8 de Marzo: la lucha se ha de plantear en términos políticos, no jurídicos

En el día de la mujer trabajadora publicamos esta entrevista para poner cara a mujeres que luchan con tenacidad incluso en territorio hostil.

pastora_filigranaPastora FILIGRANA. Gitana, abogada y activista social
entrevista extraída de semanario Directa, nº 376

la lucha se ha de plantear en términos políticos, no jurídicos

Muy pocas gitanas está vinculadas al mundo del derecho. Cuando te empezaste a interesar?
Era buena estudiante y eso me daba expectativas para convertirse en la abogada de los gitanos. Si fuera hombre, ni me lo hubiera planteado debido a la tradición que arrastra mi familia. Fue entrar en la universidad, donde tan sólo el 1% del alumnado es de etnia gitana, y fundó la Asociación de Mujeres Gitanas Universitarias, gracias a la cual entendí que la discriminación de mi comunidad es fruto de un modelo socioeconómico opresivo en el terreno cultural, social y de género. Desde entonces, participo en redes de Apoyo a mujeres inmigrantes y trabajadoras del ámbito doméstico.
Tu actividad se centra en la ayuda a los colectivos más desfavorecidos?
Lo hago a través de la Asociación de Juristas 17 de marzo, entidad donde empecé a ejercer mi profesión en 2003, partiendo de la base de que la abogacía es un instrumento del enemigo, más que
esto. Tan sólo nos apropien para ayudar a los colectivos más desfavorecidos, porque apoderen y conozcan los derechos que les empatan, pero la principal herramienta de lucha es la movilización y la acción directa, sin la cual no se puede lograr un verdadero cambio político. En definitiva: la lucha debe plantearse en términos políticos, no jurídicos.
La cooperativa de juristas Jars (Justicia) nace con este fin?
Exacto. No sólo es un medio para defender los sectores populares -hemos asesorado el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), la CGT, la CNT o Ecologistas en Acción-, también significa experimentar una creatividad propositiva, como es la puesta en práctica de la economía social y de la propaganda por el hecho.
Como ves la comunidad gitana? empieza a ser un agente activo en la sociedad actual?
Lo es, pero debe mantener su cultura antisistema, donde nadie se dobla a ningún patrón, sino que se sostiene por una red ancestral de ayuda mutua. Estos valores comunitarios molestan el poder, que -desde la época de los Reyes Católicos hasta hoy- no ha aceptado que funcionamos a través de redes que permiten que nadie eche de menos el plato en la mesa. Esto, desde una óptica etnocéntrica, se percibe como un retroceso, aunque, precisamente, el progreso radica en evitar los paradigmas del consumo. Aún diría más: tampoco implica tener diputados ni cargos públicos gitanos. La clave reside en conservar las redes de autoorganización y de autonomía que nos permiten vencer la marginalidad.
La Corrala Utopía de Sevilla (un bloque ocupado por familias desnonadee durante 688 días) 0 la autogestión de tierras para partdel SAT son testimonio: del empoderamiento de los sectores populares andaluces?
En Andalucía, hay un 43% de paro y, por tanto, hay mucha gente que no tiene nada que perder: si la agitación es potente, esto puede propiciar algunas conquistas sociales. En este sentido, el SAT juega un papel aglutinador, aunque el cambio no vendrá de él ni tampoco de los talleres en los que participo, que si antes eran los okupas con k, ahora van destinados -sobre todo- a familias afectadas por la especulación inmobiliaria. El cambio vendrá de las experiencias que están organizando desde la base y en pequeñas poblaciones.
Confías que esta energía se exprese en una alternativa política?
Ya veremos si los nuevos partidos son capaces de canalizar este anhelo. El problema sería que heredaran formas caducas de funcionar, como los sindicatos y los partidos nacidos durante la Transición, que sólo actúan como simples máquinas electorales.
Deben estar conectados con las luchas de la calle?
Lo observo cada día. Es tan necesario organizar quien tiene menos para vivir y actúa sin miedo como quien tiene un discurso antisistema favorable a un nuevo modelo político y económico. Me refiero tanto a los sectores precarios como los profesores universitarios o los activistas de las mareas para una educación y una sanidad pública. No discuto la importancia de hacer charlas y organizar protestas pero las redes de ayuda mutua surgidas a raíz de la represión tienen un potencial extraordinario. Activar unos y otros es la vía para lograr el cambio del régimen que tanto deseamos.

Pastora Filigrana García, nacida en Sevilla en 1981, licenciada en Derecho por la Universidad de Sevilla en 2004, en la actualidad abogada en ejercicio del Ilustre Colegio de Abogados de Sevilla. Especialista en Derecho Laboral y sindical, experta en Derecho de Extranjería. Maestría de Derechos Humanos Interculturalidad y Desarrollo por la Universidad de Pablo Olavide de Sevilla. Miembro fundadora de la cooperativa. Con más de 7 años de compromiso activo en la defensa de los derechos sociales y políticos de los campesinos, gitanos, inmigrantes y grupos de lucha por la vivienda y el derecho al trabajo. por su triple condición de mujer, trabajadora y gitana, Pastora ofrece su tiempo a aquellos sectores que luchan y en los que experimenta los valores de la solidaridad y el trabajo en red.

image_pdfimage_print

Deja un comentario

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos sobre el derecho a la vivienda y contra los que especulan con nuestras vidas. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies