Catalunya: privatizar la vivienda pública, hambre para hoy y peor mañana.

La alcaldesa madrileña, Ana Botella, inició la carrera a la que el Govern catalán también se ha apuntado.

Quieren vender las más de 14.000 viviendas de alquiler público de Catalunya.

La obsesión de los “patriotas” por venderse su país

Santi Vila: ” Vendemos para hacer más vivienda social”.

Así de categórico se mostraba el Conseller de Territori i Sostenibilidad de la Generalitat de Catalunya. La venta del miserable fondo de vivienda pública de alquiler repartido entre diferentes ciudades de Catalunya busca en vano generar fondos para pagar deudas. Son 14.000 viviendas sobre un total de 3.863.381 construidas en esta comunidad. Son sólo el 0’4% y todavía así será un negocio o eso les parece.

Nadie entiende la razón por la que en Catalunya con más de medio millón de viviendas vacías se necesita construir más. Eso es lo que se deduce de las palabras del Conseller que dice que con el dinero generado por la venta a fondos buitre, de un patrimonio pagado por todos, se generará dinero que permitirá “más políticas de vivienda”. Pero la realidad es que el Conseller de Economia, Mas Colell, está revisando cualquier activo que sea vendible para cuadrar unas cuentas del 2014 escrutadas por Bruselas y por Madrid. Ese dinero sólo servirá para pagar deudas y más deudas: es hambre para hoy y peor aún para mañana.

La deuda acumulada del Incasol es de más de 700 millones de euros. Mientras Adigsa (Agència Catalana de l’Habitatge) tiene deudas contraídas por más de 70 millones. La cosa viene de lejos cuando todas las políticas públicas de vivienda ayudaban a inflar más y más la burbuja inmobiliaria a crédito.Se construyeron más y más edificios cuyas obras se sufragaban con créditos hipotecarios a promotores pero sin tener asignada partida presupuestaria ninguna. Eso sí, los costes y los intereses de obras sin pagar los pagamos entre todos.

Los gobiernos de Jordi Pujol, el Tripartito, las Cajas, los promotores, los cargos de confianza, la corrupción y las entidades financieras eran el conglomerado del ladrillo. Durante décadas se vendieron millones de metros cuadrados de suelo público para promocionar la vivienda protegida de compra. Las políticas fiscales incentivaban la compra y el endeudamiento hipotecario de las familias humildes.

Con la crisis todo el mundo descubre que vivíamos en una pirámide de Ponzi. La gente pierde aquellas viviendas o descubre que además de la hipoteca debe afrontar los gastos derivados de edificios levantados con calidades de materiales de las peores de Europa. Muchos compraron “sueños” con los que unos pocos ganaron mucho dinero. Con más de 3 billones de euros entre deuda privada y pública ya todo está en venta. Los fondos inversores anglo-americanos, engordados con las hipotecas tóxicas, y auxiliados con las compras masivas de títulos hipotecarios de la Fed, han hecho caja y vienen a comprar un país de saldos.

¿Queda algo por vender? ¡la vivienda pública de alquiler!

Si nadie antes no lo para, la venta de los edificios de viviendas públicas de Adigsa será una ruina. Una ruina para los de siempre porque sólo irá a tapar agujeros. Los fondos obtenidos servirán para pagar las deudas a los mismos que nos metieron en la crisis: bancos, inmobiliarias, fondos de inversión y los políticos que se alimentan en ese pesebre. No sólo eso sino que además ahora es el peor momento para vender porque la propiedad inmobiliaria está a precio de derribo. Desde este blog aseguramos que el sr. Santi Vila miente cuando asegura que habrá política de vivienda. La administración convergente realizó un ERE sobre el personal que despidió a decenas de trabajadores, vaciando la Agencia catalana de l’Habitatge, mientras los altos cargos mantenían sueldos estratosféricos.

El anterior Conseller, Recoder, entró en ADIGSA con el hacha porqué estaba sobredimensionada. Ah! Adigsa estaba sobredimensionada en un país con el 0’4 de vivienda pública de alquiler? No, sres convergentes, falta vivienda pública, faltan trabajadores, falta vivienda de alquiler público. pero sobran jefes que viven del pesebre, sobran fondos buitre y sobran viviendas vacías en manos de sus bancos, sus inmobiliarias y sus promotores.

ocupación Incasol en setiembre del 2011

La crisis ha hecho aparecer desahucios incluso en la vivienda pública de Adigsa. Muchas familias no pueden pagar los alquileres elevados propios de épocas donde, como se dice por ahí, “atábamos los perros con longanizas”. El Tripartito en el período 2008-10 subió los alquileres protegidos hasta un 68% pasando hasta los 9 €/m2…. 700 euros por vivienda.

Ni con el Tripartido, han habido políticas de ligar los alquileres a los salarios. Los contratos se hacen sobre el mínimo permitido: 5 años y ahora 3. La entrada de fondos privados en este pequeño parque de vivienda provocará el desalojo masivo de inquilinos con las agresivas leyes de alquileres implementadas por Zapatero y Rajoy. El negocio de los fondos-buitre será comprar barato, echar a los inquilinos de rentas bajas cuando acaben los contratos o pedir subvenciones a fondo perdido para mantener alguna vivienda social. La misma clase de vivienda social que promueven los bancos: Vivir del papa-estado como la escuela privada o los hospitales concertados.

Por suerte, en Barcelona los inquilinos del Patronato están empezando a movilizarse contra los desahucios, los alquileres abusivos en vivienda social y los innumerables desperfectos estructurales de muchos edificios. En los próximos días nuestra Asociación 500×20, por el alquiler público y asequible, y las entidades vecinales apoyaremos las movilizaciones de los inquilinos. El Patronato Municipal de la Vivienda de Barcelona (PMHB) aún no ha abierto boca pero su posición patrimonial en la ciudad condal es un suculento manjar. Pero eso lo tratamos en otro artículo.

image_pdfimage_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos sobre el derecho a la vivienda y contra los que especulan con nuestras vidas. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies