activos financieros como han sido la vivienda, la sanidad, la educación, los transportes colectivos y la logística, los fondos de pensiones y los servicios básicos como agua, energía o telecomunicaciones. Para ejemplificarlo basta mirar el significado de la crisis del 2007 nacida al calor de la titulización hipotecaria que iniciada en EE.UU acabó en nuestro país con una miríada de ejecuciones hipotecarias y una crisis financiera que barrió el sistema de cajas de ahorros. Podríamos resumirlo con el concepto de acumulación por desposesión de David Harvey pues las fábricas de dinero-deuda creaban las condiciones de las crisis de las que sale reforzada la banca con la ruina de hogares y empresas y la eliminación de la competencia.

En la medida que el Estado abandonaba esos sectores estratégicos de la economía y del urbanismo que le reportaban ingresos, las entidades financieras y las grandes corporaciones no sólo despojaron de cualquier significado al llamado «Estado de bienestar», aumentando sus negocios en aquellos sectores antes casi vedados, sino que las políticas impositivas a los grandes del IBEX- por poner un ejemplo- y los paraísos fiscales provocaron un boquete en los ingresos de los Estados que pasaron a depender hasta del 75% de los salarios menguantes y impuestos indirectos sobre las clases populares y las pymes. Lo que antes eran ingresos se acaban convirtiendo en deuda pública que se debe a las élites. Lo que deberían haber sido parques públicos de alquiler asequible se convierten en hipotecas. Alejandro Nadal destaca elocuentemente el punto nodal: “La separación en compartimentos estancos de la política fiscal y la política monetaria pone de rodillas al Estado moderno frente a los caprichos de los mercados financieros(*4). Por ello, las emisiones de deuda pública no han parado de crecer y con ello nuevas oportunidades para las inversiones de las élites en los déficits públicos gracias a los balances engordados desde su fábrica de dinero que funcionando a toda máquina cubría las necesidades de financiación de las nuevas oportunidades de negocios creadas entorno a las políticas neoliberales «robadas» a los Estados.

El neoliberalismo no ha matado al Estado capitalista, es sencillamente la otra cara del keynesianismo, lo ha despojado de su cara amable mostrando lo que es, un aparato represivo de las élites que la pandemia como experimento social de coerción tecno-sanitaria lo está reforzando con nuevas técnicas de control para los tiempos más duros que vienen de colapso civilizatorio. Las medidas anti-covid y de una transición verde no significan un retroceso del neoliberalismo en favor de más Estado, al contrario, son más privatización mostrando una debilidad extrema de la res pública. Las grandes decisiones y su traducción jurídico-financiera se toman en instancias fuera del control de la soberanía popular como son la Banca central independiente de los poderes públicos, la banca comercial y de inversión y agencias de rating, las grandes cámaras de compensación de deuda internacional – Clearing o el sistema SWIFT-, el Banco Internacional de Pagos y el conjunto de las infraestructuras neoliberales al margen de los parlamentos como son la OMC, el FMI, el Banco Mundial y las densas redes legales formadas por tratados de libre comercio, acuerdos de protección de inversores, acuerdos de propiedad intelectual y tribunales de arbitraje internacional. El efecto de estas instancias es aislar el juego económico de la toma de decisiones democráticas y mantener a distancia de las lógicas estatales soberanas un espacio autónomo para la valorización del capital a escala mundial (*5).

En ese momento tan delicado de la civilización, cuando el neoliberalismo como último suspiro del capitalismo escarba en los lugares más recónditos del planeta y como sanguijuela deja sin sangre al cuerpo que sostiene sus ganancias reales, es cuando interviene la Banca central con la máquina de creación de «dinero nuevo» no sólo para sustentar el relato del crecimiento infinito sino para asegurar sobre todo las condiciones de reproducción de las clases dominantes.

2ª parte

Image

El dinero del BCE: apagando el infierno capitalista o «el socialismo» de los ricos

Si la función de la Banca central como institución nacida en Inglaterra ha sido principalmente el control de la inflación, la actual crisis cronificada desde el 2007 ha redefinido su papel histórico pues ha inundado con su dinero fuertemasa monetaria o dinero en circulación– a la banca y a las grandes corporaciones poniendo en solfa uno de los dogmas académicos más asentados desde la república de Weimar. Claro esta, mientras la Deuda global engendrada entorno a los negocios financieros de las élites globales y el océano de liquidez creado por los bancos centrales – como bálsamo de la contabilidad creaativa- circula en las alturas sólo ha habido inflación de activos financieros creando – en una mala comparación – una república socialista del 1% en la burbuja financiera.

Pero la hipótesis de este documento es que esa Insula Barataria, no ha sido creada como paraíso de los ricos para hacerse aún más ricos, que también, sino que ese es el instrumento elegido para apoderarse de los principales recursos naturales que aseguren la reproducción de las élites globales en el colapso civilizatorio, como desmoronamiento, marcado por el fin de la energía barata, como el cáncer que vive y mata el cuerpo que lo alimenta, esparciendo el veneno de la Necropolítica y la inflación en un cuerpo económico moribundo que aún se muestra como anecdotario en las pantallas.

Las soluciones mágicas en el Banco Central Europeo

Por su proximidad a los lectores que van a leer este documento nos vamos a centrar en el Banco Central Europeo -BCE- y el cercano euro para explicar el papel de la nueva Banca central del capitalismo sin bancarrotas. De hecho, los bancos centrales de las principales economías capitalistas han seguido prácticamente la misma pauta con ligeras variaciones.

Como todos los bancos centrales del capitalismo globalizado el BCE cumple su papel en la implementación de las medidas tendentes a posicionar al «imperialismo europeo» en medio del actual cataclismo mundial que provocará con toda seguridad una reconfiguración geopolítica en un momento donde no está claro que el problema principal sea solamente la dislocación de las cadenas de suministro o la escasez cada vez más evidente de materias primas en un planeta que se ha quedado pequeño.

En ese escenario la Unión Europea tiene la suficiente entidad económica como para que su banco central implemente las soluciones mágicas de las élites globales basadas en tres ejes o medidas monetarias:

  • los tipos bajo cero y las barras libres de financiación a plazo más largo (TLTRO),
  • la impresión de dinero de la nada, sin respaldo, para comprar a la banca y grandes corporaciones cuantas emisiones de deuda titulizada internacional sean necesarias para financiar sus grandes proyectos con un océano de liquidez,
  • a lo que se suma la compra de deuda pública a la Banca en los mercados de capitales.

Un punto y aparte es la emisión de eurobonos verdes de la Unión Europea y venta en los mercados de capitales para financiar los fondos del Plan europeo de recuperación del COVID hasta los aproximadamente 800.000 millones de euros con rentabilidades cercanas al 0%. No es el Banco Central Europeo quién financia a la Comisión Europea sino que los fondos NextGeneration se monetizan al vender los bonos a los llamados inversores institucionales, principalmente bancos o fondos de inversión.

A su vez, con los tipos de interés bajo cero, lo que consiguen es que el BCE deba pagar por prestar dinero a la Banca privada mientras esta, a la sociedad que parasita, le exige intereses usureros de hasta dos dígitos, cuando en su balance crea sus propios euros de curso legal para préstamos personales o hipotecarios, al consumo, a empresas, tarjetas de crédito, seguros de toda clase, etc. Posteriormente, muchos de esos créditos, formaran parte de emisiones de deudatitulizaciones o títulos valor – que junto a la deuda pública la banca vende a «los inversores«. La banca privada vive así en un paraíso monetario en el que no viven el resto de mortales.

La financiación de los Estados en el neoliberalismo

Los Estados para financiar su gasto se ven obligados, por el Tratado de Maastrich, a vender los títulos de deuda pública en los mercados de renta fija donde principalmente la banca los compra. La deuda pública de España, Francia o Alemania se vuelve así un activo en el balance bancario que sirve sobre todo para sus transacciones bilaterales con el Banco Central europeo. Por arte de magia contable, los títulos de deuda soberana se convierten en activos de primera calidad en los balances bancarios con lo que ganan solvencia y liquidez.

Este mecanismo perverso hace que por su propia debilidad los países del Sur europeo y también las repúblicas bananeras deben endeudarse esperando que la banca privada y otros inversores compren su deuda a cambio de pagarles un interés más elevado para obtener euros o dólares necesarios para sus transacciones. Esa es la crisis del euro en la década pasada que obligó al BCE a dar un paso decisivo, no exento de crisis política, cuando se ve obligado a comprar a la banca privada esos títulos de deuda pública, mutualizando los riesgos, para evitar la bancarrota en cadena de la banca del Norte en la crisis de deuda pública iniciada en el Sur europeo por la asfixia financiera que golpeó especialmente Grecia y España. Aunque ya hay quién defiende que lo ocurrido estos años acercan a EE.UU y los países de la OCDE más de lo que parece a una república bananera.

La financiación de la Banca y las grandes corporaciones

Al igual que los Estados, la banca y las grandes corporaciones europeas también emiten enormes cantidades de títulos de deuda – titulización- para financiar sus actividades que compran inversores institucionales -como fondos de pensiones y la banca de inversión-. La titulización bancaria es el proceso de agrupación de activos poco líquidos (como una vivienda) en un título de renta fija o variable más líquido, donde el banco transfiere el riesgo de crédito a los inversores a cambio de un cupón o interés. Los bancos y corporaciones obtienen liquidez y también solvencia al trasferir el riesgo. Estas entidades titulizan deuda hipotecaria, leasing, arrendamientos y cualquier crédito o derecho de cobro sobre contratos escritos que sean transferibles como infraestructuras, futuros, seguros, etc.

Ese negocio junto a las emisiones de deuda corporativa hicieron aguas especialmente desde la crisis del 2007 pues adquirieron riesgos crecientes pues los préstamos que las sustentan viven un una economía real sin solvencia. Este contexto que dura más de una década, se ha visto ahora agravado por una economía congelada por la pandemia, donde el papel de la Banca central y del BCE ha sido clave para salvar la contabilidad creativa financiera al comprar cuantas emisiones de deuda fuera necesaria. Como se puede ver en la imagen de la izquierda en nuestro país la Banca ya antes del 2007 escribía en las escrituras de los fondos de titulización hipotecaria que estos podían ser usados de colateral en sus operaciones con el BCE o EuroSistema. O sea, las hipotecas se concedían, incluso con riesgo, sabiendo que el BCE aceptaría los bonos titulizados como colateral.

Una inyección infinita de liquidez para la banca y las grandes corporaciones

Las medidas de facilitación monetaria anteriores no bastaron para estabilizar la crisis financiera del 2007 que arrastró a la quiebra a centenares de entidades financieras empezando por Lehman Brothers por lo que en el 2008 en EE.UU y en 2015 en Europa los bancos centrales inician una inyección masiva de dinero nuevo a las entidades financieras y en menor medida a las corporaciones usando el pintoresco nombre de Expansión cuantitativa -QE-.

Con la -QE- el BCE compra toda clase de deuda por encima del nivel de bono basura ( principalmente deuda pública, deuda bancaria y corporativa) a cambio de liquidez que inunda los balances bancarios y corporativas con el supuesto objetivo de que el crédito fluya a una economía en depresión o en congelación por la pandemia. Esa falacia repetida hasta la saciedad por los mass-media ha chocado con una economía real sin solvencia (dejando aparte los tipos de interés usureros que se cobraban) provocando inflación de los activos financieros e inmobiliarios. Por ello se han vertido críticas muy duras porqué las medidas de política monetaria del BCE han acabado en el llamado capitalismo de amiguetes: recompras de acciones, los índices bursátiles en máximos históricos, la vivienda por las nubes y las entidades repartiendo dividendos mientras el paro, las quiebras, ERES y ERTOS son el día a día de los de abajo.

Con la Expansión Cuantitativa -QE- de la masa monetaria el Banco Central europeo se ha convertido en el más activo y principal inversor en deuda soberana y de aquellos bonos de deuda bancaria o corporativa que el mercado no logra digerir. Hablamos de cifras mareantes en la impresión de dinero nuevo que ha adquirido aquella deuda cuadriplicando el balance de activos del BCE en sólo una década hasta los 8,4 billones de euros de que suponen el 81% del PIB de la U.E. (*6). Es una cantidad de dinero ridícula comparada con la Deuda global analizada, que supera los 250 billones de €, pero al ser dinero nuevo de banco central realiza un servicio incalculable en los balances bancarios y de las grandes corporaciones.

En todo esto la Reserva Federal de los EE.UU no va a la zaga pues su balance general representa cerca del 40% del PIB estadounidense. En 2020 realizaba compras de papel – bonos- mensualmente por valor de 120.000 millones de dólares. El dilema de la crisis financiera no es sólo que la infinita emisión de dinero bancario y de la banca central haya roto la capacidad del «mercado» y del dinero como unidad de cuenta y fijación de precios en el mercado. El problema es que no ha vuelta atrás en la QE. Reducir el balance de los bancos centrales, o sea, drenar la liquidez o amortizar la deuda bancaria y soberana llevaría a la quiebra al sistema financiero que se ha vuelto dependiente de la QE. En otras palabras, la emisión infinita de dinero nuevo se ha convertido en un fin en si mismo con todas las consecuencias terribles que veremos para el 99% de la humanidad.

El núcleo duro del poder financiero

El control en los mercados de capitales de todas esas operaciones de compra-venta de emisiones de bonos bancarios, corporativos y deuda pública se realiza a través de TARGET2-Securities (T2S), plataforma única paneuropea, propiedad del Eurosistema -BCE-, que facilita la liquidación centralizada en dinero de banco central de las operaciones de valores. TARGET2-Securities está gestionado por los Depositarios Centrales de Valores -DCV-, que son empresas totalmente privadas accionariales cuyas bases de datos de clientes- opacas y confidenciales- no son accesibles a la ciudadanía ni al Parlamento europeo. Estas empresas privadas de clearing, tienen nombres como IberClear en España (nacida de Banca March ligada al golpe de estado de Franco aunque hoy de propiedad suiza), que opera dentro del sistema T2S con otras plataformas europeas como EuroClear (con sede en Bélgica) o Clearstream (de Deutsche Börse con sede en Luxemburgo, paraiso fiscal) y otras ligadas a la banca de inversión europeas o internacionales como Eurex Clearing, CME Clearing Europe, ICE Clearing de las que es difícil escapar en el mundillo de las transacciones financieras globales y de problemas con el fisco y la justicia que siempre arrastran.

TARGET2-Securities del BCE funciona como una institución pero en realidad maquilla el expolio financiero privado con una pátina de honorabilidad institucional que no tiene. Nos encontramos pues ante un negocio privado de generación de deuda del puro humo que se integra en una supuesta «estructura pública» avalada por el Banco Central Europeo. Por lo tanto, este sistema ligado a nuestra banca central supuso un avance fundamental en la creación de un mercado único de valores con una consanguinidad directa de intereses privados y públicos, al margen del escrutinio democrático, del control ciudadano subordinando este al interés privado de esas élites.

Las plataformas de clearing son como la memoria del capitalismo financiero pues centralizan la venta, compra y liquidación de valores financieros sean acciones, deudas (bonos, obligaciones…) o derivados (futuros, swap… ). Es el corazón del Sistema gestionado por empresas privadas que mueven cantidades ingentes de dinero y, por tanto, un centro de control geopolítico. desde el que se pueden enviar señales para la extorsión financiera o militar donde se ponga en peligro sus intereses. En 2019 solo Euroclear basada en Bruselas ( y fundada por la banca de inversión J.P.Morgan) tuvo 239 millones de transacciones de valores establecidas equivalente a 837 billones con b de euros que es 10 veces el PIB mundial (*7).

En la trastienda del capitalismo -sin infierno

En el capitalismo de amiguetes en que han convertido las políticas monetarias los mejores apaños se arreglan en la trastienda. Decimos trastienda en el sentido que el 99% de la población desconoce que significa que el BCE o un Banco central compre bonos de un banco o una corporación – emisor-. Y eso que hablamos de la banca regulada y no de la de inversión. Cuando el BCE compra esos bonos, la demanda de los mismos aumenta por lo que el emisor de esa deuda no sólo obtiene el dinero que necesita para cubrir la emisión sino que al incrementar su precio aún puede percibir más. Pero además obtiene otro efecto positivo, y es que se paga menos interés por el mismo (*8). En el discurso oficial del BCE en su web, la compra de bonos en mano de los bancos reduce el tipo de interés, supuestamente en general. para la economía y los ciudadanos lo que redunda en la Marcha triunfante del Progreso Infinito como muestra esta presentación:

La magia monetaria del BCE: los efectos de la expansión cuantitativa

La realidad es que la QE es beneficiosa para la banca privada pero también para las grandes corporaciones europeas ya que a la economía y a los ciudadanos le llegan las tenues políticas de un neoliberalismo compasivo vergonzante comparando por lo recibido por las élites. Funcas en su análisis ya del 2015 explica muy bien los efectos de la QE que aseguran rentabilidad a la banca, incitan al riesgo asegurado por el salto con red del programa Public Sector Purchase Programme (PSPP) de compra de bonos soberanos (*9):

En definitiva, con la compra masiva de bonos el BCE ha provocado inicialmente una bajada en la rentabilidad de los títulos de deuda más seguros, incrementando al mismo tiempo la liquidez de los bancos. Las entidades financieras logran beneficios en la operación, ya que compraron esos bonos –en muchos casos, con dinero prestado por el propio Banco Central– más baratos. El resultado final se concreta en el hecho de que el conjunto de las entidades financieras tienen más dinero disponible, más estímulos a apostar por activos con más riesgo, con mayor rentabilidad, ya se trate de títulos de deuda emitidos por empresas o de una mayor concesión de préstamos a empresas y familias. Y ello a pesar del elevado peso de la financiación bancaria frente al mercado en Europa.

Fundación de las Cajas de Ahorro -FUNCAS- El nuevo programa Public Sector Purchase Programme del BCE y su incidencia en los mercados financieros europeos- página 9

A 17 de diciembre del 2021 la base monetaria del Eurosistema se encontraba en más de 6 billones de euros y el reparto de la cartera de valores en el Estado financiero consolidado del Eurosistema mostraba las partidas de compras que agraciaban a los amigotes de la banca y las grandes corporaciones en menor medida en esta tabla (*10):

Estado financiero consolidado del Eurosistema a 17 de diciembre de 2021———–
Carteras de valores de política monetariaValor reportado a 17-12-2021
Programa 1 de compra de bonos garantizados (por hipotecas)400.000.000 euros
Programa de los mercados de valores6.500.000.000 euros
Programa 2 de compra de bonos garantizados (por hipotecas)2.400.000.000 euros
Programa 3 de compra de bonos garantizados (por hipotecas)298.500.000.000 euros
Programa de compra de valores respaldados por activos29.000.000.000 euros
Programa de compras del sector público2.489.400.000.000 euros
Programa de compras del sector empresarial (CSPP)309.900.000.000 euros
Programa de compras de emergencia para la pandemia (PEPP)1.577.600.000.000 euros
TOTAL4.713.700.000.000 euros
Fuente: https://www.ecb.europa.eu (* 9)

La tabla permite ver que el BCE ha comprado a la banca bonos soberanos – deuda pública- por valor de casi 2,5 billones de euros lo que ha permitido que los países más endeudados paguen poco diferencial de interés. A esa deuda en el activo del BCE hay que sumar los valores hipotecarios de la Banca que superan los 300.000 millones que suelen ser emisiones de titulización de cédulas hipotecarias que es la antítesis de los parques públicos de alquiler asequible. No vamos a tratar el programa de compras de emergencia por la pandemia pues alargaría mucho el análisis del documento.

Los beneficios de la QE del BCE se extienden con el programa Corporate Sector Purchase Programme – CSPP- hasta las grandes corporaciones comprando los bonos de sus emisiones de deuda internacional desde el 2016. En la tabla de adquisiciones del CSPP se puede ver la cifra en 2021 de 309 mil millones de euros. Aquí el apaño de trastienda, consiste que cuando una gran corporación europea recibe financiación directa del BCE, los tipos de interés que paga por sus bonos se acercan a cero lo que redunda sobre todo en poder de compra por financiación ilimitada, lo que permite eliminar la competencia en el sector productivo o de servicios donde opera lo que redunda en mejorar aún más las expectativas de ganancias. Ese es el privilegio que da a los grandes estar en el euro con toda la carga de matón en un planeta de matones.

Diputados, senadores y reguladores al servicio de la banca comercial y de inversión

Lo que explicamos lo podemos ver a nivel local. La financiación de las corporaciones del IBEX35 necesita de la implicación del BCE, del Banco de España, del Ministerio de Hacienda y de Economía, Bolsas y Mercados Españoles- BME– y de la Comisión Nacional del Mercado de Valores –CNMV– en este capitalismo de amiguetes. La magnitud sería de escándalo público, pero se evita por la eficacísima capacidad de los medios de comunicación de mantener en la ignorancia a la población y por la activa complicidad de los títeres de derecha e izquierda del Congreso de los Diputados que colaboran en la ceguera colectiva.

Para el caso de nuestro país, el Banco de España junto al BCE, a través de los programas de QE, garantizan que la deuda emitida por las corporaciones españolas (cerca de 100.000 millones en 2020) tenga asegurado el 40% de la demanda por parte de las autoridades monetarias europeas y españolas. El rotativo Cinco Días reconoce que esta operativa sui generis no está escrita en ningún lado (*11), pero la realidad es que el BCE garantiza la compra de las emisiones de deuda, por encima del nivel de bono basura, del elenco de corporaciones del IBEX35 favorecidas en el programa CSPP. Lo explica así de ufano Fernando García, director de mercado de capitales del banco francés Société Générale:

«El BCE está realizando una labor excepcional. Siempre han de cumplirse las condiciones que marcan los programas, pero es un comprador firme, siempre está ahí con un 40% de las órdenes. Otra cuestión es el papel que finalmente se quede, que varía en función de la demanda total. Pero en muchas ocasiones su posición es clave y es el mayor comprador en empresas que no han atraído mucha demanda», si bien lo habitual es que -el BCE- se sitúe al mismo nivel que los grandes compradores de bonos en Europa, como Pimco o BlackRock. Para el importe colocado por empresas españolas, la demanda del BCE se ha situado en el entorno de los 5.000 millones.

El colchón de la demanda incondicional del BCE además se modifica si se amplía el volumen de la emisión. Si se abren libros para captar 500 millones, de entrada estará dispuesto a comprar hasta 200 millones. Pero si el emisor eleva la colocación hasta 1.000 millones el organismo que pilota Christine Lagarde subirá su apuesta a 400 millones, explican fuentes del mercado. «No falla. Su red está siempre«, explica otro directivo de mercado de capitales de un banco español. Otra cuestión es la cuantía que finalmente acabe comprando. Esto dependerá en última instancia del emisor.

El manual de instrucciones para la compra de deuda empresarial solo indica que el BCE nunca podrá tener más del 70% de un bono determinado – emisión-. No concreta más. Si antes del programa antipandemia el porcentaje de participación era más indeterminado, ahora es una constante.

Fernando García, director de mercado de capitales del banco francés

Fuera de pantallas, se pierde el miedo a decir la verdad pues el Director del mercado de capitales de Société Générale pone al mismo nivel al BCE con PIMCO y Blackrock que hoy representan los fondos más poderosos de la banca de inversión americana. Es una muestra más del grado de comunión entre intereses públicos y privados en el EuroSistema totalmente al margen de cualquier Parlamento. Con esta arma de dinero asegurado, intereses mínimos y salto al vacío con red se destruye la competencia, el tejido productivo, y se pueden saquear los escasos recursos naturales, hasta los lugares más recónditos del planeta, después de siglos de extractivismo salvaje. Así se consolida el capitalismo de las grandes corporaciones financieras e industriales que es la antítesis del libre mercado que predican.

El Banco de España sugiere las emisiones de deuda corporativa que hay que comprar a sus amigos del IBEX35

En un trabajo que hemos documentado desde nuestra entidad un total de 19 corporaciones del IBEX35 son las agraciadas por las compras que el BdE hace en nombre del BCE en sus programas de Expansión monetaria o QE (*12). Semana a semana el banco de España indica al EuroSistema el número de emisiones candidatas que el día 27 de noviembre del 2020 eran un total de 125 emisiones o Euronotes.

Por emisiones de deuda destaca Telefónica SAU a la cabeza con 20 emisiones de deuda internacionales (EuroNotes) pero es el sector energético (petroleras y gasistas) el que tiene el mayor número de emisiones en total (38 emisiones de deuda) por valor de 17.500 millones de euros. El BCE puede llegar a comprar hasta el 70% de una emisión de deuda de la lista inferior. Las emisiones de deuda del sector energético español son ni nada más ni nada menos que 5 veces el presupuesto de una ciudad como Barcelona o el 75% del presupuesto de la Generalitat para 7 millones de catalanes. Nuestro estudio de la lista de valores disponibles para préstamo en la QE la pueden ver aquí:

Lista completa de emisiones de deuda internacional de corporaciones españolas por invitación del Banco de España (*13)

Hay que considerar que en las empresas del IBEX35 la banca española es accionista, a veces mayoritario, pero a su vez Blackrock, el gestor de fondos de EE.UU. ya es accionista principal en los 4 grandes : BBVA, Santander, La Caixa y Sabadell. El Eurosistema ni el BdE informan a los Parlamento europeo o español ni pide permiso para decidir que conglomerado industrial recibe el maná monetario. Es opaco pues si fuera público sería un escándalo. La opacidad y el mercadeo de la colaboración público-privada en la burocracia de Bruselas llega hasta declaraciones de la Comisión Europea realizadas estos días de considerar como energía verde al gas, «natural» por supuesto, y la energía nuclear en las postrimerías de la economía de las energías no renovables.

Pero lo es menos cuando miramos a que amigos favorecen las palabras de la Comisaria Ursula von der Leyen que en el caso español se corresponde con las enormes emisiones de deuda de las petroleras y gasistas de nuestro país. La suma de las emisiones de gasistas y petroleras invitadas a participar por el BdE del programa CSPP de la QE del BCE representa casi el 20% del total de emisiones internacionales donde la palma se la lleva Naturgy con un 60% cuyos principales accionistas son La Caixa, CVC Capital Partners con sede en paraísos como la City y Luxemburgo y Global Infrastructure Partners (GIP) es una multinacional con sede en Nueva York especializa en inversiones de grandes infraestructuras de energía. Por cierto Naturgy emite toda la deuda desde Naturgy BV en Amsterdam (*14).

La mayor parte de las emisiones de las empresas españolas se realiza desde paraísos fiscales como Irlanda, Luxemburgo o Holanda. Por lo tanto, el BCE y el BdE participan así en «el mercadeo pirata«, comprando y asegurando la rentabilidad de las emisiones de deuda de nuestras corporaciones, gracias al «filibusterismo fiscal». La implicación de los reguladores españoles (CNMV, BME, Ministerio de Hacienda o de Economía) en ese «laissez passer» sería un nuevo escándalo ahora que el BCE invita a las empresas a financiarse en los mercados de deuda corporativa. Por ello, los reguladores españoles se han visto obligados a negociar para que nuestras patrias empresas dejen de emitir desde paraísos fiscales y lo hagan en casa. El rotativo Cinco Días informa que tal trapacería se hace sobre la base de laminar las inspecciones, la obligación de emitir informes y la promesa de Bolsas y Mercados Españoles- BME, ahora controlada por los suizos de SIX- de reducir costes (*15).

Todo un compendio de trato de favores y conflicto de intereses entre la política y las finanzas que dejan al Congreso de los Diputados como uno de los lugares donde se negocian las leyes con la «Isla Pirata«, cambiando la españolísima Ley de Sociedades de Capital para adaptarla a las necesidades del Capitán Garfio. La degradación de la vida política con los tratos de favor de la colaboración público-privada y la política monetaria acercan a las llamadas democracias occidentales cada vez más a la categoría de «Estados fallidos» en la medida que la Soberanía popular es sustituida por los conflictos de intereses privados y eso acerca aún más «al Colapso«. El papel de los Estados en la pandemia han acabado de matar lo que quedaba de la res pública con conflictos de intereses entre los conglomerados farmacéuticos y la coerción tecno-sanitaria de las poblaciones.

