1. La burbuja inmobiliaria en el Penedés: grieta o socavón

Hay más de 3000 pisos vacios en Vilafranca. Cabria 1/4 de la población

La burbuja inmobiliaria en el Penedés:

GRIETA

O

SOCAVÓN?

Mientras charlo con un conocido sobre la situación económica que poco a poco nos van imponiendo. Y donde en parte bien tontamente nos hemos puesto por ignorancia y glotonería. Y donde muchos hemos practicado la lujuria económica sin saber que la mayoría íbamos a perder. Hace acto de presencia un conocido. El pobre hombre es un gestor, administrador de fincas y pequeño promotor local con el agua al cuello que al sentirnos hablar nos comunica que él, si todo sigue igual, tras encadenar hipotecas y préstamos y pagar, mientras, intereses, dentro de dos años habrá desaparecido.

Como podemos ver después de los embargados y desahuciados seguro que otros quedarán con una mano delante y otra detrás. Pero cuidado! La confesión de su futuro decreciente era fruto de una cabreada monumental: había sabido que una entidad financiera había vendido un piso en Vilafranca en el multicultural barrio del Espirall por treinta mil euros! No le preguntamos ni los metros cuadrados ni las habitaciones de la vivienda, no queríamos hurgar en la herida.

Es decir, era un precio del año noventa del siglo pasado, el veinte. Y todo ello quería decir dos cosas. La primera que él no vendería nada, las entidades financieras, sí! … y dentro de dos años quizás venderían sus restos empresariales. Y la segunda que la entidad financiera hacía negocio de una o de las dos maneras. Veámoslo!
Los bancos ya venden pisos en Vilafranca a precios del año 1990 del siglo pasado.


O la suma de la entrada y los pagos de los desventurados que habían inicialmente comprado el piso, intereses y capital devuelto, más los treinta mil euros, más las provisiones que liberaban que habían hecho por imposición de las autoridades son más dinero que el préstamo inicial -o sencillamente nunca hicieron las provisiones para que no acababan nunca de hacer entrar el piso al balance. Ep! Que hay voces que afirman que esto lo hacen las entidades financieras incluso para engañarse entre sí cuando hay fusiones!

Esta vez la fuente es otro administrador de fincas cabreado porque las entidades financieras no pagan los gastos comunitarios de los pisos embargados o lo hacen sólo en la justa medida para frenar las demandas de los vecinos que sí viven. Bestial!

O sencillamente no ganan ni cinco-sin perder tampoco, no regalan nada! – Pero permite ocultar que han maquillado los balances hasta la extenuación. Y que nadie se engañe: aquí no hay que contar como pérdidas los intereses no cobrados nunca porque nunca se pagó la hipoteca de todo: si la suma final es más que el préstamo inicial y la inflación ya han hecho negocio.
Si la suma final es más que el préstamo inicial y la inflación ya han hecho negocio.


.
Volví a casa pensando si el promotor local tenía la mosca en la nariz y basta. Por el camino cogí una revistilla gratis que se llama … la guia (número 44, hasta el treinta de junio de 2012). Y sorpresa! Se vendía un piso de 95 metros cuadrados, de cuatro habitaciones y ascensor por cincuenta y cinco mil euros al no menos vilafranquino barrio del Poble Nou. Y les aseguro que un piso de estas características valía el verano de 2002 entre cien mil y ciento veinte mil euros. Precio también del año noventa?

Se ha abierto una brecha o un boquete por donde entrarán los fondos buitre y todas las demás bestias y nos venderemos el patrimonio al capital foráneo por cuatro chavos. Eso sí, algunos de nuestros compatriotas ya forman parte del capital foráneo o trabajan por un buen sueldo.

Y si no fuera suficiente, hay que tener presente que en Vilafranca del Penedès hay tres mil pisos vacios. Y Vilafranca sólo tiene treinta y ocho mil habitantes. Se podrían incluir entre una cuarta parte y un tercio más de población; hagan números. Y hagan números sobre los precios de venta en el futuro próximo y cinco, diez años, más? – Los pisos mencionados si quieren que el mercado les trague y los digieren. Me olvidaba: el pobre hombre, el promotor, será también un hombre pobre, como el hipotecado que perdió el piso que nunca había acabado de comprar. Y quizás ambos serán parados-el neoliberalismo les habrá homogeneizado. Sólo restará el Mercado y el BCE y el FMI. Y si alguien en el Penedès hace mala cara y refunfuña ya será tarea del gobierno. Como veis, fuera de Barcelona, en el campo, se vive muy bien.
Boi de la Vinya

Noticias relacionadas: 1 de cada 6 pisos de los 18.100 de Vilafranca del Penedès está vacío

image_pdfimage_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *