El estudio sobre la creación del dinero ha entrado en ebullición en todo el planeta y es digno de lectura

La crisis del capitalismo en el 2007 y su salida entorno a la flexibilización cuantitativa de los bancos centrales creando dinero sobre la base de la compra masiva de deuda estatal, deuda titulizada bancaria y de las grandes empresas ha creado un enorme interés sobre la verdadera naturaleza del dinero y como se crea.. Si en la teoría clásica se hablaba que la inyección de dinero en la economía creaba inflación, la intervención de los bancos centrales, bajo los estándares monetaristas, ha contradecido lo que la mayoría de economistas, profesores de universidad y medios de comunicación sostienen y sostenían hasta hoy: a + dinero + inflación.

Junto a ello, la aparición de las criptodivisas, o sea, dinero que sólo acumula valor ha añadido debates sobre si el dinero debe estar respaldado por un valor como el oro, si el dinero puede expandirse indefinidamente (dinero – helicóptero), si el dinero puede ser exclusivamente fiduciario (fe en su valor) o si el dinero sólo está respaldado por el trabajo humano. Incluso se habla si el Estado debe recuperar la emisión de moneda, respaldándola o no con impuestos, pues actualmente la creación de dinero, en forma de deuda, está en manos de prestamistas privados, llamados banqueros. Muchas iniciativas como la de “Dinero Positivo(*1) muestran bondades sobre maneras distintas en como la creación de dinero pueden mejorar la sociedad.

La crisis en nuestro país se ha saldado con el salvamento de los bancos y los acreedores dice Dinero Positivo: “El sistema de creación del dinero está en la raíz de los problemas de elevada deuda, desigualdad y precios inasequibles de las viviendas. También se explica que podemos hacer para solucionarlo“. Junto a Dinero Positivo hay toda una corriente creciente de teóricos, de izquierda y derecha, que aseguran que sólo manipulando el dinero sería posible solucionar todos los problemas, que su misma manipulación ha creado, como que la deuda mundial ha crecido en sus dos últimos siglos hasta su máximo histórico: 300% del PIB mundial– unos 211 billones de euros. Eso significa que alguien está creando mucho, muchísimo, dinero y todos los dedos apuntan a la banca privada que ha desbocado en los últimos decenios como caballo sin bridas que la domestique la inyección masiva de dinero-deuda creado del aire.

Si el dinero se puede crear de la nada, la pregunta que haría un hipotecado avispado sería la razón por la cual aún así le debe pagar al banquero un interés, por un dinero que no le cuesta nada fabricar, que es una concreción de puro aire, una anotación contable computerizada. El mercado hipotecario y el de la vivienda ha alcanzado en las últimas décadas un papel clave del circuito secundario mundial de acumulación de capital. Los excedentes de capital creados por el trabajo humano y la inversión se dirigen a la vivienda como activo de inversión creando burbujas insostenibles que dejan a sectores enteros de la sociedad sin capacidad acceder a la vivienda en las grandes ciudades.

Las imágenes de estos días de las protestas en Francia de miles de trabajadores que se deben desplazar en coche desde la periferia hasta la ciudad gastando tiempo y dinero porqué ya no pueden pagar una vivienda cerca del trabajo muestran un botón de las enormes contradicciones de todo. Esta contradicción fundamental del urbanismo confluye con la urgencia de una anunciada catástrofe climática a mediados de siglo. Si el dinero se puede crear indefinidamente – como si un helicóptero lo dejara caer- también podríamos consumir indefinidamente – renta garantizada- lo que para profanos en la materia nos crea una terrible contradicción pues entendemos que vivimos en un planeta finito.

Hablamos, entonces, de fin del trabajo? Si la fuente de creación de riqueza es el trabajo humano, puede la creación de dinero llegar a suplantarlo? Hemos escudriñado en los expertos y hemos encontrado a otros que continúan sosteniendo que la fuente de toda riqueza es el  trabajo humano que transforma los materiales de la madre naturaleza en cosas útiles. Cómo dice uno de los artículos que hemos publicado del economista, Alfredo Apilánez, el desconocimiento entre nuestros conciudadanos sobre el dinero causa perplejidad: “… No deja por tanto de resultar pasmosa, como señala la economista postkeynesiana Ann Pettifor, autora del best seller -La producción del dinero-, la ignorancia entre los usuarios del ‘poderoso caballero’ acerca del papel neurálgico que juega en los engranajes de la maquinaria económica que determinan sus propias condiciones de vida: “Una de las constataciones más impactantes de la última fase de la evolución del capitalismo es la total incomprensión de la naturaleza del dinero en nuestras sociedades”…..” (*2)

El interés, por todo esto, por la variedad actual de teorías convergentes y divergentes sobre la naturaleza del dinero nos surgió para entender mejor la burbuja inmobiliaria. Este blog surgido a finales del 2005 contra “la especulación en la vida y en la vivienda” ha ido evolucionando con la idea de mostrar a sus seguidores los vericuetos y hilos que lo mueven “TODO” en la vida de este invento humano, esa convención social, que es el dinero. Desde que iniciamos Proceso a la Banca española (*3) hemos puesto uno de los focos de nuestra web precisamente en “la creación de dinero” con una sección exclusiva que estamos desarrollando desde hace más de un año: DINERO – DEUDA – FINANZAS. les invitamos a visitarla >>>

La titulización hipotecaria, esa madre de todas las burbujas inmobiliarias, nos ha permitido ver las implicaciones consustanciales que tiene con el derecho de los banqueros – repetimos prestamistas privados – para crear dinero de nuestra deuda y esclavizarnos con nuestra culpa de fracasados. En nuestros blogs descubrimos el hilo que unía la desaparición – amortización anticipada- de decenas de fondos de titulización de bancos españoles con los títulos de deuda de nuestras hipotecas que se guardan en las bóvedas del Banco Central Europeo. Entendimos entonces porque el supuesto mecanismo de salvataje de la crisis aplicado-la flexibilización cuantitativa – ha llevado a que los activos del BCE, guardados en su bóveda, sumen la friolera de 4,5 billones de euros. Son 4,5 veces el PIB de España.

¿qué son esos 4,5 billones de € en activos del BCE? Pues es principalmente deuda pública, deuda bancaria principalmente emisiones de deuda hipotecaria – la llamada renta fija- y deuda de grandes empresas que tienen un privilegio especial sobre las otras. Son secretos. Hasta ahora la Comisión europea se ha negado, viva la democracia, a justificar las compras masivas del Banco Central europeo y este si se le pregunta le pasa la pelota a la Comisión europea.

Los títulos de duda pública del Reino de España en el BCE, son pagaderos por delante de todo según el artículo 135 modificado de la Constitución (parece que se puede modificar para según que!) . O sea, el Estado español paga a la banca privada esos préstamos con interés y lo hace con el esfuerzo de trabajo de todos los conciudadanos pagando impuestos. Pero no todos pagan por igual. Como hemos explicado en este blog los que más tienen o no pagan o pagan cada vez menos. El sistema impositivo español esta escorado hasta el punto que el 77% de los impuestos que recauda el Estado los pagamos los trabajadores. O sea, los trabajadores pagamos con nuestros impuestos los intereses que cobran los prestamistas privados del Reino que luego van a parar a las arcas del BCE. ¿Entonces el BCE gana dinero con eso? Sí, los intereses que hubieran ganado los bancos que le han vendido los títulos de deuda pública. Entonces ¿qué ganan los bancos como el Santander? Pues por la venta de la deuda pública española al BCE reciben ese dinero creado de la nada que les ha permitido llenar los boquetes en sus balances de sus apuestas fallidas en el Casino financiero global. Y las ganancias del BCE, ¿qué hace con ellas?. Pues las distribuye entre los bancos centrales de cada país dependiendo de la cuota que tienen. Cómo quién tiene más cuota es Alemania, los países pobres del sur financian a la rica Alemania que también tiene su banca por los suelos. El pez grande se come al chico.

¿Y los titulos de deuda hipotecaria del BCE? pues como hemos explicado exhaustivamente en este blog, cuando un banco nos presta el dinero de la hipoteca lo crea de la nada, encima nos cobra casi el doble de lo prestado en forma de intereses y lo aceptamos como idiotas, y luego junta muchas hipotecas y las tituliza  para revenderlas. Cómo los trabajadores y las pequeñas empresas sustentamos el sistema impositivo español y encima los empresarios nos han bajado el sueldo llega un momento que no les podemos pagar la hipoteca. Entonces desde el 2009 los bancos se encontraron con montañas de deuda titulizada que no podían hacer frente a los pagos del cupón. La solución fue recibir dinero del BCE al 0% para amortizar miles de millones de hipotecas subprime españolas que las retitulizaban y las revendian al BCE sabiendo que eran muchas impagables – subprime-. Nuestras hipotecas están en la Bóveda del BCE en forma de bonos de titulización que los bancos españoles le pagan los intereses. Si los bancos no pueden cobrarlos porque estamos arruinados revenden nuestras deudas a fondos buitre ubicados en paraisos fiscales – como Luxemburgo- para no pagar impuestos y usan empresas de recobro agresivas como Anticipa que persiguen nuestros salarios para embargarlos. Al final somos los que trabajamos los que por segunda vez, con nuestras deudas contraídas por idiotas, los que pagamos la fiesta.

¿Habeis acabado de aguarnos el día con tanto desastre ? NO, NO, NO. Hay una tercera explotación para los que trabajamos en esta infernal máquina de succión de riqueza que es el dinero moderno. Cómo hay crisis, a los trabajadores que no pintábamos nada en su génesis, nos hacen pagar los platos rotos pues no bajan los salarios. Pero ojo. El BCE también compra deuda titulizada de empresas españolas. Eso sí, escogidas en un selecto club de privilegiados: bancos, grandes empresas como Telefónica, SOCIMIS como Merlín, Gas Natural etc….. Ese pastel lo descubrimos también en nuestras páginas aquí>>>> donde se puede ver  la lista de empresas europeas privilegiadas por el manà del <<>quantitative easing> del BCE. Eso quiere decir, que los trabajadores pagamos la fiesta con los impuestos que sólo pagamos nosotoros. Pagamos la fiesta porque como idiotas nos endeudamos con el banco para tener una vivienda. y por último, pagamos la fiesta de los prestamistas creadores de dinero de la nada porque nos deben reexplotar en el trabajo para pagar los intereses de la deuda corporativa de empresas selectas que tiene el BCE. Tampoco entendemos porqué las pequeñas empresas noprotestan de ese privilegio que es el permiso del BCE a los grandes monopolios privados y grandes empresas nacionales de hacer competencia desleal con financiación gratis.

Al final todo sale de los de abajo! Señores lectores de nuestro blog lean y disfruten viendo lo tontos que somos!

Todas estas someras explicaciones nos han llevado a la conclusión que es necesario elevar la conciencia de nuestra gente sobre la distorsión social que crea el hecho que la creación monetaria este en manos privadas de prestamistas – los bancos -, pero también que en última extremo es el trabajo humano el que crea el valor. Expondremos en los próximos días documentos interesantes sobre la Teoría Monetaria Moderna (*4) que afirma que el dinero se puede crear indefinidamente y la teoría marxista que cree que el dilema trabajo-capital es la contradicción a resolver.

salva torres


  1. dinero positivo, https://dineropositivo.es/
  2. Alfredo APilánez, Los mitos de la ortodoxia: el dinero-lubricante.
  3. Proceso a la Banca española, http://procesoalabanca.es/
  4. Wikipedia, Teoría Monetaria Moderna.

SEGURO QUE LE INTERESA…




Sobre el dinero (I)

Primera parte

Los mitos de la ortodoxia: el dinero-lubricante

Hay que preguntarse si la economía pura es una ciencia o si es “alguna otra cosa”, aunque trabaje con un método que, en cuanto método, tiene su rigor científico. La teología muestra que existen actividades de este género. También la teología parte de una serie de hipótesis y luego construye sobre ellas todo un macizo edificio doctrinal sólidamente coherente y rigurosamente deducido. Pero, ¿es con eso la teología una ciencia?

Antonio Gramsci

No debiera resultar difícil concitar acuerdo unánime acerca de la consideración del dinero como el elemento más importante de la vida social. En su extraordinario fresco del mundo económico precapitalista, el reputado maestro de la escuela de los Annales, Fernand Braudel, recoge la lapidaria sentencia de Scipion de Gramont: “El dinero, decían los siete sabios de Grecia, es la sangre y el alma de los hombres y aquél que no lo tiene es un muerto que camina entre los vivos”. Similar dramatismo desprende la famosa cita marxiana: “El dinero, en cuanto tiene la propiedad de comprarlo todo, de apropiarse de todos los objetos, es, pues, el objeto por excelencia. Es la alcahueta entre la necesidad y el objeto, entre la vida humana y su medio de subsistencia”.

En el tiempo transcurrido desde tan descarnadas afirmaciones, el ‘vil metal’ ha penetrado, en una escala sin precedentes, en todos los aspectos de la reproducción social. No deja por tanto de resultar pasmosa, como señala la economista postkeynesiana Ann Pettifor, autora del best seller ‘La producción del dinero’, la ignorancia entre los usuarios del ‘poderoso caballero’ acerca del papel neurálgico que juega en los engranajes de la maquinaria económica que determinan sus propias condiciones de vida: “Una de las constataciones más impactantes de la última fase de la evolución del capitalismo es la total incomprensión de la naturaleza del dinero en nuestras sociedades”.

Diríase pues que no hemos avanzado mucho en el conocimiento común sobre la materia pecuniaria desde la irónica reflexión de un arbitrista francés del siglo XVII, recogida por el historiador marxista, experto en historia monetaria, Pierre Vilar: “Como la justicia, la moneda es una necesidad de todos; tiene que inspirar confianza a todos; posee el mismo valor en el bolsillo del pobre que en el del rico; la única diferencia está en la cantidad (sic)”. Hasta ahí todos estaríamos sin duda de acuerdo. ¿Pero qué ocurre cuando escarbamos un poco más allá del conocimiento trivial sobre ‘el objeto por excelencia’?…

Sigue leyendo




Blackstone: el mito de las socimis y la concentración de la propiedad inmobiliaria en España

Blackstone: el mito de las socimis y la concentración de la propiedad inmobiliaria en España-web




2007: la muerte del M3 encubrió la anterior crisis global y ahora una nueva crisis está a la vuelta de la esquina

Hoy conocíamos dos datos muy preocupantes. El primero que en un sólo día, el 31 de agosto del 2018, se han quedado sin trabajo 304.642 personas en el peor resultado en una década. Por otro lado, Hoy hemos conocido las declaraciones de la presidenta del Consejo de Supervisión del Banco Central Europeo (BCE), Danièle Nouy, que ha alertado de que la próxima crisis económica estará ligada al mercado inmobiliario, aunque ha asegurado que los bancos están “mucho mejor preparados” para afrontarla que hace una década.

Publicamos este trabajo del economista Alfredo Apilánez sobre el agregado monetario M3 que en el año 2006 dejó de publicar la Reserva Federal de los EE.UU. Exactamente un año antes del inicio de la crisis viendo como la masa monetaria (M1 + bonos privados y públicos a 2 años) crecía sin parar mientras la inflación se estancaba. El capitalismo ha demostrado desde hace 200 años que vive en crisis y los responsables monetarios deciden esconder las cifras de la debacle. Por qué sr. Apilanez?


La muerte del M3.

23 junio, 2016 , trampantojos y embelecos

El sector financiero ha redefinido la democracia con afirmaciones de que la Reserva Federal debe ser “independiente” de representantes democráticamente elegidos, a fin de actuar como el lobista de la banca en Washington. Esto exime al sector financiero del proceso político democrático, a pesar de que la planificación económica actual está ahora centralizada en el sistema bancario. El resultado es un régimen de manejos entre poseedores de información privilegiada y la oligarquía

Michael Hudson

“Sólo hace falta proteger los secretos pequeños. Los grandes se mantienen debido a la incredulidad de la opinión pública”
Marshall McLuhan

En  vísperas del desplome financiero de 2007-2008 un terso, sucinto y aparentemente trivial comunicado de la suprema autoridad monetaria imperial desataba el pasmo entre los más avezados  tiburones de las finanzas: “la decisión fue un shock para la comunidad financiera y, aparentemente, para otros bancos centrales que reportaron no haber sido consultados”. La insólita comunicación se realizó además con nocturnidad y alevosía. Como relata, con fina ironía, el analista Doug Gillespie: “El anuncio llegó a última hora de la tarde de un día en el que había cierre temprano en el mercado de bonos y en vísperas de una jornada vacacional en los mercados. Como mínimo, habría que calificarlo como extraño”.

Ante la supina indiferencia de los mass-media, la Reserva Federal de Estados Unidos –la fábrica de dólares, la moneda de reserva mundial (el 60% de las reservas de divisas y la moneda franca en el comercio de productos estratégicos)- anunciaba “vergonzantemente” que dejaba de publicar la estadística más completa de la oferta monetaria (cantidad de dinero y activos líquidos en circulación): “el M3 era probablemente la estadística más importante producida por la Fed y el mejor ‘controlador’ de la actividad económica y la inflación”. De nuevo Gillespie: “Muchos de nosotros creemos que las medidas de la cantidad de dinero son herramientas analíticas muy importantes. En este aspecto, el M3 es, con mucho, la más relevante. Empero, parece que la Reserva Federal disiente, aunque tampoco nos dice por qué”. En un mundo saturado de estadísticas sobre las más nimias fruslerías, ¿cómo es posible que la institución financiera más importante del planeta borre de un plumazo de su registro el más relevante de sus datos: la información sobre el dinero que fabrica? La conclusión de Gillespie acerca de las implicaciones de la añagaza no puede ser más desasosegante: “¿Acaso estoy sugiriendo que debe estar ocurriendo algo de naturaleza horrenda? Ciertamente, lo estoy haciendo”.

Durante los días de “vino y rosas”, previos al crack de las hipotecas subprime, la vorágine especulativa del castillo de naipes de entelequias financieras construido sobre los “hilillos de liquidez” de las cuotas hipotecarias de millones de estadounidenses se había reflejado en el extraordinario incremento de activos de riesgo –convenientemente empaquetados en “creativos” productos financieros y reciclados en cantidades masivas de nuevos préstamos- en manos de los bancos y fondos de inversión. El descomunal incremento de la oferta monetaria resultante que “capturaba” el M3 en vísperas de la hecatombe era la estimación más fiable de la colosal “estafa piramidal” –esparcida masivamente a los centros financieros mundiales por los bancos de inversión de Wall Street-que estaba teniendo lugar ante la complaciente mirada del “guardián del templo”.

Ante las crecientes “ondas sísmicas” que presagiaban el inminente desplome de la “estafa Ponzi” de productos financieros “derivados” y de hipotecas “basura”, que sostenía a duras penas el exangüe mercado inmobiliario estadounidense, urge la adopción de medidas “no convencionales”. La Fed, que con su política de tipos de interés bajos y de absoluta complacencia  ante la “exuberancia irracional” -expresión acuñada por  Mr. Greenspan, su gurú de los años de vacas gordas, cuya última decisión relevante, antes de poner pies en polvorosa en la antesala del fin de fiesta, fue precisamente la supresión del M3- de los “mercados” había procurado el combustible de la explosiva burbuja inmobiliaria, elimina de un plumazo el “chivato” que podría alertar del inevitable colapso. Mientras de cara a la galería todo eran loas a la robusta solidez de la primera economía del planeta y a la ausencia total de riesgo de desplome del mercado inmobiliario -trufadas de nada sutiles acusaciones de agoreros y Casandras a los que anunciaban el “canto del cisne” de los días de crecimiento desaforado basado en el “taumatúrgico” modelo de “prestar y vender”- los “fontaneros” del desastre se aprestaban a silenciar las señales de alarma: uno de los “precursores” de un crack financiero basado en “titulización” crediticia y apalancamiento exacerbado es la disminución del M3 ante el cierre del grifo de liquidez por parte de los inversores, alarmados por las montañas de “basura” que atiborraban los balances de los tambaleantes bancos de inversión de Wall Street –Lehman Brothers, Merrill Lynch, Bear Stearns, Morgan Stanley y Goldman Sachs, todos ellos aplastados por la implosión de la monumental burbuja especulativa-.

“Consecuentemente, el Consejo juzgó que los costes de recogida de datos básicos y de publicación del M3 superan los beneficios”. El “sanedrín” de las finanzas globales –haciendo gala de desfachatez y cinismo irrisorio a partes iguales- suprime su estadística estrella arguyendo que un ahorro de 500.000 dólares en la elaboración del agregado monetario más importante justifica sobradamente la desaparición del radar de billones de dólares en activos financieros. Los escasos observadores que se percatan de la fullería no dan crédito: “Las razones argüidas (para la supresión) son un completo disparate (…) Es increíble que la Fed incluso sugiera que 3,5 billones de dólares que desaparecen como por ensalmo no tienen relevancia alguna. Decir que no aporta información relevante es absurdo y el argumento del coste de recogida de datos es directamente un bulo”. La cosa adquiere otro cariz si la intención no era jugar limpio: “La M3 es donde se puede observar más claramente la intención de manipulación del mercado”.

Aunque la trapacería de ilusionismo de tres al cuarto no mereció -probablemente recibieran sutiles indicaciones al respecto- la más mínima atención de los tabloides, los hiperbólicos comentarios de los iniciados reflejaban la auténtica dimensión del asunto. Según relata David Chapman, “un reportero especialista en finanzas comparó esta decisión con el Nixon Shock –el cierre de la “ventanilla del oro”, en agosto de 1971-. El mencionado Capitán Garfio (sic) observa que la decisión de la Reserva Federal de suprimir la M3 significaba otra gran señal procedente de la máxima autoridad monetaria estadounidense de que las reglas del juego van a cambiar fundamentalmente, una vez más”.

Para esconder el “cuerpo del delito” –la enorme montaña de basura financiera a punto de colapsar- nada mejor pues que “matar al mensajero”. El “salvaje oeste” de la oferta monetaria recogido en el M3 –el llamado “dinero en la sombra”- era el “canario en la mina” de la inminente crisis financiera. Como explica Ellen Brown: “No hay duda de que la Fed y otros bancos centrales están –subrepticiamente- inundando de liquidez el sistema. Esto no se haría público hasta abril de 2006, momento en que la Fed tendría que reportar sobre la oferta monetaria”. Cual vulgar trilero a punto de ser descubierto, “la Fed optó por silenciar las sirenas de alarma. Anunció que, a partir de marzo de 2006, ya no presentaría informes sobre el M3”. Su supresión impidió observar la “aguda contracción” de liquidez ocurrida entre 2007 y 2008 (que reflejaba la creciente desconfianza de los agentes financieros hacia los sofisticados productos de los fondos especulativos) y permitía a la Fed seguir engañando al público proclamando la bonanza de la economía mientras –bajo cuerda- preparaba sus “bazookas” de inyecciones masivas de “dinero fresco” para rescatar a los bancos too big to fall. Jire Sekar ofrece un relato sucinto de las consecuencias del “apagón” estadístico: “Si la Fed hubiera estado siguiendo los repos* en 2007-2008, lo que habría visto es la avenida de la crisis financiera un año antes de que se hiciera crítica (…) A principios de 2008, Shadowstats estimaba que la tasa del M3 empezaba a disminuir rápidamente al enfriarse la actividad en repos. Luego, en septiembre de 2008, el mercado de repos decidía que no era sensato prestar fondos adicionales a Lehman Brothers y el resto es historia”. Pero el “molesto” sensor estadístico ya no estaba ahí para reflejarlo.

La respuesta del flamante gobernador Ben “helicóptero” Bernanke a una “insolente” interpelación sobre el particular –realizada en el ámbito de una “humilde” (sic) investigación en el Congreso- refleja nítidamente la impunidad sarcástica del tramposo que maneja los hilos del cotarro:

Senador Bunning: “Las conclusiones del informe M3 proporcionan información pertinente para el público: de economistas a inversores e industrias, usando todos las conclusiones del informe M3 para los pronósticos económicos, la inversión y las decisiones de negocio. (…) ¿Intentará cambiar esta política y comprometerse a mantener el informe M3 y sus conclusiones disponibles y abiertas al público? ¿Cuál es la justificación y razonamiento detrás de la decisión de la Reserva Federal de esconder al público la información del M3?”

Bernanke: “La reserva Federal no esconderá los datos del M3 al público, sino que ya no los recogerá ni tratará esa información”. ¡Qué reconfortante!

Ciertamente, las reglas del juego habían cambiado de forma drástica, una  vez más.

La Fed proporcionó, a partir del Nixon Shock  -“Estados Unidos jamás habría podido vivir como lo ha hecho, por encima de sus posibilidades, jamás habría podido drenar tres cuartas partes del ahorro y la riqueza mundiales si no hubiera tenido la moneda de referencia en los mercados de capitales, del petróleo, de los metales y del comercio mundial”- y del fin del boom de los “treinta gloriosos”, el combustible necesario -con su recién estrenada “manguera” de riadas de dólares sin respaldo metálico- para el sostenimiento de la menguante tasa de ganancia facilitando la creación de nuevos nichos de rentabilidad para los anémicos capitales fuera de la languideciente esfera productiva. En palabras de Mercatante: “la respuesta está en la falta de oportunidades para sostener una acumulación rentable, a pesar de la recuperación de los niveles de ganancia gracias a la ofensiva sobre los trabajadores en todo el mundo. Esta mayor ganancia, gracias al formidable aumento de la explotación del trabajo, no ha sido utilizada para invertir. La masa creciente de ganancias no invertidas fue principalmente distribuida en forma de rentas financieras, y es allí donde se encuentra la fuente del proceso de financiarización”. Las recurrentes burbujas de activos, la consiguiente hegemonía del rentismo –aquellos que viven de ingresos no ganados- favorecido por el “efecto riqueza” de la revalorización de bienes inmobiliarios y la explosión de la deuda para paliar la menguante demanda “solvente” de los empobrecidos asalariados son las claves del nuevo armazón “postfordista” de la acumulación de capital.

Desde el año 2008, en el cénit de la crisis que se llevó por delante a toda la banca de inversión de Wall Street, la Fed ha llevado a cabo el mayor programa en la historia de crecimiento de la masa monetaria: 4 billones de dólares en la llamada -en la equívoca jerga del, aparentemente neutro y aséptico, lenguaje financiero- “flexibilización o expansión cuantitativa (QE)”.

Tamaña inundación de liquidez -creada de la nada en los registros contables de la “fábrica de dólares”- ha fluido desde los saneados y redivivos –toda la “morralla” procedente de la burbuja fue dadivosamente adquirida por el patrón a cambio de dinero “fresquito” salido de sus pantallas de ordenador- gigantes de la banca estadounidense hasta el mercado de acciones y bonos poniendo los cimientos de nuevas y redobladamente virulentas burbujas de activos. Como explica Marco Antonio Moreno: “Las políticas de los bancos centrales han disparado la inflación en los mercados de activos y esto es lo que hace subir los precios de las casas, los bonos y las acciones. Pero este es el juego de los ricos. La clase media sigue con un ingreso estancado y cada vez con menos acceso al mercado”. La gigantesca “manguera” de liquidez ha llevado al paroxismo la maquinaria especulativa de los casinos financieros sin que el -proclamado por los propagandistas neoliberales como el motivo central de la política de “relajación” monetaria- “goteo” hacia la economía productiva hiciera acto de presencia. La insólita contracción de la M3 de los años post-crack –reflejada, a falta de datos oficiales, por las estadísticas “en la sombra”-, a pesar de la masiva inyección de dinero fresco de la Fed en los maltrechos balances de los bancos, hubiera resuelto el misterio del llamado “credit crunch” (contracción del crédito; a saber, la atonía de la economía real en contraposición a la renovada exuberancia irracional de las finanzas): “Es decir, la banca ha reducido de forma drástica la concesión de créditos a empresas y familias, con la consiguiente destrucción de oferta monetaria. En concreto, el crédito privado ha caído cerca de un 25% en el último año y medio pese a que la Fed ha comprado más de 1 billón de dólares en hipotecas de “baja calidad” al aletargado sistema financiero”.

Magnífico el resumen que hace John Williams de las profundas implicaciones de las heterodoxas medidas: “el exceso de liquidez de la flexibilización cuantitativa ayuda a los mercados de acciones y a las burbujas inmobiliarias que son las que mantienen el simulacro de crecimiento económico gracias al efecto riqueza de la revalorización de los activos y a la extraordinaria expansión de la deuda”.

El agudo congresista Ron Paul, padrino intelectual de la tendencia “libertariana” del Tea Party –inspirada en los economistas de la escuela “austriaca” de economía, herederos de los ultraliberales Hayek y Friedman y furibundos enemigos de todo lo que huela a manipulación externa de los “sagrados” mercados libres–  mostraba – en una interpelación al ufano chairman Bernanke en 2010-  su estupor por los trucos del rey Midas de las finanzas: “ustedes crearon ese dinero de la nada (1,3 billones de dólares de la primera QE) para dárselo a los bancos al 0% que luego adquieren  bonos del tesoro y hacen un buen negocio con ello. Parece algo mágico, excepto para los millones de ciudadanos que perdieron sus hipotecas y sus casas”. ¡Tantas soluciones de beatíficos equilibrios competitivos y monsergas de libre comercio, desregulación financiera y sesudos manuales de teoría económica sobre las expectativas racionales y la autorregulación de los mercados; pero cuando de altas finanzas se trata…!

El retrato que hace Michael Hudson del nuevo paradigma de las finanzas modernas propiciado por la política dispendiosa de la “criatura de Jekyll island”** es insuperable: “Los bancos prestan dinero principalmente para transferir la propiedad de bienes inmuebles. También prestan dinero a los especuladores corporativos. Prestan dinero para comprar activos. Pero no prestan dinero a las empresas para invertir en equipos y contratar a más trabajadores. Todo lo contrario. Cuando prestan dinero a los especuladores corporativos para hacerse con las empresas, los nuevos compradores subcontratan mano de obra, reducen el tamaño de la fuerza de trabajo y tratan de exprimirla. También tratan de apoderarse de sus fondos de pensiones”.

Para comprobarlo, sirva de botón de muestra final esta excelente descripción -referida al veloz aumento de los precios de los alquileres de viviendas en 2015, como consecuencia de la reactivación de la burbuja inmobiliaria en la ciudad de Barcelona-  que ilustra empíricamente los “daños colaterales” que las políticas descritas provocan en la agudización del rentismo, la exacerbada desigualdad de ingresos y en el extremo deterioro que el neoliberalismo “descreador de vida” produce en las condiciones que determinan el bien común: “El sector inmobiliario en España está alborotado por la entrada masiva de dinero de los llamados fondos buitre y por la avalancha turística. Todo empezó hace años con la máquina de creación de dinero bancario que inició la Reserva Federal de los EE.UU con el Quantitative Easing y el tipo de interés a cero para los bancos. Ahora, “el bazooka monetario” lo tiene Mario Draghi, que desde el BCE dispara compras masivas de deuda empaquetada- titulizada – por valor de 80.000 millones de euros al mes, una deuda que los bancos europeos y españoles no paran de generar. Hay dinero “bancario” a raudales y los tipos de interés a largo plazo se desploman. La máquina para rentabilizar “los activos” necesita más combustible y las autoridades monetarias y políticas alimentan la avidez por el riesgo financiero para mantener artificialmente los precios de esos activos para que eviten una nueva caída de todo el tinglado financiero internacional. Pero todos sabemos quién sale beneficiado”.

Ni que decir tiene que, hasta la fecha, el occiso “testigo incómodo” de las innovadoras políticas monetarias de la todopoderosa “criatura de Jekyll Island” no ha resucitado.

*Los repos son préstamos a corto plazo, muchas veces overnight (plazo inferior a un día), hechos a empresas financieras que están asegurados con valores en posesión de la empresa prestataria. Son una fuente crítica de financiación para los negocios de comercio y préstamo de la banca de inversión.

* *La Isla de Jekyll existe y se encuentra en la costa de Georgia. Fue en ese lugar donde se planificó la creación de la Reserva Federal de Estados Unidos en 1910 mediante una reunión de los más prominentes banqueros del país llevada a cabo en el más alto secreto.




Expolio financiero: BBVA y Santander citados en la investigación de actos delictivos de las grandes auditoras mundiales

La prensa española paniaguada no se ha hecho eco de nada.

Una investigación penal en EE.UU revela el grado de podredumbre entre las grandes auditoras del mundo con ramificaciones hasta España

En Estados Unidos se ha abierto una investigación del uso de información reservada por la cual hay 3 acusados (Middendorf, Whittle y Britt) que trabajan o eran socios de la auditora KPMG y otros 2 (Holder y Wada) que trabajaban en el Public Company Accounting Oversight Board – PCAOB -(Junta de Supervisión Contable del Regulador) de EE.UU. La acusación es de conspiración para defraudar y fraude electrónico.

Como se alegó, los acusados tomaron ventaja de la información confidencial robada en la PCAOB y la utilizaron para avisar a los socios de KPMG sobre inminentes inspecciones de auditoría. La información extraida de la web Blastingnews deja a la auditora internacional KPGM con la reputación por los suelos (1):

“Esto socavó la integridad general del trabajo de la PCAOB. Esta Junta fue creada por el Congreso de los EE.UU como parte de la Ley Sarbanes Oxley para reducir los escándalos contables, pero, en este caso, ciertos ex empleados y expertos de KPMG crearon su propio escándalo de corrupción”. Los documentos presentados en el Tribunal Federal de Manhattan revelan más detalles sobre las presuntas actividades de los cinco que los lanzados el lunes por la Comisión de Bolsa y Valores.

Según los documentos, en una semana después de que Brian Sweet se uniera a KPMG en 2015, Middendorf, Whittle y Britt comenzaron a pedirle información confidencial de PCAOB sobre qué auditorías de KPMG serían inspeccionadas por la PCAOB ese año. Se alega que Middendorf le dijo a Sweet que recordara de dónde provenía su sueldo y que le fuera leal a KPMG, mientras que Whittle le dijo a Sweet que era más valioso para KPMG en ese momento y que pronto sería menos valioso. Según lo solicitado, Sweet compartió la lista confidencial de selecciones de inspección de la PCAOB 2015.

Según un abogado “Estos acusados debían ser los vigilantes de nuestro sistema financiero. A los demandados que anteriormente trabajaban para KPMG se les confirió la responsabilidad de auditar estados financieros presentados públicamente y emitir opiniones de auditoría en las que confiaba el público inversionista. Se suponía que los acusados que anteriormente trabajaban para la PCAOB ayudaron a garantizar la calidad del trabajo detrás de esas auditorías.”

Brian Sweet, es el hombre clave – acusado- que está colaborando en la investigación con la policía – soplón- sobre el cual pesan las sospechas que utilizó también información confidencial a cambio de dinero para hacer ganar a KPMG la auditoria del BBVA en España a partir de información relevante obtenido en EE.UU. Sweet ha negociado su confesión y arrepentimiento con las autoridades.

KPMG ganó la auditoría de BBVA con datos robados sobre las inspecciones de los rivales.

Las confesiones de Sweet han permitido de pasada saber que la información confidencial obtenida en la PCAOB de EE.UU permitió ganar a KPGM la auditoria del BBVA contra sus rivales PwC y Ernst & Young después que la Unión Europea modificará las reglas regulatorias de rotación de auditorias para evitar fraudes de las propias auditoras. La investigación de Estados Unidos aún centrada allí, ha permitido conocer ramificaciones del affaire, donde Brian Sweet resultaría beneficiado de comisiones a cambio de revelar secretos oficiales a directivos de KPGM España o de PwC para ganar respectivamente las auditorias del BBVA y del Santander contra sus rivales Deloitte. y Ernst & Young (2).

BBVA, dejó por la normativa a Deloitte y eligió a KPMG como su nuevo auditor a partir de 2017. Las matrices de KPMG en todo el mundo le cobraron a BBVA 29,6 millones de euros ($ 34,3 millones) por sus auditorías y otros servicios en 2017. O sea que el bocado se lo merecía.

BBVA, Santander y Deloitte han declinado responder o hacer comentarios a MarketWatch.com responsable de las revelaciones. KPMG Spain ha negado que haya utilizado la información reservada del PCAOB americano para obtener ventajas en España.

Las auditorias de las auditoras ya no son de fiar. Inglaterra también investiga KPMG

The Financial Reporting Council (FRC), organismo encargado en United Kingdom de la promoción de la governanza de alta calidad corporativa esta investigando a KPMG porque sus auditorias tienen un deterioro muy grave en poco tiempo. La investigación se ha iniciado en ese país después de que la auditoria de KPMG sobre una de las constructoras más importantes, Carillion,confirmarà la buena salud contable y financiera de Carillion. Tres meses más tarde Carillion, el 15 de enero del 2018, iba a liquidación por un estado contable y de recursos lamentable, cuando KPMG aseguró que la compañia podría gozar de buena salud al menos 3 años más en sus informes. (3)

KPMG y PricewaterhouseCoopers controlan las auditorias de la mayoría de las empresas del IBEX35.

Las 35 empresas del IBEX35 son auditadas por las llamadas BIG Sisters: KPMG, E&Y, Deloitte y PwC. Es un monopolio, una oligarquía o un cártel, que controla precios y un pastel de millones de euros. Por la suerte que corren sus auditorias en el resto del mundo podemos pensar que puede ocurrir en nuestro país donde el silencio se compra porqué los medios de comunicación son paniaguados de la banca y de las grandes BIG. 4 grandes bancos, 4 grandes auditoras, etc…..

La realidad es que las autoridades dicen que van a revisar más de cerca las actividades de las auditoras, que hay fraudes, por lo que vuelven a modificar regulaciones y así una y otra vez. Y no pasa nada ni tampoco hay multas.

Las puertas giratorias son otro aliciente más al fraude. Todos los reguladores financieros europeos y anglosajones tienen en sus cuarteles generales a empleados que han sido a su vez empleados de esos grandes bancos, auditoras, políticos, gobernantes y agencias de calificación. De esta manera vemos como manipulan las tasas de interés para beneficiar a EBA – European Banking Association – o manipulan el EURIBOR para chorizar a los hipotecados europeos o se meten en los Parlamentos y grandes empresas para asesorar sobre contabilidad e inversiones sobre regulaciones y legislaciones cada vez más complejas que ni ellas entienden, pero que permiten estafar más facilmente porque su grado de complejidad esta fuera del alcance de la mayoría de economistas.

Las ganancias – las BIG Sisters- bien se lo valen. Han crecido como la espuma en estos años de crisis a pesar que sus auditorias han sido un desastre como muestra el botón de la crisis del 2008. Así podemos resumir que las agencias de calificación de riesgos, las auditoras, los grandes bancos, los bancos centrales “independientes” del poder político – o los políticos dependientes de los oligarcas financieros- y los paraisos fiscales configuran la infraestructura para el expolio de la humanidad de esa élite mundial que controla la emisión de moneda y los resortes de la represión financiera sobre cualquier insumisión. Esa es una de las denuncias de la campaña “diez años después del colapso financiero: Tomemos el control de las finanzas!“. O como otros que ya hablan directamente de FASCISMO FINANCIERO. Cada vez resulta más complicado controlar a estos grandes conglomerados corporativos que han acabado vaciando de contenido la democracia, o sea, vaciando el poder de los parlamentos nacionales que resultan simples ser marionetas.


La noticía tal como apareció en marketwatch de donde la recogimos.

KPMG ganó la auditoría de BBVA con datos robados sobre las inspecciones de los rivales

Ex ejecutivo regulador utilizó el acceso a la información de inspección de Deloitte para lanzar con éxito BBVA

Un auditor pudo usar el acceso a datos confidenciales de inspección regulatoria para obtener un conocimiento avanzado de sus propias inspecciones y también para localizar a un cliente.

La revelación, presentada en documentos judiciales que respaldan el caso del gobierno contra antiguos socios de KPMG, muestra que la información confidencial también se usó contra los rivales del auditor.

La historia se remonta a 2016, cuando el banco español, BBVA, se vio obligado a solicitar ofertas de otras firmas de auditoría y cambiar su relación con la firma española de Deloitte debido a las reglas obligatorias de rotación de auditoría de la Unión Europea. La “información confidencial” acerca de esas ofertas le dio a KPMG una ventaja secreta sobre sus rivales PwC y Ernst & Young, quienes también fueron elegibles para participar en la auditoría de BBVA.

El episodio fue descrito en las quejas de la Securities and Exchange Commission – Comisión de Bolsa y Valores- de EE.UU contra cuatro ex socios de KPMG, un empleado de KPMG y un ex empleado de la Public Company Accounting Oversight Board – PCAOB -(Junta de Supervisión Contable del Regulador). El socio de KPMG España involucrado no fue nombrado y los bancos españoles no fueron nombrados en la investigación, asi como, el uso de los datos de inspección confidencial de otra firma de auditoría para realizar la auditoría de BBVA no se describió en la acusación penal original.

Brian Sweet, ex socio de KPMG, utilizó sus contactos en el regulador de auditoría PCAOB, donde trabajó, para obtener datos altamente confidenciales sobre las auditorías de BBVA y Banco Santander, según un nuevo documento presentado en el caso.

Sweet y sus contactos de PCAOB tuvieron acceso a la información sobre todas las firmas de auditoría más grandes: KPMG, Ernest & Young, Deloitte, PwC. Sweet se declaró culpable el 5 de enero de conspiración y fraude electrónico y está cooperando con las autoridades.

Los correos electrónicos obtenidos durante la investigación interna de KPMG sobre el escándalo fueron entregados a los fiscales en el caso contra los ex funcionarios de KPMG. La correspondencia explica cómo KPMG obtuvo una ventaja sobre sus rivales.

El socio de auditoría de KPMG España, Dabie Tsai, envió un correo electrónico a Sweet el 6 de abril de 2016 para agradecerle por adelantado su ayuda en la auditoría de BBVA y lo invitó a debatir sobre los “dos bancos españoles que discutimos en este momento”.

Tsai le proporcionó a Sweet su cuenta personal de correo electrónico y número de fax “en caso de que quiera usar cualquiera”.

Poco después, según los detalles del documento, Sweet usó su cuenta personal para enviar un correo electrónico a la cuenta personal de Tsai y dijo: “¡Dabie, ha sido genial charlar contigo hoy! Adjuntamos algunos ejemplos de los tipos de problemas que se han planteado en el pasado “.

Con información privilegiada, PwC ganó la auditoria del Santander y KPMG la del BBVA contra Deloitte

Adjunto al correo electrónico del sr. Sweet había un formulario interno y confidencial de comentarios de la PCAOB para un competidor de KPMG, Deloitte España, y su auditoría de Banco Santander que discutía formas específicas en que Deloitte no había evaluado adecuadamente la valuación de su reserva para pérdidas crediticias en ese banco. PwC ganó la auditoría de Banco Santander de Deloitte en 2016

Ese mismo día, Tsai usó su cuenta de correo electrónico personal para responder a la cuenta de correo electrónico personal de Sweet diciendo “¡Muchas gracias! Imprimí cada uno de ellos, por lo que solo lo leeré en la copia impresa. . . Prometo cuidar bien de esto. Aprecie toda su ayuda, y estoy seguro de que la ha escuchado muchas veces, pero la voy a agregar a todos los otros galardones. Me alegro de que haya venido a KPMG y haya sido de gran ayuda para la empresa. . . desde que te uniste !. . . Estaré en contacto con: nuestro esfuerzo de propuesta actual “.

El 10 de mayo de 2016, Tsai envió un correo electrónico a Sweet preguntando si Sweet tenía “alguna actualización sobre el frente de inspección de BBVA en nuestra última conversación”. Realmente agradecería poder obtener algunos detalles para considerar resaltar (qué no hacer o qué hacer para evitarlos) según sea apropiado en nuestro documento escrito si es posible. Promise será muy sensible y solo discutirá los aspectos técnicos “.

Tsai también le ofreció a Sweet una recompensa por su ayuda en la oferta para la auditoría de BBVA, el trabajo de “socio de calidad” en el compromiso, si KPMG tuviera éxito.

BBVA eligió a KPMG como su nuevo auditor, que se cambió de Deloitte a partir de 2017. Las firmas miembro de KPMG en todo el mundo le cobraron a BBVA 29,6 millones de euros ($ 34,3 millones) por sus auditorías y otros servicios en 2017.

Tsai fue el socio que firmó la auditoría para BBVA en 2017, de acuerdo con los registros de PCAOB.

Un portavoz de KPMG U.S. le dijo a MarketWatch en una respuesta por correo electrónico que “estas actividades se descubrieron durante la investigación de KPMG, y las conclusiones fueron informadas inmediata y completamente a las autoridades por la empresa el año pasado”.

Un portavoz de KPMG España añadió: “la propuesta para el compromiso de auditoría de BBVA estuvo dirigida en su totalidad por KPMG España. Si bien KPMG Spain es consciente de que existe una investigación en curso que surge de la conducta del ex personal de KPMG en los EE. UU., No conocemos los detalles de esa investigación. Más importante aún, podemos afirmar categóricamente que KPMG Spain no utilizó información confidencial de PCAOB en el proceso de propuesta para BBVA ni en ningún otro lugar “.

Lynn Turner, la ex contadora jefe de la SEC, dijo a MarketWatch que “estas acciones de los involucrados en KPMG, así como la propia empresa, en mi opinión son violaciones atroces del código profesional [que] los auditores que son CPA deben seguir. No han servido al interés público, no han actuado con integridad y no han ejercido un juicio moral. Es dudoso que uno pueda confiar en sus auditorías cuando se involucran en este comportamiento “.

Una portavoz de BBVA dijo que el banco no quiso hacer ningún comentario. Un portavoz de Banco Santander no respondió a una solicitud de comentarios.

Una portavoz de Deloitte no respondió a una solicitud de comentarios. Y un portavoz de Ernst & Young se negó a comentar, al igual que una portavoz de PwC.


Notas:

  1. BLASTINGNEWS-MX, Tres ex socios de KPMG enfrentan largas condenas de prisión.
  2. MARKETWATCH.COM, KPMG won BBVA audit with stolen data about rival’s inspections.
  3. Financial Reporting Council, Update on FRC investigations in relation to Carillion.
  4. expansion.com, KPMG y PwC, las firmas que más auditorías del Ibex logran este año.



los suizos votan que sus bancos privados continúen hinchando la deuda mundial que sobrepasa ya el 300% del PIB

El mismo mes que los suizos votan contra la propuesta VOLLGELD, la deuda mundial supera por primera vez en la historia el 300% del PIB planetario en 2018

La propuesta VOLLGELD, apoyada por economistas y docentes, pretendía que solo el Banco Nacional Suizo (BNS) pudiera fabricar el dinero electrónico, o sea, crear dinero de la nada, dinero-deuda, potestad que compartía con la banca privada suiza.

el gráfico muestra como cuando un banco concede una hipoteca crea dinero de la nada, aumentando los activos y los depósitos

El 75% DE LOS VOTOS DE LOS SUIZOS FUERON CONTRA LA PROPUESTA VOLLGELD

Los autores de la rechazada iniciativa deseaban poner fin al sistema de creación de moneda por medio de la concesión de créditos, o sea, crear dinero de la nada, potestad que tienen los bancos privados, lo que les permite controlar la economía y en definitiva al Estado y a la clase política. Como saben en Suiza es sencillo realizar una consulta ciudadana, bastan unos miles de votos y se puede votar en los cuatro cantones. Los argumentos de la propuesta Vollgeld eran para proteger mejor el dinero de los clientes de bancos y prevenir las crisis financieras. Daban la culpa del desorden mundial y el  crecimiento espectacular de la deuda a que los bancos privados tienen la capacidad, en principio infinita de crear dinero de la nada, o sea, creando deuda, o sea, cuantos más créditos dan más dinero electrónico hay en circulación.

Hasta el día de la votación, 6 de junio del 2018, el Banco Nacional de Suiza (BNS) representaba solo alrededor del 10% del suministro monetario del país, mientras que el otro 90% está en manos de bancos comerciales como UBS o Credit Suisse, entre otros.

Con esa decisión convertirían al BNS en el único organismo con capacidad para crear dinero físico y electrónico. Por contra, sería el poder político, escogido por los ciudadanos, quien ostentaría la capacidad de decidir cómo y cuándo se introduce dinero nuevo en la economía y en que sectores se hace. La propuesta, cuyos adherentes defendían que garantizaría la estabilidad financiera del país, fue rechazada de forma clara, con un 75% de votos en contra, según las últimas estimaciones oficiales. Se trata de una iniciativa que implicaba una reforma radical del actual sistema monetario del país, en el cual el Banco Nacional de Suiza, se convertía en el único emisor de moneda papel y dinero electrónico o escritural, digital.

a los bancos privados les interesa conceder hipotecas, cuando más hipotecas, o sea, cuanto más dinero crean de la nada más aumenta el valor del mercado inmobiliario y más dinero ganan irresponsablemente. Dicho de otra manera, la vivienda vale lo que el banco le quiere prestar por ella y usted es un pardillo que pica el anzuelo.

Los contrarios a la medida argumentaban que con ello serían precisamente los poderes públicos que sólo tendrían esa potestad y preferían que estuviera en manos privadas. Un contrasentido pues el aumento de la deuda mundial ha sido producto precisamente del golpe de Estado financiero que la Banca privada ha dado en la historia reciente apoderándose de una potestad que sólo residía en el pueblo, o sea, en sus parlamentos. Seguramente el peso de la Banca privada en el país helvético, su secreto bancario de los miles de millones de dinero que guardan esos bancos privados de la evasión que realizan los ricos tenga mucho que ver. Las declaraciones de Herve Falciani acusando a la banca suiza privada serían un botón de muestra.

En definitiva, los suizos quieren que sus bancos privados puedan continuar imprimiendo dinero y no como quería la propuesta Vollgeld que sólo prestaran conforme a sus propias reservas. Dicho de otra manera, cuando un banco español concede un préstamo con garantía hipotecaria, se crea ese dinero de la nada y no hay nada que garantice ese préstamo más que la vivienda (valor que depende de un mrcado muy volátil). Por eso, a los bancos privados les interesa conceder hipotecas, cuando más hipotecas, o sea, cuanto más dinero crean de la nada más aumenta el valor del mercado inmobiliario y más dinero ganan irresponsablemente. Dicho de otra manera, la vivienda vale lo que el banco le quiere prestar por ella y usted es un pardillo que pica el anzuelo.

Ese préstamo concedido, deuda de la nada, se convierte en un depósito en el vendedor. Los préstamos de la nada crean depósitos, crean dinero. Pero ese depósito, que habrá que pagar en muchos años, luego se multiplica en el banco depositante, en miles en la supuesta reserva fraccionaria. No sólo eso, como venimos explicando en las webs de nuestra Asociación los bancos titulizan los créditos también para revenderlos a inversores, lo que genera el mercado de deuda más importante del sistema bancario anglosajón y de economias próximas muy bancarizadas como la española.

El IIF alerta que una montaña de deuda, 211 billones de euros, arrastra a la economía mundial y supera el 300% del PIB .

El Instituto de Finanzas Internacionales (IIF por sus siglas en inglés) es una asociación empresarial mundial de instituciones financieras: bancos, etc. Fue creado en 1983 por 38 bancos de los principales países industrializados como respuesta a la crisis de deuda internacional de comienzos de la década que empezó en 1981. Es la única​ asociación de instituciones financieras privadas que tiene carácter mundial.

Pues bien, en su informe anual situaba la deuda global en 247 billones de dólares o 211 billones de euros ( 211 seguido de 12 ceros). Para que nos hagamos una idea, el PIB español es de sólo 1 de esos 211 billones. La deuda acumulada de Bancos, estados, empresas y ciudadanos supera en 3 veces el PIB planetario, lo que significa, que toda la humanidad debería trabajar 3 años gratis sin gastar nada para pagar a los propios acreedores de esa humanidad.

La deuda ha crecido imparable sobre todo en las dos últimas decadas,como se ve en el gráfico, debido precisamente a lo que los suizos no han querido quitar a su banca privada: la potestad de la banca comercial de crear dinero de la nada, solamente  anotando como dinero nuevo los créditos que van dando a los deudores que le piden un préstamo.

El mismo IIF, representante de las empresas financieras que irresponsablemente han generado esa montaña de deuda, advierte sobre los peligros que se ciernen en una economía que en los últimos lustros funciona dopada con crédito barato, para algunos, y tipos de interés a cero. La explosión de deuda de estas décadas se debe, afirma nuevamente el IFF, es resultado de la desregulación bancaria que ella misma propugna, la globalización financiera y los tipos de interés por los suelos.

Recientemente en España diversas organizaciones organizadas a partir de ATTAC van a realizar una campaña internacional, REACCCIONEMOS- CONTROLEMOS LAS FINANZAS, en la conmemoración de 10 años de crisis, para rescatar las finanzas al servicio del pueblo y no de los poderosos lobbies financieros internacionales que escapan al control democrático de la ciudadanía y tiene el poder de creación de dinero en sus manos secuestrado.


Seguro le puede interesar:




El fascismo financiero y la irreformabilidad del sistema

Alfredo APILÁNEZ

Texto elaborado para la ponencia homónima desarrollada en el marco del Foro que, bajo el título “El derecho a la vivienda frente al capitalismo financiero”, organizó la Asociación 500×20 del barrio de Nou Barris de Barcelona los días 7 y 8 de julio de 2018.

Introducción

“Un sistema que, cuando no tiene problemas, excluye de una vida digna a la mitad del planeta y que soluciona los que tiene amenazando a la otra mitad, funciona sin duda perfectamente, grandiosamente, con recursos y fuerzas sin precedentes, pero se parece más a un virus que a una sociedad. Puede preocuparnos que el virus tenga problemas para reproducirse o podemos pensar, más bien, que el virus es precisamente nuestro problema. El problema no es la crisis del capitalismo, no, sino el capitalismo mismo. Y el problema es que esta crisis reveladora, potencialmente aprovechable para la emancipación, alcanza a una población sin conciencia y a una izquierda sin una alternativa elaborada”

Santiago Alba Rico

Quizás no haya ningún ámbito de la realidad social donde sea mayor el desconocimiento existente sobre los procesos que inciden en la vida de la gente que en todo lo relacionado con las finanzas modernas. Podríamos decir que hay una relación inversamente proporcional entre la relevancia de los formidables efectos que producen sobre la vida cotidiana de las personas y el conocimiento que se tiene del funcionamiento de esos mecanismos: no entendemos las fuerzas que mueven el mundo en el que vivimos. El papel de la banca en la planificación de la actividad económica, el funcionamiento de los omnipotentes mercados financieros, la teoría económica con mando en plaza en todas las plataformas mediáticas y cátedras académicas y los resortes ocultos de las políticas austericidas neoliberales son incomprensibles para la mayor parte de la población, directamente afectada  por sus efectos. Todo ello dista mucho de ser casual. La incomprensión de los mecanismos a través de los cuales se ejerce el poder social efectivo es perfectamente funcional a la docilidad y la alienación que propician el alejamiento de las clases populares de la peligrosa tentación del antagonismo. Las reglas que rigen el poder real son ajenas a cualquier control mínimamente democrático.

Pero es precisamente esta colosal e inducida ignorancia la que facilita la difusión de la errónea creencia de que los pilares de la política económica neoliberal son absurdos o malévolos, causando un sufrimiento innecesario que sería fácil de revertir a través de políticas sensatas desarrolladas por fuerzas razonablemente progresistas. ¿Cuántas veces escuchamos la cantinela de la necesidad de acabar con la austeridad o con los abusos de los fondos buitre, esos desalmados especuladores que atentan contra el derecho a la vivienda, como si fuera posible modificar sustancialmente las despiadadas reglas del juego del sistema capitalista a través de cambios legislativos o de reformas gradualistas? Sin embargo, lo cierto es que semejante entramado de “crueldad” y de sufrimiento humano es esencial para mantener la rentabilidad del capital, que es al fin y al cabo lo que cuenta en el reino de la mercancía.

La gran novedad respecto a épocas anteriores es la amputación de la posibilidad de intervención, al menos en el corazón del sistema, por parte de los poderes públicos representantes de la soberanía popular. Sobran los ejemplos ilustrativos de cómo las palancas “técnicas” a través de las que el estado burgués podía atenuar el embate del capital (destacadamente, la política fiscal redistributiva de tipo keynesiano financiada a través del banco central público) han sido cercenadas por la ofensiva neoliberal. He aquí, en la probada impotencia de los representantes del pueblo soberano para resistir los ataques crecientes contra las condiciones de vida de la clase trabajadora, la prueba de la hegemonía del fascismo social, que ejerce su poder destacadamente en el ámbito de las finanzas globales. La conclusión lógica de cara a las vías de acción política de las clases populares es contundente: si el sistema es irreformable por la vía legal-institucional, la insistencia en esta vía por parte de las llamadas fuerzas del cambio y los movimientos sociales reformistas sólo puede producir desánimo y frustración ante la impotencia de realizar transformaciones de calado respetando las reglas del juego. El viejo reformismo, mil veces fracasado, con su utópica ilusión de alcanzar un capitalismo con rostro humano, para paliar con microavances el desastre en ciernes, no sería pues más que un freno a las auténticas aspiraciones emancipatorias. ¿Existen otras vías?

Como cierre de esta pequeña introducción voy a hacer una aproximación al concepto de fascismo financiero, entendido como una de las formas del fascismo social, desarrollado por el escritor y sociólogo portugués Boaventura de Sousa Santos: “Todas las formas de fascismo social son formas infra-políticas, no son parte del sistema político, que es formalmente democrático, pero condicionan las formas de vida de los que están abajo a través de desigualdades de poder que no son democráticas, que son inmensas y permiten que los grupos que tienen poder obtengan un derecho de veto sobre las oportunidades de vida de quienes están más abajo. Hasta ahora, políticamente, las sociedades son democráticas. Hay libertad de expresión, relativa pero existe. Hay elecciones libres, por así decirlo, con toda la manipulación. Pero los asuntos de los que depende la vida de la gente están cada vez más sustraídos al juego democrático. El mejor ejemplo es el fascismo financiero. El fascismo financiero tiene una característica especial: permite salir del juego democrático para tener más poder sobre el mismo. O sea, alguien con muchísimo dinero o una gran multinacional, puede ponerlo en un paraíso fiscal. De este modo sale del juego democrático de los impuestos, pero al salir se queda con más dinero y más poder para poder influenciarlo y además darles consejos a los ciudadanos de que no deben gastar tanto, que están viviendo por encima de sus posibilidades, que el Estado está aumentando peligrosamente el déficit, precisamente porque no está siendo financiado con los impuestos que podría recibir si esta plata estuviera en el país. Se crea una corrupción de la democracia: los que huyen de las reglas democráticas son los que se quedan con más poder para imponer las reglas democráticas a los otros. Esa es la perversidad del fascismo financiero. Las siete economías más ricas del mundo son paraísos fiscales, auténticos pozos sin fondo de los flujos financieros del capital global, y su ingreso per cápita entre el inicio de la desregulación neoliberal en 1980 y el 2015 creció más que para el resto del mundo.

Comenzaré con una serie de ejemplos históricos que sirven de botones de muestra del fascismo financiero.

A continuación, describiré los instrumentos a través de los cuales se ejerce el fascismo financiero. Su origen histórico, las instituciones que lo simbolizan, la teoría económica basura que lo legitima y algunas de las profundas transformaciones sociales que provoca.

>>>>>>>>>>>>>>>>CONTINUAR LECTURA>>>>>>>>>>>>>>>




¿puede una niña de 12 años explicar la estafa bancaria en lenguaje comprensible? sí

Una niña de 12 años, Victoria GRANT, explica con sencillas preguntas y respuestas la estafa bancaria que sufre Canada, su país.

No puede haber una victoria GRANT aquí en España o en Catalunya que explique lo mismo pero con las instituciones de aquí y los responsables de aquí?

De momento nos conformamos con el vídeo de su intervención en el Public Banking Institute de Canada:




Después de 5 días Google desbloquea acceso a nuestra web hackeada para minado de criptomonedas

Ya puede visitar nuestra web con absoluta tranquilidad.

El ataque informático había introducido código malicioso en un archivo central de la plantilla que ejecuta nuestra web.

Nuestros visitantes sólo han sido usados para el minado de una criptomoneda.

El ataque no introducía código en su ordenador.

Google ha desbloquedo nuestro dominio después de que nuestros técnicos han eliminado el fragmento de malware detectado en la plantilla principal del wordpress de nuestro subdominio: http://500×20.prouespeculacio.org. De resultas del bloqueo a nuestro dominio las visitas bajaron de las mil diarias a poco más de 100.

El código malicioso apunta a la página [https://cdns.ws/lib/googleanalytics.js] alojada en el dominio considerado peligroso [https://cdns.ws]. Al visitar la página principal de este dominio, sólo hay una pantalla en blanco. Creemos que el script fue introducido por la técnica de “fuerza bruta” en un archivo central (functions.php) de la plantilla que ejecuta nuestra web.

El script se encontraba en nuestro dominio. No introducía código en su ordenador sino que esclavizaba su cpu y tarjeta gráfica para procesar datos de alguna cadena de bloques (blockchain) de criptomonedas, actividad que requiere mucha energía para procesar datos. Nuestra sospechas se iniciaron a finales de noviembre cuando descubrimos una anomalía en la web: en cuanto te conectabas a ella automáticamente la cpu se ponía a usar el 100% de los recursos y su temperatura subía a casi 70º C. Sucedía con cualquier navegador y cualquier sistema operativo que usamos(distribuciones de Linux y Windows7). Ese comportamiento nos llevó a contactar con los servicios de nuestro hosting que finalmente detectaron la intrusión. No es nuevo bajo el sol. Dos webs como Movistar (1) y Bolsamania (2) también han tenido esos problemas con la explosión de las criptomonedas. Seguramente 2018 habrá una explosión de código malicioso en ese sentido. Si usted cree que su cpu sobreactúa al conectarse a una página web puede existir ese problema con el dominio que visita. Si por la causa que fuere debe entrar igualmente nosotros hemos comprobado que al cerrar el navegador que usa, varias veces, el script deja de funcionar seguramente porqué la conexión se vuelve inestable y el script descarta esa cpu.

Nuestro hosting y Google han certificado ya el correcto funcionamiento de nuestro subdominio:

Pues nada, gracias por visitarnos nuevamente!!!

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Más información:




Los créditos bancarios son un delito de apropiación indebida


El abogado y economista Oscar Viera analiza el mecanismo de creación de dinero bancario por la Banca privada y explica que ante nuestros ojos durante décadas los banqueros roban apropiándose de ese mecanismo.

Pero además cobrando intereses hacen nacer aún más dinero que no se corresponderá con ningún valor o trabajo humano y por lo tanto es acumulable e imposible de pagar. Ese es el quid de la financierización y la esclavitud por deudas.

 




cláusula suelo: Los grandes bancos preveen tipos negativos ¿-4%? a largo plazo en sus hipotecas

¿por qué el BBVA hace firmar documentos con cláusula suelo al 0%?

EL EURIBOR AL -4% ¿ FICCIÓN O REALIDAD?

El BBVA es “vidente”, y además calcula que próximamente el EURIBOR bajaría a niveles insospechados, es decir al menos tres o menos cuatro por ciento??

El BBVA está llamando a sus clientes para que firmen ante notario la nueva “clausula suelo”, al 0%. ¿Esto que quiere decir??

Que si el EURIBOR entrara muy por debajo del cero llegando incluso aunque le agreguen el diferencial, por ejemplo el del 1% que existe en la mayoría de los préstamos hipotecarios.

Para que nos entendamos, si el EURIBOR se situara al -4% y en nuestra hipoteca tenemos el EURIBOR más el 1%, el resultado del interés es negativo, y por esta paradoja de la economía. Entonces, no solo no pagaríamos intereses en nuestra cuota mensual, sino que además ni siquiera habría que pagar el capital adeudado entero.

POR EJEMPLO:

En una cuota mensual de una hipoteca de 500 euros ( haciendo números redondos) en la cual, 450 euros es AMORTIZACIÓN de la HIPOTECA, y 50 euros INTERÉS (  a favor del Banco, se entiende).

Podría darse la paradoja de que no solamente NO pagaríamos los 50 euros de interés, sino que además NO  llegaríamos a pagar tampoco los 450 euros de amortización, estaríamos en el orden de los 420 euros mensuales en TOTAL amortizando ¡¡¡450 euros!!!

¿Por qué hacemos semejante afirmación? Adjuntamos un manuscrito ante notario donde el BBVA ha “obligado” a redactar y firmar a un cliente suyo en el cual dice literalmente lo siguiente.

Aquí dejamos un ejemplo de este MANUSCRITO donde se supone que el comprador de su “vivienda” cuando firma su hipoteca, ENTIENDE lo que escribe. 

no hay pie de página como consecuencia de la Ley de Protección de Datos.

“Yo conocedor de que mi préstamo hipotecario establece limitaciones a la variabilidad del tipo de interés ya que como de que el resultado de la suma de tipo de referencia ordinario y el diferencial sea un valor negativo no se devengará valor alguno.

Además he sido advertido por la entidad prestamista y por el notario actuante, cada uno en su ámbito de actuación de los posibles riesgos del contrato, y en particular de que el tipo de interés de mi préstamo a pesar de que sea variable, nunca se beneficiará de descensos del tipo de interés de referencia si sumando al diferencial da un resultado negativo.”

¿Por qué motivo el BBVA hace que sus clientes firmen de puño y letra escritos ante notario? ¿existiendo ordenadores e impresoras???

Ellos se remiten a la ley 1/2013 art 6, de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de deuda y alquiler social.  Dice así:

” 1. En la contratación de préstamos hipotecarios a los que se refiere el apartado siguiente se exigirá QUE LA ESCRITURA PÚBLICA INCLUYA, junto a la FIRMA DEL CLIENTE, UNA EXPRESIÓN MANUSCRITA, EN LOS TÉRMINOS QUE DETERMINE EL BANCO DE ESPAÑA, por la que el prestatario manifieste que ha sido adecuadamente advertido de los posibles riesgos derivados del contrato. 

2. Los contratos que requerirán la citada expresión manuscrita serán aquellos que se suscriban con un PRESTATARIO, persona física, en los que la hipoteca recaiga sobre una VIVIENDA o cuya finalidad sea adquirir o conservar derechos de propiedad sobre terrenos o edificios construidos o por construir, en los que concurra alguna de las siguientes circunstancias: 

a) que se estipulen limitaciones a la variabilidad del tipo de interés, del tipo de las cláusulas suelo y techo, en los cuales al límite de variabilidad a la baja sea INFERIOR al límite de variabilidad al ALZA;

b) Que lleven asociada la contratación de un instrumento de cobertura del riesgo de tipo de interés, o bien:

c) que se concedan en una o varias divisas.” 

El BBVA se amparan en que si una persona escribe de su puño y letra lo que le dicta un notario, se da por hecho que la persona entendió TODO LO QUE SE LE DICTÓ. 

Andrés Giordana, abogado




de cómo la Reserva Federal de USA y los bancos manejan el mundo

Los secretos sucios del templo: de cómo la Reserva Federal de USA y los bancos manejan el mundo

Hace años leí el excelente libro de William Greider, publicado en 1987, sobre el funcionamiento del Sistema de la Reserva Federal de USA. Detallado y explícito, es una lectura maravillosa e informativa, con la excepción de la solución que sugiere para un inmenso problema. Fue, por lejos, demasiado tímido. Este artículo propone una solución muy diferente. Greider llamó su libro “Secrets of the Temple” [Secretos del Templo] con un subtítulo: “Cómo la Reserva Federal maneja el país.” Un subtítulo mejor podría haber sido como la Fed (y muchas otras bancas centrales esenciales) manejan el mundo. Este artículo trata de resumir lo que hace, cómo lo hace, a quien beneficia y a costa de quienes. Para los que no están al tanto, prepárense para informaciones y comentarios sorprendentes.

Aclaremos algo desde el inicio. La Reserva Federal de USA, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón y el Banco Central Europeo (de los 12 países europeos que adoptaron la moneda común europea en 1999) son instituciones con un poder enorme, mucho más allá de lo que puede imaginar la gente en algún sitio del mundo. Estos bancos centrales, los más dominantes de todos, así como la mayoría de los demás, tienen una poderosa influencia en las condiciones financieras en casi todos los países, incluyendo, desde luego, los suyos, en un mundo financiero con cada vez menos fronteras, en el que un evento económico importante en una nación puede afectar, para bien o para mal, a la mayoría.

Otro poderoso banco forma también parte del mundo financiero actual. Hay que mencionarlo por su importancia, aunque requiere un artículo separado para explicar de modo más completo cómo trabaja. En el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés), hermético, inviolable y sin responsabilidad ante nadie, fundado en 1930 y basado en Basilea, Suiza. Este banco, del que la mayor parte de la gente jamás ha oído hablar, es el banco central para sus bancos centrales miembros – una especie de “mandamás de mandamases” bancario, equivalente a lo que al parecer existe en el mundo enigmático de los Dones de la Mafia. Como la mayoría de las demás bancos centrales, incluyendo a la Reserva Federal (explicado más adelante), es de propiedad privada de sus miembros.

Algunos académicos y otros que han estudiado el BIS creen que la elite dominante del capitalismo financiero estableció este banco de bancos para que esté en la cima del poder a fin de que ejerza su autoridad sobre un sistema financiero mundial poseído y controlado por ella. Se piensa que su plan era utilizar este banco para dominar el sistema político de todos los países y controlar la economía del mundo de un modo feudal. En una palabra, la idea es que esa súper-elite quiere regir el mundo controlando su dinero, y que estableció ese todopoderoso banco de bancos supranacional para que así lo hiciera. Por importante que sea, esa discusión quedará para otra ocasión, ya que la intención de este artículo es concentrarse sólo en la Reserva Federal de USA.

Los bancos centrales dominantes y el BIS, junto con la mayoría de los otros, ejercen su influencia en una alianza mutua de tipo cartel para asegurar que todos se beneficien más de lo que harían sino fuera por ese confortable arreglo. Con su inmenso poder no es jugar con palabras si uno dice que esas instituciones financieras ciertamente gobiernan el mundo. Porque pueden crear dinero, financian las necesidades de sus gobiernos, sus fuerzas armadas y todas las actividades empresariales, que no podrían funcionar sin un suministro expeditivo de esa mercancía, la más necesaria de todas. Es el dinero, no el amor, lo que hace que el mundo se mueva, y los banqueros centrales tienen el poder de crear o sacar de la circulación mucho o poco, según gusten y con la intención que se les ocurra. Es el tipo de poder que puede mover o destruir montañas.

Ningún banco central nacional es más poderoso en la actualidad que la Reserva Federal de USA, pero no fue siempre así, y ahora enfrenta competencia por el primer lugar, lo que no había conocido desde la Segunda Guerra Mundial. La Fed, como lo llaman, ha existido desde que fue establecido originalmente por una ley del Congreso en 1913. Pero el Banco de Inglaterra ha existido desde que Bretaña controlaba los mares, desde 1694, cuando el Rey William III necesitó ayuda para financiar el tipo de aventura que requiere mucho dinero disponible – la guerra. En aquel entonces fue contra Francia, y el rey necesitaba un banco amigo que lo imprimiera para su uso, para ayudarle a combatir. También necesitaba ayuda financiera para facilitar el comercio y administrar la deuda del país que siempre aumenta cuando se libran guerras. El Banco de Inglaterra no fue el primer banco central, pero fue el primer banco central de propiedad privada del mundo moderno en un país poderoso. Se llamó el Banco de Inglaterra para impedir que el público supiera que, igual que nuestra Reserva Federal, era y sigue siendo de propiedad privada y no parte del gobierno. También fue el modelo utilizado en la formación de nuestro propio banco central y de la mayoría de los otros.

Los británicos podrán haber tenido una ventaja de 219 años sobre la Fed, pero los banqueros centrales sólo son tan poderosos como los países que representan y sus economías. En la actualidad los otrora dominantes británicos tienen que aceptar el papel menor de ser sólo uno de muchos socios inferiores de un hegemón USA que emergió después de la Segunda Guerra Mundial como el poder económico dominante del mundo. Siguen siéndolo hoy en día, aunque algunos expertos fiables creen que este país puede haber llegado a la cumbre y se halla en decadencia. Algunos van más lejos y afirman que nuestra decadencia ha sido acelerada por la desastrosa política del gobierno Bush que cree irracionalmente que librar la guerra sin fin contra el mundo es la manera de gobernarlo, de impulsar un crecimiento económico y una dominación sin fin, y de preservar así la posición preeminente de la nación como el campeón económico reinante.

Es fácil cuestionar este punto de vista y pensar que el campeón se ha subido al cuadrilátero algunas veces de más, tiene planes interminables de volver a repetir sus combates, y que probablemente le pasará lo mismo que a muchos personajes anteriores que no supieron cuándo abandonar y terminaron con un daño cerebral crónico, conocido como demencia. La lección de la historia es siempre la misma. El precio a pagar por una conducta imprudente es elevado, doloroso e inevitable. Vale para los países así como para los individuos, pero demasiado a menudo ni los unos ni los otros lo ven hasta que es demasiado tarde. La mayor diferencia entre USA de hoy y otras naciones del pasado que pagaron caro por no ceder cuando ya era demasiado tarde es que tenemos un arsenal todopoderoso, como los demás nunca tuvieron. Si decidiéramos utilizarlo, probablemente no quedaría gran cosa para un sucesor. No es un pensamiento agradable, pero es muy real.

Todo comenzó en 1910 en la isla Jekyll

Suena como el título de una película de horror, pero los eventos de la vida real que ocurrieron en 1910 en esta isla de propiedad privada a poca distancia de la costa de Georgia habría sido un reto hasta para la imaginación de la fábrica de pesadillas de Hollywood.

En la isla Jekyll se reunieron en secreto durante nueve días siete hombres muy acaudalados y poderosos y crearon el Sistema de la Reserva Federal que nació tres años más tarde, el 23 de diciembre de 1913 mediante una ley del Congreso. Desde entonces, la nación y el mundo nunca volvieron a ser lo mismo, sólo se beneficiaron los ricos y poderosos. De eso se trataba, y funcionó tal como lo planificaron.

La Ley de la Reserva Federal que le dio origen es seguramente una de las obras legislativas más desastrosas para el bien público que jamás haya sido producida por un organismo legislador. También puede haber sido y sigue siendo ilegal según el Artículo 1, Sección 8, de la Constitución que casualmente es la ley inviolable del país. El artículo indica que el Congreso tendrá el poder de acuñar (crear) dinero y de regular su valor. En 1935, la Corte Suprema de USA determinó que el Congreso no puede delegar constitucionalmente su poder a otro grupo u organismo. El Congreso actuó, por lo tanto, en violación de la misma Constitución que juró preservar y al hacerlo creó el Sistema de Reserva Federal que, como explicaremos más adelante, es una corporación privada con fines de beneficio que opera a costa del bien público. Mediante su acción, nuestros legisladores cometieron fraude contra el pueblo del país y hasta ahora se han salido con la suya sin que el público ni siquiera conozca el daño que se ha infligido.

El vergonzoso resultado es que lo que jamás debería haber llegado a ver la luz es ahora la institución más dominante del mundo, y todo debido a lo que comenzó en una isla de propiedad privada de nombre espeluznante. Pero, si el Congreso hubiese actuado responsablemente, la ley de creación de la Fed jamás habría sido promulgada. La legislación que la estableció fue tan dañina para el interés público, que probablemente jamás habría sido aprobada si no hubiera sido encauzada mediante una reunión del Comité Parlamentario de Conferencia organizada en plena noche entre las 1.30 y las 4.30 AM (mientras dormía la mayoría de los miembros del Congreso) el 22 de diciembre de 1913. La Ley fue votada al día siguiente y aprobada a pesar de que muchos miembros del organismo habían partido para sus vacaciones de Navidad y la mayoría de los que se quedaron no habían tenido el tiempo necesario para leerla o conocer su contenido. ¿Suena familiar? Pero la aprobaron (como un ladrón en la noche) y fue convertida en ley por un Woodrow Wilson inconsciente o cómplice, que admitió posteriormente que había cometido un terrible error, diciendo “Arruiné inconscientemente a mi país.” Pero era demasiado tarde para autopsias, y el pueblo usamericano lo ha pagado caro desde entonces. Es hora de que el público lo comprenda y comience a exigir que se termine con más de 90 años de daño.

Eso casi ocurrió hace 43 años cuando un presidente decidió actuar a favor de la gente que lo eligió. Ese hombre fue John Kennedy, quien planificó antes de su muerte el fin del Sistema de Reserva Federal para eliminar la deuda nacional que un banco central crea al imprimir dinero y prestárselo al gobierno. Esa deuda ha aumentado ahora a más de 8.400.000.000.000 dólares que tienen que ser pagados por todos los contribuyentes, quienes lo han hecho por una suma que asciende a casi 174.000.000.000 de dólares sólo en los tres primeros meses de 2006. Este servicio de la deuda es ahora un monto anualizado que excede dos tercios de un billón de dólares. Ha enriquecido a los banqueros (de eso se trataba) y ha empobrecido al público, porque nos cobran impuestos para pagar la cuenta. No es exagerado decir que se trata del mayor fraude financiero en la historia del mundo que aumenta con cada día que pasa.

La deuda era menos onerosa hace 40 años, pero Kennedy comprendió el peligro que representaba para el país y la carga que imponía al público. Por lo tanto, el 4 de junio de 1963, dictó la orden presidencial EO 11110 dando autoridad al presidente para emitir moneda. Luego ordenó al Tesoro de USA que imprimiera 4.000 millones de dólares en “Billetes de USA” para reemplazar los de la Reserva Federal. Su intención era de reemplazarlos todos cuando hubiera suficiente cantidad de la nueva moneda en circulación para poder terminar con el Sistema de la Reserva Federal y el control que daba a los banqueros internacionales sobre el gobierno de USA y el público. Sólo meses después de la entrada en vigencia del plan Kennedy, fue asesinado en Dallas en lo que seguramente fue un golpe de estado disfrazado para que pareciera otra cosa y que puede haber sido realizado, por lo menos en parte, para salvar el Sistema de la Fed y la concentración de poder que creó, tan beneficioso para los poderosos banqueros del país. Los que se beneficiaban tenían buenos motivos para involucrarse en la conspiración para proteger el privilegio especial al que no estaban dispuestos a renunciar sin lucha. Es una explicación plausible que podría explicar quién puede haber estado tras el asesinato y por qué motivo. Sea cual sea la verdad, el cartel bancario sólo se vio afligido por poco tiempo. Una vez que Lyndon Johnson se hizo cargo, rescindió la orden presidencial de Kennedy y restauró el antiguo poder del cartel. Lo ha mantenido desde entonces y ahora, por cierto, es más poderoso que nunca. Ni siquiera los presidentes son capaces de detenerlo y los que quisieran tratar de hacerlo, tienen una lección que les da la historia para que reflexionen.

Los predecesores de los posibles complotadores del golpe contra Kennedy fueron los hombres que se reunieron en la isla Jekyll en 1910. Representaban a algunos de los hombres más poderosos del mundo – los Morgan, Rockefeller, Rothschild de Europa (que dominaron toda la banca europea a mediados del Siglo XIX y que todavía podrían ser la familia más rica y poderosa de todas) y otros de gran influencia y poder. Estaba también un senador de USA, un alto funcionario del Tesoro, el presidente del mayor banco del país en la época, un destacado personaje de Wall Street y el hombre que más tarde llegaría a ser el primer presidente del Sistema de la Reserva Federal. Fue una colección extraordinaria y fueron para lograr una sola cosa. Querían cambiar la ideología y el curso de los negocios usamericanos, que hasta entonces se basaban en la competencia en el mercado y reemplazarlos por el monopolio. También sabían lo que quiso decir el barón M.A. Rothschild cuando dijo: “Denme el control sobre la moneda de una nación y no me importa quién haga sus leyes.” Conocían también la sabiduría de lo que dice en Proverbios 22:7: ““El rico se enseñorea de los pobres; y el que toma prestado es siervo del que presta”.

Fue el alba de la era de los carteles poderosos, cuando los siete titanes financieros reunidos en secreto en la casa del club de la isla decidieron no seguir compitiendo entre ellos y exigieron el poder para arreglarlo. Ya estaban informalmente coludidos, pero sabían que todo funcionaría mejor si se realizaba bajo un cartel avalado legalmente. Querían un cartel bancario y obtuvieron uno que hoy florece por debajo del radar público con el instrumento que más deseaban – la capacidad de controlar el suministro de dinero de la nación, que les dio un poder casi ilimitado. El cartel trabaja ahora en cooperación con sus gobiernos y con todas las demás poderosas corporaciones transnacionales en una alianza global dominante que les permite controlar los mercados, los recursos, la mano de obra barata del mundo, y nuestras vidas.

El Sistema de Reserva Federal no es una agencia gubernamental – es un cartel de propiedad privada de poderosos bancos protegido por la ley.

Se cree común, pero erróneamente, que el Sistema de Reserva Federal es una función gubernamental y sometida a su control. Es falso. A menudo se habla de un banco central descentralizado, casi-gubernamental, pero es sólo una cobertura para disfrazar lo que es en realidad: un cartel de propiedad y operación privada que es presentado como si el gobierno estuviera a cargo. El hecho de que su central esté en Washington en el formidable e impresionante edificio Eccles (bautizado con el nombre de un antiguo presidente de la Fed) forma sólo parte del astuto subterfugio. Funciona como sigue:

La Fed está compuesta de un Consejo de Gobernadores en Washington y de 12 bancos regionales en las principales ciudades de todo el país (incluyendo a mi propia ciudad de Chicago donde cualquiera solía poder, pero ya no puede, ir a un cajero y comprar valores del Tesoro de USA). El sistema también incluye a numerosos y diversos bancos miembros, incluyendo a todos los bancos nacionales que tienen que formar parte del sistema. Se permite también que otros bancos se sumen y muchos lo hicieron. La Reserva Federal comenzó sus operaciones en noviembre de 1914, casi un año después de la ley parlamentaria que creó el sistema el año anterior. Recibió mandato legal para poseer el mayor poder de cualquier institución del país – el poder de crear y controlar su suministro de dinero.

La mayoría de la gente sabe poco o nada sobre el dinero y la banca, probablemente nunca piensa en el tema, y no tiene la menor idea de cómo lo que hacen la Fed y los banqueros afecta sus vidas. Antes de escribir este artículo, tenía un poco más de los modestos conocimientos que aprendí en un curso obligatorio sobre el tema y contabilidad básica como parte de mi plan de estudios para la maestría de administración empresarial, hace 46 años. Esos cursos dejaron de lado las partes más importantes de la historia y nunca dieron a entender que pudiera haber algo siniestro en el funcionamiento real del sistema bancario. Pero nadie debería imaginar que los bancos fueron establecidos para funcionar en su beneficio o que se quisiera que lo hicieran. Evidentemente no es así, y todo el que sugiriera que lo es, debería leer lo que sigue. Son tan beneficiosos para el bienestar público como lo fue el misil balístico intercontinental MX Peacekeeper (el lenguaje ingenioso es impresionante) que debía portar ojivas nucleares a mediados de los años ochenta y que tenía el poder de destruir toda vida en el planeta y que aún podría hacerlo en su forma antigua o modernizada.

La Ley de la Reserva Federal (la ley del país) estipula que los Bancos de Reserva Federal de cada región son de propiedad de sus bancos miembros. Esos bancos de la Fed son corporaciones de propiedad privada que hacen un gran esfuerzo por ocultar que ellos, en realidad, son dueños de lo que gran parte del público piensa que forma parte del tesoro y gobierno públicos. Es fácil pensarlo ya que los presidentes de la Fed y siete de los doce gobernadores son nombrados por el presidente y aprobados por el Senado. Como tal, el BRF es una especie de entidad casi-gubernamental, pero el hecho es que el Sistema es de propiedad privada con fines de beneficio privado como cualquier otra empresa. Tiene accionistas como otras corporaciones públicas, que reciben un 6% de intereses libres de riesgo cada año sobre su participación en el capital.

El público lo ignora, y probablemente no constituiría buenas relaciones públicas si lo descubriera. La gente podría molestarse aún más si supiera que algunos de los propietarios de nuestra Reserva Federal son poderosos inversionistas extranjeros en el Reino Unido, Francia, Alemana, Holanda e Italia. Son socios de gigantescos bancos de USA como JP Morgan Chase y Citibank así como de poderosas firmas de Wall Street como Goldman Sachs en un cartel banquero del nuevo orden mundial que influencia y afecta por doquier los negocios y nuestras vidas.

El problema de la propiedad privada de los bancos de la Reserva Federal ha sido cuestionado varias veces en los tribunales federales, en vano. Cada vez los tribunales confirmaron el actual sistema bajo el cual cada banco de la Reserva Federal es una corporación separada de propiedad de los bancos comerciales en su región. Un caso semejante fue el de Lewis contra USA que fue decidido por el 9º Circuito de la Corte de Apelaciones que dictaminó que los bancos de la Reserva son corporaciones independientes, de propiedad privada y controladas localmente.

Los fundadores de la nación usamericana tenían diferentes ideas que los poderosos que se reunieron en la isla Jekyll

A través de nuestra historia, hubo desacuerdo sobre quién debía controlar el suministro de la moneda de la nación y el derecho de emitirla. Los fundadores de la nación usamericana comprendieron que el parlamento británico se vio obligado a imponer impuestos injustos a sus colonias americanas y a sus propios ciudadanos porque el Banco de Inglaterra había acumulado tanta deuda que el gobierno necesitaba ingresos para reducirla. Benjamin Franklin, de hecho, consideraba que fue la verdadera causa de la Revolución Usamericana. La mayoría de los fundadores de la nación también comprendieron el peligro que podía resultar si los banqueros acumulaban demasiada riqueza y poder. James Madison, el principal redactor de nuestra Constitución, los llamó “cambistas”, refiriéndose a la Biblia que dice que Jesús expulsó dos veces a los cambistas del Templo de Jerusalén hace 2.000 años. Madison dijo:

“La historia nos dice que los cambistas han utilizado todos los medios posibles de abuso, intriga, engaño y violencia para mantener su control sobre los gobiernos controlando el dinero y su emisión.”

Thomas Jefferson utilizó la misma energía en su condena cuando dijo:

“Creo sinceramente que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que los ejércitos permanentes. Ya han creado una aristocracia del dinero que ha desafiado al gobierno. El poder de emisión debería ser arrebatado a los bancos y restaurado a aquellos a los que pertenece como corresponde.”

Jefferson y Madison comprendían los peligros de los monopolios comerciales de todo tipo y trataron de asegurar que nunca existirían en la nueva nación. Ellos, de hecho, deseaban que se agregaran dos enmiendas adicionales a la “Declaración de Derechos” en la Constitución, pero nunca lo lograron. Creían que para proteger la libertad de la gente la nación debería ser “libre de monopolios en el comercio” (lo que ahora son las corporaciones gigantes incluyendo a los grandes bancos internacionales y las firmas de inversión de Wall Street) y “libre de fuerzas armadas permanentes,” o ejércitos en pie de fuerza. Tratemos de imaginar cómo sería el país en nuestros días si Jefferson y Madison lo hubieran logrado – un país sin gigantescas corporaciones depredadoras que explotan a todos para obtener beneficios y sin fuerzas armadas desenfrenadas que hacen guerra al mundo, amenazando con destruirlo, y que lo hacen para que esos gigantes corporativos puedan obtener beneficios aún mayores.

Nunca lo lograron, por cierto, y la gente lo ha pagado caro desde entonces, incluyendo el gran daño causado porque el gobierno renunció a su derecho a controlar el suministro de moneda de la nación. Lo entregó secretamente sin que el público lo supiera, ignorante del daño que se le había hecho. Ha sido peor todavía desde los años ochenta, porque el poder de la Fed aumentó bajo un presidente republicano amigo, y la algarabía dirigida por los medios corporativos ocultó el efecto. Para ellos, es inaceptable que la Fed sea degradada en público, así como sus gigantescos bancos miembros o sus aliados de Wall Street.

Las cosas se descontrolaron especialmente durante el ejercicio de Alan Greenspan. Sorprende que haya habido quien encontrara muchos motivos para elogiar a semejante presidente de la Fed antes de que dirigiera la Fed, cuando fue asesor presidencial, o durante el período en el que la dirigió. Sólo entró al servicio gubernamental después del fracaso de su firma de consultoría financiera, probablemente porque necesitaba una nueva línea de trabajo. Allí se las arregló para convertirse en un exuberante profeta de la banca central que fue casi elevado a la santidad por los expertos en los negocios que pensaron que bajo su ejercicio los cielos fueron sólo azules y que las pocas nubes a la vista siempre presagiaban que volvería a brillar el sol. Ahora Alan se retiró a los horizontes más fértiles de los contratos literarios y de las conferencias, lo que muestra que si trabajas bien para los ricos y poderosos que te lo permitieron, (a costa del resto de la gente) la recompensa final valdrá la pena. Es probable que el nuevo presidente de la Fed haya tomado nota y que tratará de continuar la tradición como corresponde.

Pero tratemos de imaginar un tipo diferente de presidente de la Fed, alguien que conociera, tuviera fe en y practicara las palabras y la sabiduría de otro presidente usamericano de cierta importancia: Abraham Lincoln. En 1886 Lincoln dijo: “Los poderes del dinero se alimentan de la nación en tiempos de paz y conspiran contra ella en tiempos de adversidad. Son más despóticos que un monarca, más insolentes que la autocracia y más egoístas que una burocracia. Denuncian, como enemigos públicos, a todos los que cuestionen sus métodos o saquen a la luz pública sus crímenes. Tengo dos grandes enemigos: el Ejército del Sur frente a mí y los banqueros detrás. De los dos, el que está atrás es mi mayor enemigo.”

Parece que Lincoln también dijo (aunque algunos lo disputan): “Veo que se acerca en el futuro cercano una crisis que me inquieta y que me hace temblar por la seguridad de mi país… han entronizado a corporaciones y seguirá una era de corrupción en los cargos importantes, y el poder del dinero del país se esforzará por prolongar su reino utilizando los prejuicios de la gente hasta que toda la riqueza se acumule en unas pocas manos y la República sea destruida.” Imaginemos lo que Lincoln diría en nuestros días.

Lo que Lincoln pensaba sobre los banqueros y el poder del dinero en el país, parece provocar la pregunta obvia: ¿Tuvieron algo que ver, o fueron la razón de su prematura muerte a manos de John Wilkes Booth? Los banqueros internacionales detestaban evidentemente a Lincoln después de que logró que el Congreso aprobara la Ley de la Moneda de Curso Legal que autorizó al Tesoro de USA a emitir papel moneda llamado “greenbacks” [verdes]. Lincoln necesitaba esa legislación después de que renunció a pagar a los banqueros las tasas usureras de interés de entre un 24 y un 30% que exigían por los préstamos que necesitaba para financiar su guerra con el sur. Con la nueva ley bancaria, Lincoln pudo imprimir los millones de dólares necesarios, libres de deuda y de intereses. Esto no era, evidentemente, lo que deseaban los codiciosos banqueros, ya que sólo pueden sacar beneficios cuando arrebatan su trozo de carroña de las transacciones financieras que controlan. Lincoln fue asesinado poco después del fin de la guerra, y un poco más tarde rescindieron la así llamada ley “Greenback” [verde], aprobaron una nueva ley bancaria, y todo el dinero volvió a producir intereses.

Cómo funciona el Sistema de la Reserva Federal.

El Sistema de la Reserva Federal resulta de que el Congreso y el Presidente aceptaron privatizar el sistema monetario de la nación y renunciar al poder que debería hacer seguido siendo el derecho exclusivo del gobierno. Esa ley fue tan escandalosa que la Fed tuvo que ser estructurada deliberadamente para que pareciera una delegación del gobierno federal a fin de ocultar que en realidad es un cartel bancario todopoderoso de propiedad privada cuyos bancos miembros (incluyendo todos los nacionales) comparten los vastos beneficios obtenidos de poseer la licencia más importante que debiera ser exclusiva de los gobiernos– el derecho a imprimir dinero en cualquier cantidad, controlar su suministro y precio, y beneficiarse inmensamente de prestarlo a cambio de un beneficio, incluyendo al propio gobierno que debe pagar intereses por el dinero, lo que nunca sería necesario si simplemente lo imprimiera. Pensemos en lo que ocurriría si el gobierno legalizara el derecho a falsificar la moneda nacional para beneficio privado. No es una exageración afirmar que es la mayor estafa financiera de todos los tiempos, que causa un daño incomprensible a un público que sigue sin enterarse. Funciona como sigue:

La Fed recibió la autoridad de dirigir la política monetaria de la nación con el poder de controlar el suministro y el precio de la moneda. Tiene tres maneras de hacerlo – mediante operaciones abiertas de mercado, la tasa de referencia que cobra a los bancos miembros, y el requerimiento del porcentaje de reserva de los activos de los bancos miembros que se les exige que mantengan en su poder y no sea prestado. El Consejo de Gobernadores tiene la responsabilidad del manejo de la tasa de referencia y de los requerimientos de reserva, mientras que el Comité Federal de Mercados Abiertos (FOMC, por sus siglas en inglés) está a cargo de las operaciones de mercado abierto de compra o venta de obligaciones que explicamos más adelante. Mediante el uso de estos instrumentos, la Fed puede influenciar el suministro y la demanda de dinero y así controla directamente la tasa a corto plazo de los fondos federales que es siempre fija a menos que la Fed desee elevarla o bajarla. Las tasas a mayor plazo son controladas por los poderosos negociantes institucionales en el mercado de obligaciones.

El FOMC y cómo funciona

El Comité Federal de Mercados Abiertos es realmente la clave de todo el proceso de creación o contracción de dinero. Consiste de 12 miembros – siete miembros del Consejo de Gobernadores de la Fed, el presidente del New York Fed Bank (el más importante de todos) y cuatro de los restantes 11 presidentes del Banco de la Reserva que sirven por turnos períodos de un año. El FOMC realiza ocho reuniones regularmente programadas por año para evaluar las condiciones económicas y decidir lo holgada o estricta que ha de ser la política monetaria para impulsar su objetivo declarado de un crecimiento económico sostenible y de estabilidad de los precios.

Literalmente, el FOMC tiene el poder de crear dinero de la nada. Lo hace mediante un proceso de cuatro etapas:

Primera etapa: El FOMC aprueba la compra de obligaciones del gobierno de USA en el mercado abierto.

Segunda etapa: El New York Fed Bank adquiere las obligaciones a los vendedores (los mercados financieros siempre tienen un número idéntico de compradores y vendedores).

Tercera etapa: La Fed paga por sus compras con créditos electrónicos a los bancos vendedores que, por su parte, acreditan las cuentas bancarias de los vendedores. Estos créditos son literalmente creados de la nada.

Cuarta etapa: Los bancos que reciben los créditos pueden entonces utilizarlos como reservas para posibilitar que presten hasta 10 veces su suma (si su requerimiento de reserva es de un 10%) mediante la magia (que sólo poseen los bancos) de la banca de reserva fraccional y, por cierto, cobran intereses por el total. ¡Qué negocio! y todo es legal. Imaginemos cuán ricos podríamos ser todos si pudiésemos hacer lo mismo como individuos privados. Pedimos prestado un millón a la Fed, como por arte de magia lo multiplicamos por 10, y cobramos intereses sobre el total, con la excepción de un 10% que debemos mantener en reserva. Es la magia de la creación de dinero de la reserva fraccional y explica cuán poderoso es el estímulo económico cuando la Fed quiere realzar el crecimiento económico.

Cuando la Fed desea contraer la economía reduciendo el suministro de dinero, simplemente invierte el proceso mencionado. En lugar de comprar obligaciones, las vende de manera que el dinero sale de las cuentas de los bancos compradores en lugar de ingresar en ellas. Entonces, los préstamos bancarios tienen que ser reducidos 10 veces si el requerimiento de reserva es de un 10%.

Cómo la Fed daña el interés público

El sistema de la Reserva Federal existe sólo para servir a sus propietarios y a los bancos miembros y al hacerlo es hostil al interés público. Eso, porque es un cartel bancario con el poder de restringir la competencia por mayores beneficios obtenidos a nuestra costa. Sale de nuestros bolsillos, a los de ellos, y el público pierde de cuatro maneras:

Primera: A través del impuesto invisible de la inflación que resulta de la dilución del poder adquisitivo causado por el ingreso al sistema de dinero recién creado, lo que reduce el valor de los dólares que ya están presentes. La Fed de Greenspan fue especialmente expansiva, nunca fue responsabilizada por sus excesos y pudo legar el serio problema que creó a un futuro presidente de la Fed y a la sociedad, para que lo encararan. El hombre al que ahora ensalzamos como mago monetario comenzó de modo sensato. Desde 1982, antes de que llegara en 1987, hasta 1992, el suministro de dinero aumentó en un promedio de un 8% por año. Pero de 1992 a 2002, las imprentas trabajaron horas extra en sincronización con la desregulación y el crecimiento de los mercados globales, expandiendo la moneda en más de un 12% por año. Se hizo aún más extremo después del 11-S y desde 2002 creció a una tasa de un 15%. Ahora se ha más que duplicado en menos de una década. Parece que el nuevo presidente de la Fed tomó nota y ha comenzado a reducir el ritmo de expansión monetaria ya que sigue aumentando la tasa de los fondos federales a cualquier nivel que tenga en mente.

Los operadores cambiarios también parecen haber tomado nota del ritmo de la expansión general del suministro de dinero. Con la excepción de un descanso en 2005, es bastante probable que la debilidad del dólar desde 2002 sea el resultado del exceso creado por los gastos derrochadores del gobierno de Bush para financiar sus interminables guerras y sus insensatos recortes tributarios para los ricos. El problema se complica aún más ya que desde 1964 hasta la actualidad, el servicio de la deuda ha crecido de un 9 a un 16,5% del presupuesto federal, y sigue aumentando, y el actual déficit ha pasado de un superávit de un 1% a casi un 7% de déficit; el endeudamiento federal ha crecido en un 40% sólo desde 2001 y ha sido financiado en gran parte por “la gentileza de extranjeros” que podrían estar perdiendo los nervios. Además, desde marzo de 2006, la Fed dejó de publicar la suma M-3 del monto total de dólares en circulación. Sin esa transparencia, ahora los grandes compradores de obligaciones del Tesoro de USA tienen que calcular el valor del dólar basándose en la especulación y la inseguridad en lugar de datos seguros – no es algo que inspire confianza en los mercados financieros que funcionan mejor en una atmósfera de franqueza y claridad.

Segunda: El público también pierde porque el cartel bancario puede practicar la usura – por su poder sobre una moneda flexible para aumentar o bajar artificialmente las tasas a cualquier nivel que escoja lo que muchos pequeños prestamistas no pueden hacer en un mercado verdaderamente libre y abierto. Además, la dominación sobre el mercado por el cartel fuerza a la mayoría de los prestatarios (especialmente los más pequeños que están en menos condiciones de emitir sus propios instrumentos de deuda) a pedirle préstamos que luego puede hacer utilizando lo que debería ser el dinero de la gente, puesto a su disposición al coste más bajo posible por numerosos pequeños prestamistas fuertemente regulados por el gobierno, que competirían en busca de clientes.

Tercera: Mediante los impuestos, nosotros, el público, tenemos que pagar para cubrir los intereses de la inmensa deuda nacional (actualmente de más de 8,4 billones de dólares) acumulada del dinero imprimido por la Fed y prestado al gobierno. Como dijera anteriormente, totaliza ahora un monto anualizado que excede dos tercios de un billón de dólares y aumenta a diario. Ha enriquecido a los banqueros, empobrecido a la gente de a pie, y el público todavía no se entera de que está siendo esquilmado en grande.