3ª parte

La Necropolítica y el Ecocidio como anecdotario de los telediarios

Recapitulando podemos decir que el apoyo de las políticas monetarias de los bancos centrales a este capitalismo de amigos no tiene que ver con las consecuencias más visibles de las que hablan las pantallas como la avaricia en los máximos de las bolsas de valores o la recompra de acciones, aunque siempre se gana economía de escala. Hay algo más profundo también que el posicionamiento en la competencia interimperialista entre EE.UU. y China o el propio espacio que busca Europa en un planeta que colapsa bajo el cáncer civilizatorio del capital. Con una economía exhausta que escarba en los límites planetarios aquella política monetaria busca asegurar la reproducción de las élites a través de la eliminación de la competencia a las grandes corporaciones financieras e industriales lo que garantice el acceso ilimitado a los recursos naturales de los «Estados fallidos» donde campa a sus anchas la necropolítica y el Ecocidio contra la Biosfera. Los pueblos, las personas, los seres vivos, los recursos naturales y ecosistemas son cosificados- cosas- en los mercados por la emisión de moneda en las impresoras imperiales.

Image

Esta seria la hipótesis aunque hay muchas variables que no caben por un problema de espacio. Mientras el discurso oficial sobre los problemas de la vuelta a la senda del crecimiento se reduce a cuellos de botella, los síntomas de la degradación ambiental, económica y social se recrudecen por doquier. La misma Comisión Europea reconoce el grave problema del acceso a los recursos y busca posicionarse globalmente con un Plan de acción sobre materias primas fundamentales en competencia con las otras potencias globales. La creación de una Alianza Europea de Materias Primas se centrará en las cadenas de valor de las tierras raras y el material magnético vital para la mayoría de los ecosistemas industriales de la UE, como las energías renovables, la defensa y el espacio (*16).

La Transición a una economía «verde por supuestísimo» se va a hacer con los recursos naturales de los otros. Los ejércitos y la lucha antiyihadista en Oriente Medio de EE.UU y junto a los países europeos en el Sahel y el Magreb tienen mucho a ver con esta política militar de pillaje financiada con las impresoras monetarias de la Banca de los países centrales del Capital. Un magnífico exponente de como casan las necesidades imperiosas del imperio y los recursos naturales para satisfacerlas, manteniendo narcotizadas por el consumo a las metrópolis.

El mapamundi de la Alianza Europea de Materias Primas es tan hipócrita y políticamente correcto que esconde los países donde se comenten expolios, matanzas, golpes de Estado o envenenamientos masivos de niños. Basta con observar la ausencia de Bolivia y su litio, del petróleo de Venezuela o del papel de Francia con la extracción de uranio en Niger y el envenenamiento masivo de su medio natural, o el gas de Argelia, ex-colonia francesa.

Por eso, muchos acontecimientos relativos a esta lucha por la sobrevivencia se convierten en anecdotarios de los telediarios para mantener a la ciudadanía encaramelada en el progreso social y tecnológico mientras el caos y la desertificación se apoderan de la mayor parte del planeta. En la medida que los océanos de liquidez financiera para salvar a los amigotes se filtran por los intersticios de la economía, las cadenas de producción y los mercados de futuros de la banca de inversión reaparece la tan temida inflación a cuotas no vistas en décadas aunque también los problemas de escasez comienzan a golpear la metrópolis porqué las élites globales no van a reconocer que al PIB se le deben restar los costes ambientales de un modelo suicida contra la Biosfera. Es la crisis del dinero como unidad de cuenta en la Biosfera.

Los alimentos de la humanidad

China suspende la exportación de fertilizantes en un mercado escaso.

El planificador estatal de China anunció que algunas de las principales compañías de fertilizantes del gigante asiático suspenderían temporalmente las exportaciones para asegurar el suministro en el mercado interno.

La FAO ha indicado que el aumento de los insumos para producir alimentos para la humanidad ha llevado a máximos de una década los precios de los alimentos y lo peor está por llegar pues la estructura de precios en mercados controlados por los intermediarios provoca el cierre de producciones agrícolas que no pueden asumir los costes y trasladarlos al consumidor. Que no suba el precio momentáneamente es a costa de la destrucción de las pequeñas explotaciones y la ruina de agricultores. En Catalunya, la mitad de explotaciones de producción de leche de vaca han cerrado a causa que no pueden asumir más costes pues las grandes cadenas de distribución imponen precios que significan la ruina en caso de continuar o el cierre. Los ejemplos serían por doquier pues cualquier intento de mantener redes de distribución locales topa con una competencia desmesurada que arruina cualquier negocio.

El precio de los insumos agropecuarios se centran en los fertilizantes, el gasoil y los forrajes de las explotaciones ganaderas. Todos están al alza imparable y hay escasez que se achaca a la ruptura de las cadenas de suministro mundiales. Pero China, el principal fabricante de fertilizantes, ha suspendido la exportación de los mismos para asegurar sus necesidades locales(*17).

Igualmente la desertificación acelerada del planeta está acabando con la producción de forrajes para la industria ganadera que suministra a las fábricas de carne procesada cuyo consumo desaforado en Occidente se ha vuelto insostenible desde todos los puntos de vista.

El gasoil que lo mueve todo como síntoma del declive

El gasoil es como la sangre en el sistema de transportes y producción de la actual civilización. No tiene sustituto para el transporte pesado. La FAO ya ha indicado que es uno de los elementos centrales del encarecimiento de los alimentos. La producción de gasoil según los expertos está cayendo más allá del 10% aceleradamente no sólo en las refinerías sino en los yacimientos que dan el petróleo o gas más barato para producirlo.

No es alarmismo. Estados Unidos se ha tragado su beligerancia verbal con su enemigo histórico de la URSS comprando cuatro superpetroleros cargados de gasoil para abastecer las gasolineras que en algunos estados de la Unión racionan el gasoil (*18). Los ecos de la escasez también lo son las colas delante de las gasolineras durante semanas en todo el Líbano y las que se produjeron en el Reino Unido de las que ya no se habla achacadas a la falta de conductores.

La energía desluce el discurso triunfante del crecimiento infinito

No vamos a tratar lo que para algunos es la evidencia que el acceso a combustibles fósiles y no renovables como el uranio baratos se está acabando en una civilización drogada en esa energía. Vamos a ver algunos síntomas muy preocupantes de las interacciones entre los recursos energéticos y las consecuencias de las políticas monetarias de los bancos de las economías centrales del capitalismo global.

En Inglaterra se prepara la creación posiblemente de un banco malo de comercializadoras de energía eléctrica pues la subida imparable de materias primas ha provocado la quiebra de innumerables empresas creadas entorno a su reventa lo que en realidad es una nacionalización. Lo que en realidad se nacionaliza son los hogares consumidores pues hay a miles que se han quedado sin suministro a causa que las comercialízadoras no pueden honorar el contrato subscrito. El mercado británico, como en España, está regulado por el Ofgem por lo que los precios a los que las comercializadoras han de pagar a los productores no los pueden asumir. Dicho de otra manera, esos hogares caerían en la pobreza energética si los precios fueran libres por lo que el Gobierno británico al asumir los costes, hasta hoy, traslada al Bank of England (BoE) la emisión de dinero nuevo para pagar lo que retroalimenta la inflación. Los únicos beneficiarios son las grandes corporaciones que se quedan con todo el mercado. Es el cáncer que destruye el cuerpo que lo alimenta.

La privatización neoliberal de las infraestructuras del suministro de energía de la que en nuestro país tenemos mucho que explicar ha exacerbado los problemas de suministro y comercialización de energía eléctrica como vemos. Uno de los primeros problemas de la política monetaria que favorece las grandes corporaciones han sido los múltiples proyectos de energías renovables que han provocado la oposición de los territorios y plataformas locales al verse invadidos por megaproyectos que sobre todo destruyen los suelos más fértiles sin siquiera discutirlos con la gente que los va a sufrir. El cáncer que destruye el cuerpo que lo alimenta. La expansión cuantitativa del BCE tiene mucho a ver con las emisiones de deuda titulizada internacional de la tabla anterior de eléctricas, gasistas y petroleras. Next GenerationEU está detrás de todo ello.

Naturgy empresa española distribuidora y comercializadora de energía eléctrica, de la que hemos hablado, acaba de sacar al mercado la «Tarifa Compromiso» que garantiza un precio del KwHora hasta un 75% mas barato, cuesta casi una cuarta parte. Hoy día 8 de enero del 2022 el KwHora de la Tarifa regulada en España a las 18h se situaba en 0,42283 €/kWh. La tarifa Naturgy Compromiso mantiene el precio fijo a 0,159509 €/kWh durante 2 años sin permanencia. En el lado contrario, la famosa Cooperativa Som Energía, enviaba una carta a sus socios esta semana de enero del 2022, que bajo el título de «Nuevas medidas para hacer frente a las tensiones actuales del mercado energético» decía (*19):

Las razones son múltiples y diversas, desde las tensiones geopolíticas globales del mercado gasístico o el precio de cotización de los derechos de emisión de CO₂ hasta otros elementos especulativos e interesados. Todo esto puede concluir con una reconcentración de poder en las grandes compañías, que tienen mucha más capacidad y medios para hacer frente a una situación inesperada como la actual.…… Si hace poco preveíamos precios en el mercado de 250 €/MWh, siete veces más altos que hace un año, ahora ya trabajamos en el escenario de los 400 €/MWh, con la tensión que ello conllevará a la tesorería de la cooperativa.

Som Energia Cooperativa

La destrucción creativa del PIB como medida adulterada que no resta los costes ambientales

Según la escuela liberal austríaca de pensamiento económico, el proceso de destrucción creativa de Naturgy sobre compañías cooperativas como Som Energia que produce y comercializa energía verde y muchas otras comercializadoras a escala local estaría justificado como está pasando en Inglaterra y seguramente en otros muchos lugares donde la venta de energía eléctrica sigue criterios estrictamente neoliberales. Pero no es un proceso de destrucción creativa sino de capitalismo sin infierno… para algunos.

Tampoco hay más Estado aquí como cuando alguna izquierda justifica las medidas de coerción social tecno-sanitaria frente al liberalismo. Naturgy que emite deuda internacional desde Holanda, paraíso fiscal en procesos financieros de este calibre, está agraciada con la política monetaria del BCE que asegura con los programas de compra de bonos corporativos que la financiación de esa compañía tiende a cero en los mercados de capitales mientras la competencia va a la bancarrota. No sólo eso, controla el proceso de producción y se ve beneficiada también porque puede controlar a través del gas, a precio de oro, las centrales de ciclo combinado que estabilizan la red eléctrica española y europea.

Los ejemplos de la destrucción creativa del necrocapitalismo que adultera el cálculo del PIB para no restar los costes ambientales que producirían pérdidas y las políticas monetarias como coadyugantes de las trampas contables las podemos encontrar por doquier en toda la geografía planetaria.

Image

Los costes ambientales de las empresas de producción de soja no se restan en el PIB de países que son sus principales productores. La soja está produciendo la deforestación de biotopos únicos en Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina y la desertificación acelerada y la sequía cada vez más acentuada. Esta materia está acelerando su precio por las malas cosechas y está poniendo en la picota la industria cárnica de Catalunya especializada en el cerdo del que ya hay más animales que personas en la autonomía catalana. Una industria que luego exporta a China y otros países europeos.