Cuarta: Exacerbando el abuso mencionado, el cartel puede hacer que el público saque de apuros al sistema con más dólares del contribuyente. Esto sucede cada vez que alguno de los bancos demasiado grandes para que se permita que fracasen necesita ayuda financiera para sobrevivir. Lo mismo vale para grandes corporaciones como Chrysler o Lockheed, grandes firmas inversionistas o fondos hedge como Long-Term Capital Management o incluso países como México. También vale cuando cierra un solo banco y hay que compensar a los depositantes o, de modo más serio, después de una crisis financiera sistémica como la que acabó con muchos bancos de ahorros y préstamos en los años ochenta. Sea un solo banco o muchas docenas al mismo tiempo, los dólares tributarios del público son utilizados para salvar el sistema o sólo para pagar la cuenta a fin de rembolsar a depositantes asegurados contra pérdidas por el seguro de protección gubernamental hasta un cierto monto por cuenta.

¿Cómo habría reaccionado Adam Smith ante el Sistema de la Reserva Federal?

Esta concentración de riqueza y poder del cartel bancario es lo contrario de lo que Adam Smith, el padrino ideológico del capitalismo de libre mercado, propugnó en sus escritos, incluyendo su obra fundamental “La Riqueza de las Naciones”. Smith escribió sobre una “mano invisible” que dijo funcionaba mejor en un mercado libre con numerosos pequeños negocios en competencia local los unos contra los otros. Se opuso enérgicamente al mercantilismo concentrado de su época (lo que haya sido) que actualmente sería el equivalente de nuestras gigantescas corporaciones transnacionales y el cartel bancario con el poder para restringir la competencia, mantener precios más elevados de lo que hubiera sido posible de otro modo y, como resultado, ganar mayores beneficios a expensas del público.

El tipo de cartel bancario que existe hoy en día es precisamente lo que Smith habría condenado. Pero que haya un banco central no es un mal de por sí siempre que el banco sea de propiedad del gobierno, controlado y operado en función del bien público. Sólo aparece un problema cuando establecen el banco mediante subterfugios para que parezca como si fuera de propiedad del gobierno y operado por éste, cuando en realidad, funciona en función del interés privado como en nuestro caso y también en la mayoría de los otros. Y en USA, para que funcione el amaño, el Sistema es dirigido por un organismo rector nombrado en su mayoría por el gobierno, que actúa como un alcahuete para los miembros privados del codicioso cartel de la banca que fue el primero en desear que existiera y que logró que un Congreso corrupto lo pusiera a su disposición. Para que funcione, el cartel precisa de la cobertura que consigue como resultado de su asociación con el gobierno, pero perjudica al interés público gracias a esa estructura en provecho de sus propias ganancias privadas.

Y así llegamos al quid del problema: el Congreso elegido para servir al pueblo, lo traicionó en lugar de cumplir con su deber al crear un cartel bancario todopoderoso y otorgarle la autoridad para practicar la banca de reserva fraccional con el poder de obtener dinero libre creándolo de la nada. Luego permitió a sus miembros un derecho de casi-monopolio para establecer las tasas de interés que deseen cobrar a los prestatarios. Todo el proceso equivale a un atraco legalmente sancionado por parte de los poderosos bancos que operan confabulados con el gobierno para obtener sus propios beneficios. Forma también parte de un proceso más amplio organizado por el gobierno para transferir riqueza del pueblo a los bolsillos de las grandes corporaciones y de los ricos, y lo hace mientras los afectados desconocen que siquiera ocurre.

El Sistema de Reserva Federal también daña al público de otra manera:

La Fed daña el bien público de otra manera importante, y de nuevo la mayoría de la gente no tiene la menor idea. El Sistema de Reserva Federal fue supuestamente establecido para estabilizar la economía, limar asperezas de los ciclos de la coyuntura, mantener una tasa saludable de crecimiento sustentable mientras conserva la estabilidad de los precios y beneficia a todos. ¿Ha hecho bien su trabajo? Desde su creación en 1913, hemos tenido los cracks de 1921 y el más importante y recordado de 1929. Fue seguido por la Gran Depresión que duró hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, la que según el destacado economista conservador Milton Friedman fue causada y exacerbada porque la Reserva Federal decidió sorprendentemente la reducción del suministro de dinero en tiempos de contracción económica, en lugar de aumentarlo. Luego tuvimos recesiones en 1953, 1957, 1969, 1975, 1981, 1990 y 2001. También tuvimos comienzos de inflación en los años sesenta. Ésta fue bastante severa durante gran parte de los años setenta y a comienzos de los ochenta. Y tuvimos una importante crisis bancaria en los años ochenta en la que quebraron más bancos y asociaciones de ahorro y préstamos que nunca antes en nuestra historia. Sucedió después de la desregulación del mercado financiero, al permitirse que los bancos persiguieran sus propios intereses sin supervisión gubernamental que controlara su inclinación a correr riesgos excesivos o que impidiera que trataran de salirse con la suya mediante fraudes deliberados.

Junto con la estabilidad económica que la Fed nunca logró, también se ha disparado la deuda de los consumidores; déficits presupuestarios y comerciales de nivel récord; una cantidad elevada de bancarrotas personales y crecientes delitos con préstamos hipotecarios; un interés sobre una creciente deuda nacional que representa un porcentaje grande y creciente del presupuesto federal; la pérdida de nuestra base manufacturera y de puestos de trabajo con salarios elevados porque son exportados a países de baja remuneración; una economía en la que los servicios acaparan ahora cerca de un 80% de todos los negocios que en su mayoría pagan mal, con trabajos menos capacitados con poca o ninguna prestación; y una brecha en el aumento de los ingresos y la riqueza que sigue dañando a las personas de bajos o medianos ingresos para beneficiar a los pocos ricos y acomodados, así como un gobierno que impulsa esta situación.

Todo se sintetiza en una conclusión: La Fed no cumplió, por sobre todo, la tarea esencial para la que fue establecida para comenzar. Pero es mucho peor todavía, si comprendemos los verdaderos motivos de un cartel. No es servir el interés público. Es abusar de él, porque así aumentan los beneficios. Puede hacerlo con la concentración de su poder, legalmente sancionado, y un gobierno amigo aliado con sus socios o facilitadores. Se sale con la suya cuando comete los más espléndidos de los robos gracias a este amaño oculto de la vista del público.

Una solución necesaria para un problema inmenso.

Se desprende de la información presentada que el Sistema de la Reserva Federal fue establecido mediante el sigilo y el engaño por un puñado de políticos corruptos al servicio de sus poderosos aliados de la banca y de Wall Street. Lo hicieron para defraudar al público y sin que éste haya tenido la menor idea de lo que sucedía, y de lo dañino que era para su bienestar e interés. Los que estaban en el Congreso y el presidente Wilson (un hombre formado en derecho, ex abogado practicante, antiguo académico apreciado y presidente de la Universidad Princeton) o sabían o deberían haber sabido que la ley que él y ellos aprobaron al establecer la Fed estaba en violación directa de la Constitución que habían jurado defender. No lo hicieron, y violaron la ley, y el público pagó caro su crimen desde entonces hasta la actualidad.

De manera que, ¿qué recurso queda, y es posible movilizar a la gente para darle seguimiento? Hay una sola solución sensata y justa para deshacer el daño que se ha hecho a tantos durante tanto tiempo: abolir el Sistema de la Reserva Federal y restaurar el poder que tiene actualmente a un Gobierno Federal que trabaje por el bien público. Recuperarlo del poderoso cartel bancario que trabaja en su contra y no volver a permitir jamás que vuelva a caer en sus manos. Es el único camino. El gran poeta y dramaturgo alemán Bertolt Brecht habría estado de acuerdo cuando dijo que “es más fácil robar estableciendo un banco que asaltarlo.”

La liberación del poder de esos poderosos “cambistas” traería enormes beneficios para todos. Establecería una política prudente de creación de dinero que minimizaría nuestro impuesto más injusto – la inflación que es causada por banqueros privados en busca de beneficios que manipulan el suministro de dinero de la nación para aumentarlos. Estabilizaría la economía y suavizaría los extremos en el ciclo de la coyuntura agudizados por el cartel que trabaja para su propio beneficio y contra el nuestro. Reduciría el coste del dinero para los prestatarios porque terminaría con el poder monopolista que tiene actualmente el cartel de establecer las tasas que prefiere, abriendo el mercado a más competencia. Reduciría la creciente y opresora deuda nacional al ser por fin liberada del aumento del suministro de dinero requerido para pagarla. Reduciría la carga tributaria para el público ya que se necesitarían menos ingresos para el servicio de la deuda. Sería un paso trascendental hacia la reducción del poder abrumador de todos los gigantes corporativos depredadores que nos explotan para poder crecer y prosperar, y ojalá termine por eliminarlo. Podría incluso servir de disuasión para evitar guerras que sólo se libran para obtener riqueza y poder – nunca por la gloria o para que el mundo sea más seguro para la democracia u otros motivos falsos. Sin un poderoso cartel bancario y otros gigantes de la industria que viven de la miseria humana que generan, habría menos necesidad de guerra alguna. Tratemos de imaginar ese tipo de mundo y un gobierno que trabaje por el bien público en lugar de dañarlo como lo hace ahora para servir al capital. Ese mundo es posible, y la gente responsable tiene que trabajar por él, porque el que tenemos actualmente ha fracasado y debe ser cambiado antes de que sea demasiado tarde.

Una visión del mundo creada por los intereses del capital y por nuestro gobierno que lo apoya.

En el inquietante, corrupto mundo del capitalismo neoliberal de “libre mercado” controlado por gigantescas corporaciones; que beneficia sólo a los pocos privilegiados y causa tanta miseria y desesperación; un mundo despótico que no puede durar, ni debemos permitir que dure mucho más; en el que interminables guerras por el poder y los beneficios; en el que la gente es una mercancía utilizada según se la necesita y descartada como basura cuando no es así; sin preocupación por la preservación de una ecología capaz de sustentarnos, que no lo seguirá haciendo por mucho tiempo más porque la estamos destruyendo, y a nosotros mismos, por ganancias; en el que las necesidades humanas básicas no tienen importancia bajo un modelo económico en el que sólo vale el beneficio privado; en el que la democracia es incompatible con el capitalismo depredador; en el que nadie debiera querer vivir o tener que hacerlo; en el que debemos cambiar o morir. En el lenguaje del capital, es el balance final. Sólo un movimiento de masas de gente comprometida puede cambiar el mundo. Debe acabar o acabaremos todos.

A menos que podamos pasar de nuestro modelo económico fracasado a una alternativa mejor, terminará cuando le llegue el día de una u otra manera. Pero podría ser un desenlace que nadie puede desear – su autodestrucción que se lleve todo consigo, sea por un holocausto nuclear o por un medio ambiente tan inhóspito que no permita que vivamos en él. Nuestra única posibilidad es trabajar por el cambio mientras quede tiempo.

Una visión de un mundo diferente

La historia prueba que un mundo mejor es posible cuando hay gente comprometida que trabaja lo suficiente para lograrlo. Así terminó la esclavitud; los trabajadores conquistaron el derecho a organizarse y a la negociación colectiva; las mujeres lograron el mismo derecho a voto que los hombres, el control sobre sus propios cuerpos, y más derecho y condición en la fuerza laboral; los negros y otras minorías obtuvieron importantes derechos cívicos; y los políticos estatuyeron importantes leyes sociales aunque haya sido sólo por temor a lo que podría suceder si no lo hacían.

Thomas Jefferson explicó que “el precio de la libertad es la vigilancia eterna.” Es el mismo precio a pagar para mantener nuestras conquistas sociales logradas con tanta dificultad. En la generación pasada esas conquistas se erosionaron mientras no prestábamos atención y sólo una acción de masas del pueblo puede rescatarlas. El objetivo debería ser un mundo humanitario de participación en el que las vidas de la gente mejoran porque todos trabajamos juntos para lograrlo; un mundo de paz y no de guerras interminables en beneficio de los ricos y poderosos a nuestras expensas; en el que todas las necesidades humanas esenciales son satisfechas porque los gobiernos trabajan por el bien común para asegurarlo; con una democracia participativa real en la que los funcionarios públicos y elegidos trabajan juntos para mantenerla fuerte y vibrante; sin gigantes opresores corporativos o carteles bancarios porque la ley no los permite; en el que la nutrición ecológica y la preservación constituyan una preocupación central; en el que haya aire, agua, suelos puros y una alimentación adecuada y segura; un mundo mucho más simple, con una base más local que la actual, en la que nociones como la globalización ni siquiera formen parte del vocabulario; un mundo basado en la equidad social y la justicia para todos, con gobiernos, el mantenimiento del orden y los tribunales trabajando para asegurar que siga siendo así; un mundo en el que todos queramos vivir y ojalá algún día lo podamos; un mundo que queramos legar a futuras generaciones; un mundo que no podamos dejar de lograr porque la alternativa puede ser la nada.

Puede que nos encontremos en un momento crucial en el que nuestro destino está en juego. O trabajamos juntos por un mundo mejor, sustentable o probablemente nos convertiremos en la primera especie que se autodestruye. Si sucede, probablemente nos llevaremos a la mayoría de las demás con nosotros y no dejaremos gran cosa para los pocos que queden. Ya no nos queda el lujo de discutir el tipo de mundo que necesitamos para sobrevivir. Los bancos gigantes y las corporaciones no nos lo brindarán, ni lo hará un gobierno hostil aliado con ellos. Depende de nosotros que lo logremos o probablemente sucumbiremos si fracasamos. Sería un buen comienzo si expulsáramos de nuestro templo a los “cambistas” de la Reserva Federal y con ellos a las corporaciones gigantes. Un mundo mejor es posible si recordamos y vivimos según las palabras inspiradoras de Antonio Gramsci sobre “el optimismo de la voluntad.” Con su ayuda, el pueblo organizado puede encontrar un camino para derrotar al dinero organizado.

rebelion.org

Stephen Lendman vive en Chicago. Para contactos: [email protected]

http://www.therebel.org/index.php?name=News&file=article&sid=6353

Germán Leyens es miembro de los colectivos de Rebelión y Tlaxcala (www.tlaxcala.es), la red de traductores por la diversidad lingüística. Esta traducción es copyleft.