Un interactivo del rotativo catalán Ara,» Vidas rotas por la soja que alimenta nuestro puercos» (*19), muestra las complejas y frágiles cadenas de suministro que el capitalismo ha montado en la globalización y cómo estas destruyen vidas y ecosistemas únicos en el Cerrado Brasileño donde 95 millones de hectáreas han sido desforestadas para producir soja. Una parte de esta llega a Catalunya para alimentar una cabaña de casi 8 millones de cerdos que para producirla se necesitaría el 40% de la superficie cultivable catalana. El control de todo el proceso de la soja lo tienen dos multinacionales de la agroindustria de EE.UU: Cargill y Bunge y el mercado de futuros de Chicago especialización de la banca de inversión detrás de la cual está la todopoderosa Reserva Federal. No es cualquier cosa pues la soja es la candidata como biodiésel a sustituir el diésel obtenido del petróleo cuya producción histórica decae a ritmos de vértigo como hemos explicado anteriormente,

A modo de conclusión

El documento intenta en un espacio pequeño relatar y unir las complejas tramas del capitalismo desquiciado (*20) del sistema financiero y los sectores económicos que está llevando el planeta azul –Gaia– a una catástrofe ambiental que se llevará por delante la misma civilización que la ha producido, demasiado compleja para comprender en los parámetros de la contabilidad monetaria lo que está sucediendo en el caos instalado. En definitiva, la Deuda global, la acumulación de capital y el imperio del dólar como medio de pago mundializado ha sido directamente proporcional al acceso a una energía barata que se acaba. No puede haber un Cuerpo Imperial fotovoltaico de Marines. Sin energía barata se desmorona el edificio financiero y de acumulación primaria de plusvalía del trabajo. Pero el futuro sin alternativa será peor y ellos lo saben y están actuando.

Salva TORRES, asociación por el Alquiler Público y Asequible (Barcelona)

8 de enero del 2022

Doy las gracias a las revisiones del documento realizadas por y Josep Cabayol y Alfredo Apilánez – (*21).


Notas.

  1. Wikipedia, Ecocidio.
  2. Financial Stability Board (FSB), Informe «Global Shadow Banking Monitoring», 2015. Tipo de cambio: 1,21410 USD/EUR.
  3. Trampantojos y embelecos, El dinero en la pandemia: rescate financiero versus “rescate” social.
  4. La Jornada, El mito de la independencia del banco central.
  5. viento sur, La segunda muerte del neoliberalismo.
  6. Vozpopuli.com, El balance del BCE supone ya el 63% del PIB de la Eurozona.
  7. Europapress, Euroclear registra otro año récord. En el 2019 Euroclear basada en Bruselas tuvo 239 millones de transacciones establecidas equivalente a 837 billones de euros por valor. El sistema es lo suficientemente corrupto si leemos los artículos que hemos publicado sobre esta empresa: ¿ Por dónde pasa el dinero de las transferencias internacionales? clearing en el control geopolítico global (parte-I) y ¿Qué es Euroclear? la empresa que mantiene secuestrado dinero venezolano – clearing en el control geopolítico global (parte-II).
  8. inbestme.com, Relación inversa entre precio de un bono y tipos de interés de mercado.
  9. Funcas, El nuevo programa Public Sector Purchase Programme del BCE y su incidencia en los mercados financieros europeos– página 9. Vale la pena leer este documento muy explicativo también sobre los riesgos que esta tomando el BCE para ayudar a sus amigos en un lenguaje institucional que esconde la ruptura del principio de libre competencia del capitalismo.
  10. web del BCE, Consolidated financial statement of the Eurosystem as at 17 December 2021.
  11. cincodias, El BCE garantiza el 40% de la demanda en la emisión de bonos de empresas.
  12. Banco de España, Lista de valores disponibles para préstamo en la QE que cumplen estándares.
  13. asociación 500×20, la lista y estudio completo lo pueden bajar AQUÍ>>>
  14. Naturgy.com, Naturgy Finance B.V. Naturgy Finance B.V. (NFBV) es una sociedad privada de responsabilidad limitada (besloten vennootschap met beperkte aansprakelijkheid) constituida el 26 de Noviembre de 1993, actualmente con sede oficial (statutaire zetel) en Amsterdam, Países Bajos, y domicilio en Barbara Strozzilaan 201, 1083 HN Amsterdam, inscrita en el Registro Mercantil holandés con el número 24243533. NFBV se constituyó para facilitar la obtención de financiación para el Grupo Naturgy. A fin de cumplir este objetivo NFBV está autorizada para captar fondos mediante la emisión de instrumentos financieros de deuda como valores ordinarios o subordinados.
  15. Rotativo Cincodias, Economía modifica la legislación para potenciar la emisión de deuda de empresas. El Ministerio de Economía ha tomado cartas para evitar la deslocalización de las emisiones de renta fija. La modificación prevista de la Ley de Sociedades de Capital incluye un alivio para las empresas que solo coloquen bonos. Ya no tendrán que elaborar un informe anual de gobierno corporativo. Este es uno de los obstáculos que incentiva que los emisores acudan a otros países, como Irlanda o Luxemburgo……
  16. Comisión Europea, Critical Raw Materials Resilience: Charting a Path towards greater Security and Sustainability.
  17. agrofy.news.com.ar, China suspende la exportación de fertilizantes en un mercado ajustado.
  18. sputniknews.com, ¿Por qué EEUU compra cada vez más combustible desde Rusia?. Mientras Washington exhorta a sus aliados europeos a reducir su dependencia de los recursos energéticos rusos e impone sanciones al gasoducto Nord Stream 2, el propio EEUU insta a Rusia a suministrarle más combustible e incluso realiza la compra de diésel más grande en tres años. Expertos en el tema explican a qué se debe esta tendencia.
  19. blog.somenergia.coop, Nuevas medidas para hacer frente a las tensiones actuales del mercado energético.
  20. Ara.cat, Vidas rotas por la soja que alimenta nuestro puercos.
  21. Dado Ediciones, Las entrañas de la bestia. La fábrica de dinero en el capitalismo desquiciado.

Información relevante:

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos sobre el derecho a la vivienda y contra los que especulan con nuestras vidas. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: